Contribuyente enojado

Una de las mayores maquiladoras que existen en México se rebela contra la política fiscal.
Zacarías Ramírez Tamayo

A la número uno en autopartes, Delphi, no la calienta ni el sol. Nuevos gravámenes e incrementos que se suman a los ya existentes le hacen levantar la voz. “México no es competitivo en muchas áreas: los impuestos a los negocios crecen muy rápido, los problemas para los clientes son extremos”, dice J. T. Battenberg, presidente y director ejecutivo de la corporación estadounidense, que tiene en México sus mayores operaciones internacionales. Decisiones como estas dejan al país en desventaja frente a los asiáticos, repite una y otra vez la empresa.

-

El que más molesta es el impuesto sustitutivo, surgido hace dos años, que aumentó de 3 a 4% para este año, aun cuando ya existe un tributo sobre nómina, de 2% en promedio, que aplica cada estado de la república. No es una medida aislada. El fisco se desentiende del crédito al salario –un estímulo a los trabajadores de bajo sueldo–, al dar a elegir a las compañías entre hacerse cargo de esta compensación o pagar el sustitutivo.

-

Cobrar impuestos a estas agrupaciones no es algo sencillo. Hasta mediados de los años 90 no existía una política fiscal específica para el sector. Al funcionar como extensiones de corporativos establecidos en el extranjero, las autoridades se han preguntado por años cómo calcular utilidades en una fábrica que esencialmente vende toda su producción a la casa matriz. En tanto no se establezca un procedimiento para tasar los llamados precios de transferencia –el valor al que negocian las maquiladoras con su cuartel general, un tema que involucra a la propia Organización Mundial de Comercio–, el impuesto se cobra como porcentaje a la base de activos y a la nómina.

-

El sustitutivo no aplica sólo para maquiladoras, pero al ser intensivas en mano de obra el impacto en ellas es mayor –en 2003 le costará a la industria $202 millones de dólares, calcula Guillermo Gutiérrez, director de Relaciones Gubernamentales–. El pasado ejercicio Delphi, que emplea en el país a más de 70,000 personas, tomó la opción de no reclamar el crédito al salario, con un costo equivalente a 1.7% de la nómina o $9 millones de dólares. Ahora el fisco exige otorgarlo a todos los trabajadores, lo que en este caso equivale a 4.7% de la nómina, así que tendrá que optar por pagar el 4% del impuesto sustitutivo. ¿El costo? $20 millones de dólares.

-

México es el país donde la firma paga más impuestos, incluyendo a Estados Unidos. Sus altos ejecutivos trabajan con la administración en varias áreas para crear incentivos que devuelvan la competitividad. ¿Sabrán que la propuesta original del gobierno fue que el polémico impuesto fuera de 6%?

Ahora ve
Naufragio en el Mediterráneo dejó decenas de muertos, niños entre ellos
No te pierdas
×