Consecuencias de la guerra

-
Sergio Sarmiento

Las guerras producen consecuencias inesperadas. Algunas de ellas se registran en los campos de batalla. Otras se despliegan en los terrenos de la diplomacia. Pero los resultados más importantes tienen lugar en la economía.

-

Se ha dicho mucho que las fuerzas armadas estadounidenses entraron a Irak para apoderarse del petróleo de ese país. La verdad es que tal hipótesis es improbable. Si la unión americana de verdad se quedara con el hidrocarburo de ese país, especialmente ante la necesidad de recursos para su reconstrucción en la posguerra, estaría sembrando las semillas de una pobreza enorme y de rebeliones constantes que mantendrían a su ejército ocupado en la región durante décadas.

-

Resulta poco probable que Estados Unidos se lleve el petróleo de Irak, aunque de alguna manera se tendrá que pagar el costo de la intervención.

-

El presidente George W. Bush ha pedido al Congreso de su país que apruebe un gasto de $75,000 millones de dólares para cubrir el costo de la guerra. Este monto no estaba planeado y se añade a un déficit de $158,000 millones de dólares previsto para el actual año fiscal.

-

El mandatario del país vecino, como lo hizo con anterioridad Ronald Reagan, piensa que el déficit de presupuesto no tiene importancia. Estados Unidos puede simplemente seguir gastando de manera indefinida e imprimiendo más dólares o endeudando al gobierno para cubrir el pago.

-

El propio Bush padre, cuando aspiró por primera vez a la Presidencia de su nación en competencia con Ronald Reagan, en 1980, se refirió a este concepto como “economía vudú”.

-

Una de las grandes virtudes de Bill Clinton como primer mandatario fue haber roto con las políticas de gasto en exceso de los gobiernos demócratas del pasado. Así, eliminó el déficit del presupuesto, lo convirtió en superávit y durante su administración el país vivió ocho años de crecimiento sólido y no inflacionario.

-

En cambio, en los años 60 y 70 las circunstancias fueron muy distintas. La guerra de Vietnam aumentó también el déficit de presupuesto de la unión americana. En un principio pareció que este gasto gubernamental excesivo no tendría consecuencias serias en la economía. Con el tiempo, sin embargo, se desató una inflación que tardó años en desaparecer. Y la deuda pública de Estados Unidos se elevó de manera excepcional.

-

El error se está cometiendo nuevamente hoy. Es terrible el sufrimiento provocado por la guerra. Pero las consecuencias del gasto público irresponsable se quedarán con el mundo mucho más tiempo. No importa si el gobierno del país vecino decide imprimir más dólares o contratar más deuda pública para cubrir el déficit. Al final lo terminaremos pagando los habitantes de todo el planeta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

*Sergio Sarmiento es columnista del periódico Reforma. Ha colaborado en Expansión desde 1984.

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×