Concreto ecológico

Un ingeniero y dos arquitectos fabrican un pavimento poroso tan efectivo como el concreto, pero gent
Elsa Rodríguez Osorio

El huracán Stan golpeaba el puerto de Veracruz. El viento soplaba a más de 200 kilómetros por hora y la lluvia caía a torrentes; palmeras y postes se doblaban al ritmo de un sonido infernal. Cuando amainó el temporal los dueños del fraccionamiento Vista Bella, que está en proceso de venta, pensaron que todo estaría inundado. Para su sorpresa el pavimento estaba mojado, pero ni siquiera había charcos.

- Hace dos años, cuando se construyó Vista Bella, se colocaron 20,000 metros cuadrados de un pavimento 100% permeable que filtra el agua hacia los mantos acuíferos, llamado ecocreto. Fue inventado y comercializado por el ingeniero químico Jaime Grau Genesías y los arquitectos Néstor de Buen Unna y Luis Germán Guevara Nieto.

- De las pinturas al ecologismo
Egresado de la UNAM, con estudios de diseño industrial en la Iberoamericana y arquitectura del paisaje en La Salle, De Buen se asoció en 1994 con su amigo de toda la vida Germán Guevara, de la Anáhuac y con estudios de construcción de cabañas de madera en la Universidad de Florida. Ambos eran clientes y amigos de Jaime Grau Genesías, también de la Ibero, quien durante 25 años se dedicó a la fabricación de pinturas, pastas para recubrimientos de muros, impermeabilizantes y pisos industriales. Su afán por la experimentación llevó al actual director de Desarrollo de Nuevas Tecnologías de Ecocreto a idear una pasta porosa para usarla en pavimentos que filtraran el agua, pero su costo resultaba exorbitante.

- En una ocasión enseñó a De Buen y a Guevara el producto y ellos le sugirieron que en vez de usar costosas resinas utilizara cemento. Tras mezclar piedra triturada, cemento sin arena, agua y aglutinantes, logró un material permeable similar al concreto hidráulico, igual de maleable, de superficie plana, porosa, resistente a la compresión y la flexión; en el que los charcos desaparecen de inmediato, ya que el agua se filtra al subsuelo o se evapora, lo que permite reducir, o incluso quitar, los drenajes pluviales. No contamina el ambiente durante su fabricación ni en su colocación, y no despide vapores tóxicos como el asfalto. Además es antiderrapante.

- “Felices por el hallazgo decidimos lanzarnos a la aventura de comercializar el producto. Con préstamos de amigos y familiares, hipotecando nuestros bienes, fundamos en 1996 la empresa Ecocreto Internacional”, narra De Buen, hoy en día director general de la compañía. Su padre, reconocido abogado del mismo nombre, les dio una tarjeta con crédito abierto para que la utilizaran en los primeros gastos. “En 1998 conseguimos nuestra primera obra grande: un piso para un centro comercial de artesanías de poco más de 400 metros cuadrados, propiedad de Transportación Marítima Mexicana, en Acapulco. En ese mismo año, por encargo de Gutsa y con la aprobación de Legorreta Arquitectos, diseñadores del complejo, construimos casi 3,000 metros cuadrados de pisos permeables para el estacionamiento de Televisa Santa Fe”.

- Y siguieron los contratos: la Dirección General de Obras Públicas del DF les encomendó un tramo de 900 metros cuadrados de la lateral de Villa Centroamérica, en la delegación Tláhuac. La calle se hizo sobre un terreno lodoso donde el manto freático está apenas a 70 centímetros de profundidad. Hasta ahora no muestra baches, fracturas o grietas, así como tampoco otras obras que han pavimentado, como el Parque de los Venados en la Delegación Benito Juárez.

- De hecho, la Secretaría de Obras Públicas del DF recomienda el uso de ecocreto, y en agosto de 2000 la Asamblea de Representantes emitió un decreto para que se utilice. “Aunque en el papel está aprobado, esto ha sido un poco inconstante porque cambian los políticos y cambian las ideas. A veces funcionarios menores han pedido comisión para permitir la instalación de ecocreto y eso no va con nosotros”, denuncia De Buen.

- Entre las obras más recientes se cuentan la pavimentación de varias escuelas del Instituto Politécnico Nacional, tres tiendas de Wal-Mart, Plaza Galerías en Guadalajara y un campo de golf en Ixtapan de la Sal.

- En 2000 los innovadores empresarios recibieron el Premio Nacional al Mérito Ecológico, otorgado por el gobierno federal a través de la Secretaría de Medio Ambiente. También el Movimiento Ecologista Mexicano otorgó a Ecocreto un reconocimiento a la excelencia ecológica y ambiental.

- En la actualidad el producto se fabrica en una planta en Naucalpan, Estado de México, y la empresa se ha expandido a Toronto, Canadá, así como en San Antonio y Wisconsin, en Estados Unidos, donde tiene representaciones. También cuenta con una oficina en Austin, Texas, atendida por el propio Germán Guevara, quien es vicepresidente de Ecocreto usa, y a principios de 2006 se planea inaugurar ahí mismo una planta de producción para hacer frente a la creciente demanda.

- En 2005 la Comisión de Medio Ambiente de Texas aprobó el uso de ecocreto, y el ejército de EU, que lo utilizó en el Fuerte Hood, ubicado entre Dallas y Austin, les asignará más proyectos una vez instalada la nueva planta. También el Departamento de Transporte les encargó varias obras. “Actualmente 90% del material producido en México se exporta a Texas”, señala De Buen. “En cuanto a Centro y Sudamérica estamos en pláticas para instalar representaciones en Colombia y Guatemala”.

- En 2003 sus ventas superaron por primera vez el millón de dólares y en 2004 se acercaron a dos. De Buen, Guevara y Grau son socios mayoritarios y cuentan con 10 asociados más; 94% es capital mexicano y sólo 4%, extranjero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Como meta cercana, De Buen espera cubrir en dos años 10% de lo que se pavimenta anualmente en el DF, es decir, más de tres millones de metros cuadrados.

- “Confío en que lo lograremos”, dice sonriendo.

Ahora ve
Sin el TLCAN, los estadounidenses tendrían que pagar más por estos productos
No te pierdas
×