Cría de avestruces <br>Para sacar la ca

La comercialización de carne de avestruz, una actividad todavía incipiente en México, se perfila

Contrariamente a lo que muchos piensan, el - avestruz ya no es aquel animal exótico que sólo se encuentra en las remotas sabanas africanas. El ave más grande del mundo parece haberse encontrado a gusto en varios estados de la República Mexicana: Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Sonora son los principales, aunque también ya existen granjas de crianza en Jalisco, Puebla y Veracruz.

-

“Tan sólo en tierras neolonesas debe haber más de 10 criadores”, calcula Armando Lozano Benavides, director general de Ostrich de México, empresa que arrancó operaciones en 1994 en el municipio de Salinas Victoria. Miembro de una familia ganadera, Lozano -incursionó en el negocio avícola después de conocer una granja de avestruces de Salamanca, España. Jamás había visto algo parecido y se le ocurrió que podría ser una buena opción, así que empezó a investigar la cuestión. A través de un estadounidense, el ganadero se enteró de que ya existía un criador en Ciudad Acuña, Coahuila, y fue precisamente ahí donde adquirió tres hembras y un macho.

-

Un caso similar es el rancho “La Morita”, propiedad de Jaime Benavides Pompa, otro ganadero regiomontano que también empezó hace dos años con 40 aves adultas y 125 polluelos de tres meses, esta vez comprados a un productor de Tamaulipas que los había importado directamente de Sudáfrica.

-

La granja se encuentra en Lampazos, Nuevo León, ideal para la crianza por su clima extremoso y seco. El empresario muestra tanta confianza en su nuevo negocio, que en una ocasión auguró que no está lejano el día en que la cría de avestruces se convierta en la industria capaz de reactivar el maltrecho campo mexicano.

-

Pero, ¿por qué tanto interés en el ave gigante? “El negocio me llamó la atención porque es una buena manera de que una gran parte de la gente con pocos recursos pueda comer carne al menos una vez por semana”, dice Lozano. Desde su punto de vista, la cría de avestruces vendría a dar ese “filete de cada semana” que hasta ahora parece un sueño imposible de cumplir para muchas familias mexicanas: y es que se trata de una carne roja, muy similar a la de res, rica en proteínas y nutrientes, pero con costos de producción muy bajos. Aplicando la lógica, el precio de este producto debería ser accesible para cualquier consumidor, aunque actualmente sólo lo pueden comprar quienes están dispuestos a pagar $18 dólares por kilo, que es la cotización en Estados Unidos. “Lo único que justifica esta situación es la escasez de oferta. Por eso es muy importante promover el negocio en el país”, explica el ganadero.

-

De acuerdo con sus proyecciones, se requerirían al menos 200,000 animales como pie de cría para que la carne pudiera ser comercializada como producto de consumo común. Para aquellos que todavía dudan acerca de las ventajas del negocio, Lozano se escuda en los números: una pareja de reses genera un becerro al año con el que se obtienen 230 kilos de carne; en cambio, una pareja de avestruces pone de 40 a 50 huevos al año, y suponiendo que de ellos se aprovechen 40 pollos, al año se logran cuatro toneladas de carne. Además, la fase -reproductiva de estos plumíferos se extiende hasta los 40 años.

-

Jorge Pons Elizondo, director de Operaciones y Comercialización de “La Morita”, explica que tienen alrededor de 600 avestruces de engorda para tratar de salir este mismo año al mercado. Según él, ofrecerán “carne suave, baja en -colesterol y a precio accesible”, aunque todavía no quiere adelantar números. Además, su empresa contempla la posibilidad de unir esfuerzos con otros productores del país para abrir una maquiladora en algún estado de la frontera norte que les permita exportar carne a Europa, un mercado capaz de engullir 500,000 aves anuales.

-

La viabilidad del proyecto dependerá de la expansión que experimente el negocio, pues se requieren al menos 7,000 -ponedoras en el país. Las perspectivas del negocio son muy positivas, pero Pons aclara que quienes deseen incursionar por esta novedosa senda lo deben hacer “con sentido profesional y visión de largo plazo”, porque puede presentarse la situación que vive Estados Unidos, donde 4,000 personas crían avestruces, pero cada una de ellas tiene sólo entre dos y tres animales, ya que lo único que les interesa es vender polluelos, un mercado que ya está saturado.

-

No todo es carne
-
Ambos criadores coinciden en que el avestruz garantiza un negocio redondo porque además de la carne, se aprovechan los huevos, la piel y las plumas. Lozano señala que la piel, una de las más apreciadas en el mundo de la moda, se cotiza en $42 dólares por pie cuadrado. De cada ejemplar se obtienen alrededor de 14.5 pies cuadrados, lo que da un total de aproximadamente $600 dólares por cuero esquilmado. La piel se utiliza para fabricar carteras, bolsas, cinturones, portachequeras, calzado, portafolios y toda una infinidad de ornamentos, por lo que la demanda mundial es superior a 120,000 pieles anuales. Según información que posee Ostrich de México, tan sólo en Estados Unidos se consume entre 70,000 y 95,000 cueros al año, mientras que México importa alrededor de 5,000 pieles, destinadas principalmente a la elaboración de botas vaqueras en los estados de Guanajuato y Chihuahua.

-

Además, los cascarones se venden como piezas decorativas y su precio, sin pintar, puede llegar a rondar los $150 pesos, y eso sin contar lo que cobre el artista por su trabajo. Obviamente, este producto sólo se comercializa cuando se determina que el huevo no tiene posibilidades de desarrollo, pues lo prioritario es la producción de carne. El huevo también se puede consumir, porque es tan nutritivo como el de gallina, con la ventaja de poseer un sabor más neutro, menores niveles en colesterol y ser equivalente a 24 huevos convencionales, puntualiza Pons.

-

Por último, las plumas, cuyo precio alcanza hasta $200 dólares por kilo, además de servir para confeccionar prendas de vestir y adornos, son muy demandadas para la limpieza interna y externa de computadoras debido a que no producen estática.

-

¿Cómo empezar?
-
Quienes tengan solvencia económica pueden iniciar como el propietario del rancho “La Morita”, que invirtió $600,000 pesos en la compra de 165 animales y en la adecuación de las instalaciones. En cambio, Ostrich de México arrancó con cuatro ejemplares y $250,000 pesos. Lozano asegura que cualquier persona que disponga de un terreno y espíritu emprendedor puede convertirse en criador de avestruces ya que, al ser “animales muy rústicos”, requieren de pocos cuidados. Por ahora, según Lozano, los más interesados en el reto son generalmente empresarios e inversionistas. “Creo que un cinco por ciento de nuestra clientela son ganaderos”, dice. Según sus cálculos, en el país debe haber más de 100 criadores, tanto en regiones desérticas como tropicales.

-

Los precios varían, pero en promedio, una pareja de reproductores cuesta alrededor de $45,000 pesos. Ostrich de México sólo vende pies de cría, y en este caso, la pareja cuesta $8,500 pesos. En cambio, Pons señala que en abril de 1995 hicieron una subasta en El Saucillo, Chihuahua, donde vendieron 30 animales de seis a 14 meses a un precio promedio de $10,400 pesos por ejemplar.

-

Lozano no recomienda arrancar con la compra de aves reproductoras porque ello implica adquirir inmediatamente una incubadora. En cambio, con los polluelos de tres meses hay un plazo de año y medio para efectuar la inversión, que varía en función de las perspectivas del negocio, pues hay quienes se conforman con una incubadora para ocho huevos, mientras otros requieren equipo con capacidad para 100 piezas.

-

Normalmente, las avestruces pastorean —comen zacate—, pero en algunas granjas, como “La Morita”, reciben además un suplemento alimenticio para cubrir al 100% los requisitos nutricionales y así garantizar la producción esperada. Con este manejo, expresa Pons, se puede alcanzar una producción de 50 a 75 huevos en la época de postura, que en la zona norte comienza en febrero y termina a mediados de septiembre. Estos datos corresponden a aves adultas de tercera postura, aunque teóricamente alcanzan su madurez a los 22 ó 24 meses. Agrega que los estándares óptimos internacionales señalan que por cada ave reproductora, se deben aprovechar 38 polluelos al año, y esto considerando que 80% de los ejemplares sean fértiles. En su caso, actualmente trabajan con 60% de fertilidad; sin embargo, el dato varía en función de la edad de las pájaras, en virtud de que la calidad de la producción mejora con la madurez.

-

Contra la ignorancia
-
Es tan nuevo este negocio en México, que los pioneros han tenido que aprender sobre la marcha y, en algunos casos, inventar sus propios métodos de trabajo para después capacitar a sus clientes e incluso a los veterinarios. Por ejemplo, dice Lozano, para verificar la fertilidad del huevo utilizan una simple lámpara en lugar de los instrumentos que venden en Estados Unidos y cuyo precio ronda los $150 dólares. También aprendieron a determinar el sexo de las aves a través de un simple examen físico, sin recurrir a las pruebas de DNA, las cuales se tienen que pagar en dólares.

-

Normalmente esta información se proporciona a través de asesorías telefónicas o vía fax, pero son tantas las dudas que Ostrich de México decidió crear un -software especializado acerca de la cría de avestruces. “Echamos mano de la información que se tenía en la Universidad de Oklahoma, la Universidad de Texas, algo de Canadá y la experiencia que hemos estado viviendo. Desechamos muchos datos, puesto que no valían en la práctica de nuestra granja”, explica el director general.

-

El paquete, que está en sistema Windows, presenta un menú que incluye datos sobre la empresa, introducción al manejo del avestruz, patología clínica y anatomía, manejo médico de los padecimientos más comunes, cuidado de los huevos, nutrición, sexado, manejo y transportación, cuidados de las pieles, prevención de fraudes en la comercialización y referencias sobre empresas proveedoras de equipo para granjas. El material está apoyado con fotografías a color y diagramas. A través de esta herramienta Ostrich de México busca promover un negocio que, bien planeado, podría convertirse a corto plazo en una de las mejores opciones para dar nuevas y relucientes plumas al sector agropecuario.

Ahora ve
Nueva York recibió con protestas a Donald Trump
No te pierdas
×