Conducir en reversa

Las armadoras de vehiculos tendrán la luz roja en el semáforo del mercado interno durante todo 199
Javier Martínez Staines

La industria automotriz en México camina en sentido contrario. La reactivación del mercado interno se vislumbra lejana.

- Ante eso, las exportaciones serán la tabla de salvación: si bien existe un alto contenido de importaciones en el producto final de este sector, el comercio hacia el norte de las fronteras es pagado en dólares. Así, los analistas insisten en que el flujo de automóviles hacia otros mercados aumentará en 1995. La prueba es que en enero de este año, la exportación de autos y camiones se incrementó en 27.9% en comparación con el mismo mes de 1994.

- El panorama, no obstante, es oscuro. Según un informe reciente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la producción de vehículos para el mercado interno, en enero pasado, fue de 30,566 unidades, lo cual significó un decremento de 36.3% en comparación con el mismo mes de 1994. En el segmento de automóviles, la producción fue de sólo 19,229 unidades, 45.3% inferior a la del lapso referido.

- Por supuesto, no todo lo que se produjo se vendió. De ahí que uno de los graves problemas que están sufriendo las firmas automotrices -con una o dos excepciones- es la acumulación de inventarios, lo que a su vez ha repercutido en los ya célebres "paros técnicos" de diversas plantas (en el mejor de los casos) y en despidos masivos de personal (en el peor). Entre enero de 1994 y el mismo mes de 1995, las ventas cayeron 50.9%. Chrysler y Volkswagen fueron las empresas que registraron la mayor caída.

- Freno de mano
La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA) es una agrupación de socios preocupados. Según estimaciones de su presidente, Víctor Cruz Russek, la caída en ventas de autos en este año será de 40%: alrededor de 360,000 unidades colocadas en el mercado nacional, contra las 600,000 comercializadas en 1994, que no había sido un año generoso.

- El significado real de este derrumbe no es fácil de digerir: el líder de la ANIDA pronostica el cierre de 300 de las 1,100 empresas existentes y la desaparición de 24,000 puestos de trabajo. Según él, "a sobreproducción de las armadoras y la presión ejercida sobre los distribuidores para absorber cuotas mayores" originaron la acumulación de inventarios y pusieron en jaque la salud financiera de las propias distribuidoras. La estocada final: el incremento en los precios de los vehículos nuevos, que a juicio de Cruz, ha inhibido aún más la demanda.

- Lo cierto es que las armadoras se encuentran bastante desorientadas. Para Ford Motor Company, por ejemplo, la falta de definiciones sobre los alcances de la crisis económica es un freno, de mano para el diseño de estrategias e impide cualquier tipo de planeación. Por lo pronto, ha recurrido a paros técnicos en sus plantas de Cuautitlán y Hermosillo. El pronóstico de Phillipe Mellier, nuevo presidente y director general de la compañía, no es halagueño y coincide con la estimación general de AMIA, AMDA y otras empresas: 40% de caída en sus ventas durante 1995.

- En la planta de Aguascalientes de Nissan, durante todo marzo 1,600 trabajadores debieron "descansar" un día más a la semana, a fin de reducir la producción y evitar despidos.

- Volkswagen recortó de la nómina a 900 trabajadores en Puebla. Y se esperan más, luego de que la firma germana una caída de 72.6% en sus ventas en enero pasado.

- Mercedes-Benz recurrió también a paros técnicos, que fueron aprovechados para que los empleados tomaran cursos intensivos de capacitación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Dina igualmente lucha por la sobrevivencia. Más allá de su plan de armar autos en México, con la italiana Fiat, que ha quedado pospuesto para tiempos mejores, se anticipan severos recortes de personal: en la división de autobuses, por ejemplo, 30% de los trabajadores podrían irse a sus casas.

- El horizonte está lejos de encontrarse despejado. El consumidor mexicano no trae en la cabeza la idea de comprarse un auto nuevo. El único camino transitable es el de la exportación.

Ahora ve
Los grupos radicales “no son del pasado”, dice periodista amenazada por KKK
No te pierdas
×