Conviértase en alguien inolvidable

A dejar huella se aprende. Las claves que marcan la diferencia.
Por Lucía Blanco*

Hay 10 acciones simples que pueden marcar la diferencia entre la gente común y las personas que todos recordamos por la buena impresión que nos dejaron.

- Cuando pensamos en el futuro, es común decir que “quisiéramos ser alguien en la vida”. Desde mi perspectiva, siempre lo somos, y quizá el sentido correcto es convertirnos en alguien “que marque la diferencia”.

- Para ser diferente hay que actuar diferente. De acuerdo al diccionario, la respuesta es clara: “la diferencia es el hecho, condición o grado de no ser igual”.

- A veces el estrés, nuestros problemas o simplemente nuestra percepción de la vida nos vuelve presa fácil para olvidar que algo tan básico como tratar bien a los demás es el detalle que nos hará destacar.

- Pero, ¿qué hacen las personas inolvidables?:

- * UNA COSA A LA VEZ
Cuando vamos a dedicar tiempo a alguien, entiéndase un proveedor, un cliente o un subordinado es importante estar en un espacio y tiempo sin interrupciones de llamadas ni distracciones. El momento que dedicamos debe ser de atención, de concentración y de escucha total.

- * REPORTARSE A LAS LLAMADAS
Desde que existe el teléfono celular parece imposible concebir un mundo en donde no estemos localizables a cualquier hora y en cualquier lugar. Apagar el celular es casi impensable, pero causará una mejor impresión si se reporta a las llamadas en lugar de contestar a media junta o interrumpir algún evento o plática por atenderla.

- * SALUDAR AL LLEGAR
Si bien es cierto que, en ocasiones, al saludar nadie responde y por eso dejamos de saludar. Lo importante es entender que lo hacemos porque llegamos y no para recibir una respuesta.

- * DESPEDIRSE AL SALIR
Al igual que en el punto anterior, por prisa, olvidamos despedirnos. O quizá pensamos que no debemos hacerlo. ¡Tome la iniciativa! Lo peor que puede ocurrir es quedarse sin respuesta, pero es un buen detalle despedirse al salir.

- * LLAMAR A LA GENTE POR SU NOMBRE
Ignorar el nombre de la gente es común. Nuestra mala memoria es una excusa pero no se trata de memoria, sino de poner atención en los detalles. Tampoco use sobrenombres y muchos menos se convierta en el creador del mote.

- * SONREÍR
Necesitamos más músculos para enojarnos que para sonreír, y si es más fácil ¿por qué no lo hacemos? Una sonrisa transmite confianza y fomenta el acercamiento de los demás. Sólo sonríe aquel que por dentro está bien.

- * CUMPLIR LO QUE SE PROMETE
Prometer no empobrece el bolsillo, pero sí disminuye la confianza. Cuando uno promete y no cumple, la gente deja de creernos. Pocas veces somos conscientes del efecto de nuestras palabras, pero se notan nuestros actos.

- * COMPORTARSE COMO SI TUVIERA UN PUESTO SUPERIOR
Se trata más de una iniciativa que de un estilo de vida. Cumplir con lo que el puesto demanda es una obligación, pero hacer algo que vaya más allá, siempre nos hará candidatos a ocupar un nivel superior.

- * SABER ESCUCHAR
Pareciera tan difícil permanecer callado mientras el interlocutor habla, porque aun cuando estamos en silencio, muchas veces nuestro diálogo interno no nos permite atender y mucho menos entender lo que el otro nos quiere transmitir.

- * AGRADECER Y PEDIR POR FAVOR
Cumplir con lo que el puesto demanda no es sólo una obligación, no deja de ser una acción que el otro realiza, ¿por qué no agradecerla o pedirla por favor?

-

* La autora es directora general de Lubian Consultores y catedrática del Instituto Tecnológico Autónomo de México, ITAM.

Ahora ve
No te pierdas