Consultoría salvavidas

Pese a que los negocios chicos en México representan una mayoría, su futuro luce de incierto a des
Gabriela Ruiz

Al cierre de 1998, según datos de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), la micro, pequeña y mediana industria mexicana sumó 122,892 establecimientos, cifra que contrasta con las 3,199 grandes corporaciones que existen en el país.

-

Louis DePanfilis, especialista en empresas pequeñas y medianas, compartió con Expansión algunas ideas sobre cómo impulsar a estos negocios. El director de la oficina mexicana de International Executive Service Corps (IESC) afirma que el esfuerzo de los micro, pequeños y medianos empresarios se traduce en 60% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando menos. Pero el sector tiene necesidades urgentes y no conoce garantía alguna de sobrevivencia a largo plazo.

-

¿Cuál es la misión de International Executive Service Corps (IESC)?
La fundó David Rockefeller en 1964. Desde sus inicios, buscó promover la democracia para la libre empresa por todo el mundo, utilizando la experiencia de ejecutivos retirados. Tenemos en nuestras bases de datos alrededor de 13,000 directivos retirados con profesiones y niveles diversos. Estos hombres y mujeres donan su tiempo y servicios, y viajan a varios países para ayudar a pequeñas y medianas industrias. Hemos realizado aproximadamente 20,000 proyectos en 120 naciones y contamos con oficinas en 50 países. Nuestra presencia en México comenzó en 1970; desde entonces hemos atendido 800 proyectos locales.

-

¿Qué le falta a la oficina en México para ser más relevante dentro de la organización?
El programa que tenemos aquí es una prueba piloto. Nos financiamos parcialmente de United States Agency for International Development (USAID). El propósito de nuestras operaciones es ofrecer nuestros servicios a compañías mexicanas y ayudarles a mejorar para que impulsen la economía nacional. Por el momento, buscamos que la oficina en México sea autofinanciable.

-

¿Qué impresión tiene de la pequeña y mediana empresa mexicana?
Para ser franco, he estado en mayor contacto con compañías medianas. Esto se debe, en parte, a que las empresas pequeñas se encuentran en aprietos financieros. Existen oportunidades enormes para ellas, pero requieren de un acceso a mayores fuentes de financiamiento bajo condiciones razonables de pago. Este es el reto más grande a vencer en México. El sector tiene alternativas, como unir fuerzas con otras empresas pequeñas y medianas, para conformar una industria más fuerte. No quiere decir que podrán competir internacionalmente, pero sí tendrán acceso a determinados servicios.

-

¿Cuáles son los apuros principales de los pequeños y medianos negocios mexicanos?
Mejoras en su administración, mercadeo, productividad y calidad de productos para poder exportar. Sucede que varias pequeñas y medianas compañías pertenecen a familias y han sido administradas, durante muchos años, por ellas mismas. Ahora que la competencia es más fuerte, vale la pena renovar y fortalecer los mandos administrativo y gerencial para competir en un mercado global.

-

¿Cómo luce el futuro para estas compañías?
Muy difícil, especialmente si el peso continúa depreciándose contra el dólar. Un peso débil significa que los insumos provenientes de Estados Unidos son mucho más caros para los productores nacionales. Además, obtener financiamiento es muy complicado en México. Las líneas de crédito bancarias están cerradas para los pequeños y medianos negocios. En este país el costo del dinero es altísimo, situación que convierte al endeudamiento en una estrategia contraproducente. El gobierno debería enfocar su atención en ese renglón.

-

¿Cómo trabajan ustedes?
Contamos con representantes en todo el territorio mexicano. Uno de ellos acude a la compañía y sostiene una entrevista para formular un análisis de la situación de la empresa. Tenemos un cuestionario de los distintos aspectos de cada negocio, que llenamos junto con el cliente. Una vez que obtenemos toda la información enviamos una carta y un análisis a Standford, donde se encuentra nuestra oficina matriz. Ahí se hace una búsqueda en nuestras bases de datos para obtener de tres a 10 expertos en la industria que, a su vez, evaluarán la compañía con una amplia perspectiva.

-

¿Quiénes participan en ese proceso de evaluación?
Procuramos involucrar a un ejecutivo de finanzas, un experto en producción y un gerente. Una vez concluida la evaluación, los expertos escriben sus comentarios y los mandan de regreso a Standford. Ahí se conforma un reporte llamado Industry Expert Report (IER). En este documento mencionamos los aspectos críticos de cada compañía y en qué puntos debe concentrarse. En ese momento indicamos qué tipo de servicios podemos ofrecer y explicamos a la compañía cómo podemos ayudarle a lograr sus objetivos.

-

¿Cuánto cuesta contratar sus servicios?
El proceso de llenar los cuestionarios y hacer los reportes no les cuesta nada a las compañías. Nuestra misión es ayudar a firmas que quieren mejorar e invertir en sí mismas. Por esta razón, somos selectivos en cuanto a las empresas que apoyamos. Queremos que sean serias en sus propósitos. Una vez que deciden aceptar la ayuda de nuestros expertos, lo único que deben cubrir son los gastos de viaje del ejecutivo y su estancia en México. El experto no cobra nada. Por esta razón, nosotros representamos una fracción muy pequeña del costo de otros consultores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Qué respuesta obtuvieron de los empresarios mexicanos?
Hemos tenido variadas acogidas. Algunos piensan que les estamos tomando el pelo. Existe gran desconfianza hacia consultores y organizaciones de nuestro tipo. Sin embargo, nuestra mejor defensa descansa sobre todos los años de experiencia y trabajo.

Ahora ve
Cinco presuntos terroristas fueron abatidos en Cambrils, Cataluña
No te pierdas
×