Confianza y tasas

-
Héctor Chávez López

Las tasas de interés de referencia han llegado a niveles de un dígito, algo inimaginable hace algunos meses. Sin embargo, aunque han regresado a como estaban en febrero de 1994, el crédito dista mucho de tener el mismo dinamismo que entonces. No sólo no fluye de forma significativa todavía, sino que las condiciones para obtenerlo siguen siendo restrictivas.

- -

Entre las razones que lo explican están los altos costos que todavía enfrentan las instituciones financieras, y que se refleja en el alto margen que cobran y los estrictos controles de riesgo que ha impuesto la nueva administración de la banca. Sin embargo, existe otro elemento que continúa inhibiendo oferta y demanda: la confianza.

- -

La economía ha tenido un desempeño sobresaliente este año en cuanto a tipo de cambio, inflación y tasas de interés. Sin embargo, la actividad económica continúa debilitándose y no queda claro la rapidez ni el grado de recuperación que podemos esperar. Es necesario que exista un periodo de consolidación en las variables macroeconómicas, durante el cual las expectativas favorables que se tienen dejen de ser eso para convertirse en hechos.

- -

Para que las instituciones y los individuos estén dispuestos a prestar y a pedir prestado, es necesario que bajen las tasas de interés reales, lo cual sólo es posible si existe la percepción generalizada de que hay menor riesgo. A su vez, lo anterior únicamente tendrá lugar si existe la confianza de que lo logrado hasta ahora, en términos de estabilidad, es sostenible en el tiempo. Las grandes expectativas sobre la reforma fiscal, la recuperación de la economía estadounidense, el grado de inversión, la baja continua en la inflación, los flujos de capital que continuarán entrando al país, tienen que dejar de ser especulación.

- -

Para que el crédito se restablezca no sólo son necesarios réditos bajos sino constantes. Cuando la actividad económica sigue deprimida, no es prudente que el Banco de México relaje su política monetaria. Menores tasas de interés no contribuirían a una mayor actividad económica ni a mayor expansión del crédito si los agentes económicos perciben que dicha baja no es sustentable.

- -

Mucho esfuerzo ha costado llegar al punto en que estamos como para echarlo por la borda debido a presiones políticas. Ojalá el Banco de México comparta esta opinión y aproveche su autonomía a fin de tomar la mejor decisión para el país, pensando en el mediano y no en el corto plazo. Como reza el dicho, lo difícil no es llegar, sino mantenerse.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

–El autor es director de Análisis Económico de Banco Santander Mexicano -

-

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×