Correos chatarra

Dos abogados son los autores de uno de los mayores dramas que puedan aquejar a su equipo de cómputo
Antonio Puertas

Hace 10 años, por estas fechas, nació la que sin duda es la mayor plaga informática. No me refiero a los virus ni a los gusanos; hablo del correo chatarra (o spam). ¿Quién no ha visto cómo su buzón de entrada comienza a poblarse de mensajes nunca solicitados que ofrecen desde maestrías en línea hasta remedios sexuales, servicios para encontrar a nuestra media naranja y –el colmo de la ironía– la venta de millones de direcciones de e-mail para replicar ad nausseam la proliferación de correos basura? Lo más curioso es que el primer correo spam fue enviado por una pareja ¡de abogados!, que buscaba promover su despacho… y lo logró, inventando de paso el e-marketing directo.

-

Poco se hace en México para regular y sancionar la proliferación de este tipo de mensajes. Por experiencia, sospecho que son los mismos proveedores de internet los que venden a terceros sus bases de datos, mientras que a sus clientes les ofrecen paupérrimas opciones con el fin de protegerse. Hasta donde sé, ninguna firma ofrece herramientas antispam efectivas, con opciones para mantener fuera del buzón de entrada (y del disco duro) este tipo de mensajes. En Estados Unidos los proveedores ofrecen utilerías de bloqueo que almacenan en bandejas especiales cualquier correo que no provenga de las direcciones incluidas en la libreta de contactos. Es el caso de BrightMail (brightmail.com).

-

Es necesario tener un programa propio, que filtre nuestros correos electrónicos y nos ayude a administrar toda esa basura. El problema con las utilerías antispam es que o son sencillas de usar (pero muy débiles), o son terriblemente complicadas. Los filtros que incluyen ciertos clientes de correo electrónico (Outlook, Outlook Express, Incredimail y Eudora) son torpes, insuficientes y tortuosos. Por ello, ofrezco tres opciones que trabajan con filtros inteligentes y autogenerados; aunque se recomienda ser cauteloso al momento de configurarlos, para no perder información valiosa.

-

Spam Inspector, de Giant Company (giantcompany.com), trabaja con los más populares clientes de correo, agregando una barra de herramientas y generando una lista de contactos autorizados. Soporta los principales protocolos (POP3/IMA/Exchange), su configuración es sencilla y su costo moderado: $29.95 dólares. Una opción muy similar es SpamButcher (spambutcher.com) que, por el mismo precio, ofrece actualización gratuita de por vida y una base de datos de correos sospechosos que se descarga de internet. Sin embargo, este programa sólo trabaja con protocolo POP3 y no da soporte a Eudora o Incredimail. Ambos ofrecen versiones de evaluación que pueden descargarse.

-

Para quienes prefieren los programas comerciales, Symantec (symantec.com.mx) tiene al Norton AntiSpam 2004 ($46.94 dólares). Incluye lo mismo que los anteriores pero con servicio de soporte técnico en español. La actualización de las listas spam es gratuita sólo por un año.

-

Finalmente, un par de consejos para lidiar con el spam. Nunca responda a un correo chatarra, ni siquiera para solicitar ser eliminado de la lista de distribución. La gran mayoría se manda a un archivo generado automáticamente; por ello, al responder sólo confirma que su dirección es válida. Nunca abra los archivos adjuntados a un e-mail no solicitado, pueden contener virus o instalar programas en nuestro disco duro, con los consecuentes dolores de cabeza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Periodista especializado en temas de tecnologías de información. Comentarios:
-apuertas@expansion.com.mx.

Ahora ve
Así es el primer hotel de gran lujo que abre sus puertas en Cuba
No te pierdas
×