Cápsulas memoriosas

-

Acierta edad la memoria comienza a fallar. Quizá por ello se han puesto de moda yerbas y pociones que prometen mejorar las cosas, por lo menos un poco. Es el caso del ginkgo biloba, planta verde cuyo curioso nombre puede verse hoy en muchas etiquetas en tiendas naturistas y en los comercios de vitaminas que tan de moda están.

-

El problema es real. Tan real que Newsweek reporta que las ventas de ginkgo se han multiplicado, lo mismo que su uso como ingrediente en extractos, barras de dulce, cápsulas, tés, etcétera. Pero la gran pregunta es si la sustancia contenida en el ginkgo es realmente un rescatador de la memoria. Los estudios no se han hecho esperar. Según la Asociación Médica Americana, una dosis diaria de extracto de ginkgo biloba puede estabilizar por periodos cortos, o incluso mejorar, el desempeño mental de personas que sufren el mal de Alzheimer y otras formas de demencia. Lo que se sospecha es que el extracto no detiene el proceso de la enfermedad, pero sí mejora el flujo sanguíneo en el cerebro al dilatar arterias y capilares, de la misma forma en que lo hacen la vitamina C, la E y el beta caroteno. Pero el tratamiento está lejos de ser un remedio curativo.

-

A pesar de esta primera evidencia, el mundo médico se mantiene profundamente dividido cuando se habla sobre los verdaderos beneficios que una persona sana podría ganar con la suma del ginkgo a su dieta diaria. Mientras algunos –como Dharma Singh Khalsa, autor de Brain Longevity– aseguran vehementemente que ingerir diariamente un cóctel de varias hierbas, vitaminas y aminoácidos no sólo puede mejorar el desempeño mental, sino preservarlo del envejecimiento, otros se muestran francamente escépticos.

-

“En estos tiempos –advierte el director de la Unidad de Genética y Envejecimiento del Hospital General de Massachussetts, Rudy Tanzi–, todos estamos desesperados por vivir más, mejorar nuestras memorias o mantenernos lo más lejos posible de amenazas como la que significa el Alzheimer. Pensar que nos mantendremos a salvo de todo esto con un puñado de suplementos es sólo un sueño, que venden quienes se han dado cuenta de que pueden hacer buen dinero haciendo grandes promesas.”

-

Afortunadamente, todo parece indicar que casi todos los nutrientes cerebrales que se venden hoy en farmacias, tiendas naturistas y almacenes de autoservicio son inofensivos. Como fuere, si se siente la necesidad de “echarse una manita”, Tanzi considera que la vitamina E es “una inversión razonable”, no sólo porque protege el corazón y las defensas inmunológicas, sino también por sus propiedades antioxidantes. Y por aquello de las cochinas dudas, Rudy confiesa que él también se autorreceta un poquitín de ginkgo…

Ahora ve
No te pierdas