Cosecharás tu suerte

&#34La fortuna en los negocios no llega... hay que buscarla&#34, afirma el español Álex Rovira en
Mauricio Orihuela Álvarez

¿Cree que se puede tener buena suerte? ¿Sabe que hay especialistas que le -pueden enseñar a tentar aquello que uno cree que sólo es cuestión de azar? -Álex Rovira es un experto español que buscó el común denominador de los “suertudos” -y que publicó un libro (La Buena Suerte) que se ha vendido como pan -caliente en Europa.

- La trama está basada en un cuento que relata cómo el mago Merlín y dos -caballeros medievales concluyen acerca de cuáles son las 10 reglas “infalibles” -para atrapar la fortuna en los negocios o en cualquier otro aspecto de la vida.

- En sus páginas, dos amigos se encuentran después de varios años: uno de -ellos tuvo suerte en algún momento de su vida, pero fue esporádica y nunca -más tuvo éxito. Mientras que el otro salió a buscar la buena suerte, la -alimentó y la consagró en sus labores cotidianas.

- Este libro es un manual para atraer la buena suerte, un tratado que sostiene -que la fortuna nunca es circunstancial ni azarosa y, al igual que la gimnasia, -requiere de una disciplina diaria.

- Álex Rovira, al inicio de la obra, pone en claro la diferencia entre la -suerte y la buena suerte, señalando que esta última se fomenta a través de -una visión optimista y analítica, en tanto que la primera es sólo un chispazo -momentáneo que se acaba rápido y se olvida inmediatamente. Para respaldarlo, -el autor afirma que más de 90% de quienes ganan la lotería ya se gastaron el -dinero y a los pocos años vuelven a estar como antes.

- Los secretos de la buena suerte los revela Rovira a través de respuestas muy -claras.

- En su libro menciona que le llevó tres años identificar las reglas de la -buena suerte. ¿Cómo fue el proceso para encontrarlas?
-
Hablé con más de 800 personas que consideraban que habían tenido buena -suerte en la vida. Personas de todas las clases sociales, sexo, edad, condición -y de diversos países. Observé que había una serie de factores comunes entre -todos ellos y, de allí, nacieron las reglas de la buena suerte. Después -validé esto con el análisis de biografías de famosos que habían hecho -aportaciones significativas a la humanidad, ya fuera en el terreno del arte, la -ciencia, la filosofía, el deporte o la empresa. Personajes como Edison, -Pasteur, Freud, Bach, Fleming, Fosbury, Roddick, Silver...

- Llegado a este punto, conviene diferenciar entonces dos conceptos: suerte y -buena suerte. La suerte es el azar, y por lo tanto no depende de uno, en tanto -que la buena suerte la crea uno mismo.

- En países como México, ¿se siguen menos las reglas de la buena suerte?
-
Los países en los que se da o ha dado en el pasado un entorno y -circunstancias de pobreza, explotación, mala política, precariedad económica, -escasez de recursos, carencia o deformación de información y deformación, -tienen un terreno lleno no sólo de piedras, sino de rocas que han sido -enterradas en el pasado y que requieren de un gran esfuerzo, perseverancia y un -cambio tan fuerte de paradigma para ser extraídas, que si bien no es imposible -que nazcan tréboles, es más difícil que lo hagan.

- Si una persona o empresa sigue las 10 reglas que usted predica en su -libro, ¿tiene garantizado el éxito?
-
Depende de lo que se entienda por éxito. En cualquier caso, seguir las -reglas implica tener una serie de actitudes ante uno mismo, ante la vida y ante -el otro, por las que se garantiza un trabajo mejor hecho y un proceso en el que -uno se toma la vida y a los demás sin amargura. Todo ello revierte en un mejor -resultado.

- ¿No cree que su libro tiene una dosis alta de optimismo?
-¿Cree que las reglas funcionan en la realidad tal y como se plantea en el -cuento?
-
Sin duda lo tiene, es un libro esencialmente optimista. ¿De qué manera -hacer una fábula si no es así? No obstante, no pretendo hacer del libro una -falsa promesa. Lo importante, más que el resultado, es cómo vive uno en el -proceso. El único activo que tenemos es nuestra alma. Creo que si nos dejamos -vencer por el desánimo que nos infunde el perverso de al lado, estamos -realmente perdidos, no por él, sino por nosotros mismos.

- ¿Por qué menciona al final de la obra, con tanta insistencia, que “El -cuento de la Buena Suerte no llegó a tus manos por casualidad”?
-Si alguien tiene el libro en las manos es porque lo compró aconsejado por otra -persona o seducido por el título. La decisión de comprar el libro no es sólo -casualidad. Además, muchos han trabajado para que el libro esté disponible en -ese lugar: tampoco es sólo azar.

- Por otro lado, quizá alguien se lo prestó o regaló. El hecho de que un -libro llegue a las manos de un lector tiene factores espurios, pero también -interviene la voluntad de uno o más sujetos, es por ese motivo que nos -permitimos hacer tal afirmación. Creo que la casualidad es el nombre que le -damos a una función de parámetros desconocidos en el momento.

- ¿Puede uno “entrenarse” para atraer la buena suerte?
-
Quizá más que atraerla se trata de crearla. Crear circunstancias -apoyándonos en un principio tan simple como: si sigues con lo que estás -haciendo seguirás con lo que estás obteniendo. Para conseguir algo nuevo, -conviene hacer algo nuevo.

- En el fondo, el libro de La Buena Suerte pretende ser una llamada a la -responsabilidad individual como origen de cualquier cambio en la vida y en la de -los demás. Creo que el entrenamiento es esencialmente psicológico.

- Los éxitos empresariales, ¿tienen más de talento o más de suerte?
-
Por mi experiencia, creo que la mayoría de los éxitos nacen del talento, -aunque otros nacen también de la suerte y otros del monopolio (permítame la -ironía). Hay de todo pero, en general, dependen más del talento.

- ¿Cuáles son los cinco pasos para atraer para siempre a la suerte?
-
Nada sirve para atraer algo para siempre. Por lo tanto, no hay cinco pasos -clave para atraer siempre la buena suerte. El libro no pretende ser como un -manual para aprender tenis en un fin de semana. No hay claves mágicas que -garanticen algo.

- Aplicar las reglas de la buena suerte no se integra de inmediato con la -lectura del libro, para que la suerte entre a raudales.

- Desarrollar la capacidad de generar buena suerte es un proceso que supone -incorporar una serie de actitudes esenciales que cada vez se están perdiendo -más: perseverancia, confianza, entrega, cooperación, solidaridad y -generosidad.

- Al final de la plática, Rovira dijo que las escuelas de negocios más -importantes de primer mundo cada vez desechan más la enseñanza de técnicas -que los estudiantes ya saben de memoria.

- Para él, es momento de aplicar valores en las teorías del marketing. “Lo -que se está imponiendo es trabajar con actitud para cambiar paradigmas y -modelos de entender la realidad. ¿Qué le vas a contar a alguien con 40 años -que ya ha hizo su MBA? ¿Más marketing? Ya lo sabe...”

Ahora ve
No te pierdas