“Conviene una transición más lenta”

A pesar de su retiro de las actividades empresariales, el expresidente de Cydsa no puede dejar de pr
Alba Leal García

Ahora que no tiene ya la responsabilidad directa del manejo de Grupo Cydsa ‑dejó la presidencia hace un año aproximadamente y quedó como consejero‑, Andrés Marcelo Sada Zambrano podría mantenerse al margen de los temas económicos, pero la incertidumbre que vive México se lo impide.

- Es como si reviviera los 70, cuando al frente de la Coparmex se convirtió en el líder moral de los empresarios en contra de los embates de Luis Echeverría Álvarez. Aunque, en realidad, compara el momento actual con la crisis de 1982 y no encuentra ya demasiadas similitudes: "Éramos mucho más chicos y, consecuentemente, menos preocupantes para el mundo. Había una presidencia todavía fuerte que permitía dirigir la solución sin importar las opiniones discrepantes. Creo que parte de la dificultad de la solución de hoy es que la fortaleza de la presidencia ‑tanto por la decisión del presidente Ernesto Zedillo, como por las circunstancias mismas‑, está haciendo mucho más difícil encontrar el camino".

- En entrevista con EXPANSIÓN, luego de que el Consejo Editorial de esta revista lo designara uno de los miembros del Salón del Empresario en México, el hombre de negocios regiomontano señala que hay mucho más allá del horizonte de la economía y "eso es precisamente lo que se está perdiendo de vista. Se busca la solución al problema económico en ausencia de consideraciones sociales y políticas. No quiero pensar en lo que podría resultar de ello, porque significaría hablar de algo tan serio como el desmoronamiento del país. Más vale que no agravemos la situación".

- Sada es de los que creen que sí había (o hay) de otra. Y así lo planteó en una carta que envió, en el primer mes del año, a sus correligionarios neoleoneses, que fue dada a conocer por medios impresos de la sultana del norte. Preocupado por los signos de división del sector empresarial, recalcó: "Hay quienes siguen pensando que el tratamiento de choque es el bueno, pero yo creo que la enorme mayoría no".

- Cuestión de beneficios. "Los que creemos en la economía de mercado, sabemos que el programa traería eventualmente crecimiento económico con mayor generación de empleos y mayor salario real, los dos indicadores más directamente perceptibles por la población; sabemos que los resultados no serian inmediatos, sabemos que Chile requirió de muchos años bajo un gobierno dictatorial, que Indonesia también. Seguramente por eso, en el sexenio pasado, se estableció el Programa Nacional de Solidaridad. Pero el caso es que los beneficios no han llegado y la población cree que no llegarán", interpreta Sada.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Puntualiza que si se abandona el esquema económico, los esfuerzos actuales por salir adelante no valdrán para mucho: "No sabría opinar respecto de cuánto tardaran aún los beneficios en llegar. La administración anterior tuvo seis años para que se percibieran resultados, la presente tendría dos y medio hasta las próximas elecciones federales. Ciertamente hoy se empieza desde una situación económica distinta, peor en lo anímico pero mejor en cuanto a las finanzas públicas".

- El empresario regiomontano, que hoy dedica gran parte de su tiempo a actividades de conservación ambiental, no se queda en el terreno de la critica. Da propuestas concretas: "Que en la toma de decisiones se dé mucha mayor importancia que en el pasado a los efectos de corto plazo en el empleo y el salario real, es decir, en la percepción pública de los efectos. Que conviene una transición más lenta, más gradual, sin pretender, por ejemplo, lograr de la devaluación todos los beneficios posibles en competitividad en 1995. Posiblemente, el no pretender minimizar la inflación lo más rápidamente posible sería el cambio fundamental. ¿Populismo? No. Simplemente tomarse más tiempo para llegar, pero con beneficios iniciales más cercanos".

Ahora ve
Zimbabwe vive horas de júbilo tras la histórica renuncia de Robert Mugabe
No te pierdas
×