Con ford tengo más posibilidades

-
Lucía Pérez- Moreno

Jack Dirckx, presidente de Volvo Auto de México está muy ocupado con la promoción de las dos primeras concesionarias que abrirán el próximo 19 de junio en el Distrito Federal y Guadalajara. La compañía de origen sueco –recién absorbida por Ford Motor Company– espera colocar para finales del 2000 cerca de 1,500 autos en México. Está claro que son planes modestos para una automotriz –la 22 en el ranking mundial– que produce anualmente 390,000 vehículos.

-

La división de autos de Volvo ha sido comprada por Ford Motor Company justo cuando la marca inicia sus actividades en México. ¿Se vieron afectados sus planes por esta operación?
Todavía no lo sabemos bien, la fusión no ha concluido. Nuestros planes en México siguen adelante. Lo único que detuvimos, por ahora, ha sido la planta de autobuses de Masa en Tultitlán (en el Estado de México) que Volvo compró en octubre pasado.

-

¿Qué pasará con esta planta?
No tiene nada que ver con la fusión, pues Grupo Volvo mantiene aparte sus negocios de autobuses y maquinaria. Nosotros invertimos mucho en esa fábrica.

-

¿Sintió que su cabeza peligraba con la compra de Ford?
De ninguna manera. Creo que ahora tengo más posibilidades.

-

¿Seguirá Volvo con sus planes de ensamblar autos en México?
México es un lugar interesante para el ensamblaje, pero por ahora mismo no tenemos esa intención.

-

En Europa Volvo es un auto para clase media con precios más bajos que los de México. ¿Qué segmento de mercado piensan atacar aquí?
La clase alta y también la clase media alta. Nuestros autos son para gente que no quiere ser ostentosa. Un Volvo es un auto más simple que el de otras marcas de lujo. Nuestra competencia son principalmente los autos alemanes como BMW, Mercedes, Audi y también el japonés Honda.

-

¿Volvo podría canibalizar la demanda de otros modelos de lujo de Ford como Jaguar?
El precio mínimo de un Jaguar es de $65,000 dólares y el de un Volvo es de $34,000. Nuestro modelo más caro cuesta $75,000 dólares. Con esa diferencia, cada quien tiene su hueco en el mercado.

-

¿Creen que habrá mercado en México cuando por un precio similar al de un Volvo se puede comprar un Mercedes?
El precio mínimo de un Mercedes es de $40,000 dólares. La ventaja de Volvo es que, sin ser un auto ostentoso, ofrece toda la seguridad. Es un auto con alma hecho para la familia.

Ahora ve
Una familia se reencuentra con su perrita después de los incendios en California
No te pierdas
×