Crece el músculo verde

La sustentabilidad comienza a pagar a Walmart en ahorros millonarios y una mejor imagen. Ahora involucra a sus proveedores para aprovechar la ola verde.
1069 picf016a  (Foto: Adán Gutiérrez)
Delia Angélica Ortiz

Una bolsa verde de Walmart va más allá de evitar el uso de seis bolsas de plástico. Implica una estrategia de negocio que, a escala mundial, ahorra millones de dólares en gastos de operación.

Asesorados por la consultora ambiental Blu-Skye, desde 2005, Walmart identificó las áreas que le generaban mayores gastos y desperdicios. En todas implementaron herramientas para eliminarlos. Tan sólo por reducir el tamaño de los empaques para economizar espacio en sus estantes y optimizar su transportación, tuvieron ahorros anuales de 3,400 millones de dólares (MDD).

Van de la mano con sus proveedores. La compañía busca que su cadena de suministros sea sustentable de manera completa, explica María Elena Vázquez, directora del Centro de Comercio Detallista del Tec de Monterrey. "Walmart no podría mejorar su sustentabilidad si los proveedores no lo hacen".

En México, se han implementado estrategias de sustentabilidad en todos los niveles, desde la capacitación a empleados hasta ‘azoteas verdes' con sistemas de captación de agua pluvial. Han buscado la eficiencia logística en la transportación para que los camiones no regresen vacíos, tengan segundos pisos de carga y optimicen el espacio.

Debe haber una voluntad muy clara de la alta dirección de que la sustentabilidad es una prioridad de negocio, explica Manuel Gómez Peña, director de Sustentabilidad de Walmart México y Centroamérica. Hay que invertir recursos, porque al tener un área especializada puedes tener una estrategia definida con objetivos, métricas y acciones que te generan resultados positivos en tu propia operación y en una cadena de valor más eficiente que se traduce en mejores costos y mejores precios para tus clientes.

En los últimos cinco años, en México, la compañía ha invertido 600 millones de pesos (MDP) en nuevas tecnologías de iluminación, refrigeración y aire acondicionado. Esta renovación ha permitido que sus tiendas sean 25% más eficientes en el uso de energía respecto de 2005. Este año, invertirán 160 MDP lo cual permitirá 4% adicional en ahorro de energía.

Entre 2006 y 2010, en sus tiendas en México y Centroamérica, su consumo de energía, que es el segundo gasto de operación más importante después de nómina, se redujo en 183 millones de kilowatts por hora, que equivale a 240 millones de pesos ahorrados en ese periodo; eso implica 60 MDP al año por pago de luz, lo que significaría que su inversión comienza a amortizarse.

Los montos destinados a inversión verde no son menores. De comparar su Reporte Financiero Anual contra su Informe de Responsabilidad  Social y Desarrollo Sustentable 2010, resulta que registraron ventas por 295.5 MDP y destinaron 165 MDP a gastos ambientales; esto equivale a 55.8% de sus ingresos canalizados a iniciativas sustentables.

Walmart tiene una planilla de expertos formados en Alemania, Islandia, Suecia y Estados Unidos que dependen de la dirección que lidera Gómez Peña. Es un equipo de 20 personas que vigilan eficiencia energética, innovación en empaque, ahorros en agua y manejo de desechos. Incluso, tienen un área de difusión dedicada a comunicar los logros verdes.

"Esto es un modelo a escala global, pero definimos una estrategia muy específica para México", asegura Gómez Peña. "Ver la sustentabilidad como una estrategia de negocio implica que se maneja de la misma manera como se manejan otros rubros del negocio, como ventas o inventarios o, incluso, como cuando estudias la entrada a un nuevo mercado".

El interés de Walmart no es gratuito. Hace cinco años, comenzaron a pagar la factura de una imagen que los posicionaba como una empresa que llevaba a sus proveedores a privilegiar la contratación por outsourcing para abaratar costos, causar la muerte de pequeños establecimientos de barrio, pagar bajos salarios a sus trabajadores y contaminar con su ejército de tráileres que transportan mercancías a largas distancias. Entre 2000 y 2005, el porcentaje de clientes que dejó de comprar en sus tiendas pasó de 2 a 8%, eso eran 14 millones de personas que se habían ido con la competencia. Eso derivó en que su acción bursátil cayera 27%.

Izar la bandera de la sustentabilidad resultó ser la fórmula que les ha permitido limpiar su imagen y mejorar el negocio. Edward Humes, quien en mayo de 2011 publicó Force of Nature: The Unlikely Story of Walmart Green Revolution, ha explicado que Walmart ha sido más masivo y efectivo que las organizaciones ambientalistas para transmitir la importancia de la sustentabilidad.

Entrevistado por medios estadounidenses a propósito de la novedad editorial que aparece cuando la compañía atraviesa nuevamente por una crisis de ventas bajas en Estados Unidos, Humes ha enfatizado que el compromiso de Walmart con la sustentabilidad no está basado en filantropía, activismo o concientización, sino en la convicción de negocio y competitividad.

Se les prendió el foco
En materia de sustentabilidad, Walmart tiene tres objetivos fundamentales: abastecerse con 100% de energías renovables, cero desperdicios y vender productos sustentables.

"Desde el principio nos planteamos objetivos muy amplios que eran muy aspiracionales. Cuando hicimos el anuncio, no sabíamos cómo llegaríamos ahí, pero al formularnos objetivos tan grandes permitió que todos empezaran a trabajar en ello", comenta Andrea Thomas, vicepresidenta mundial de Sustentabilidad para Walmart.

La compañía ha reducido emisiones de dióxido de carbono en su cadena logística e, incluso, fortalece su red de proveedores locales para ahorrar consumo de combustible. Entre 2007 y 2010, en Estados Unidos, lograron transportar 300 millones de cajas más en mercancía, pero economizaron sus recorridos en 322 millones de kilómetros, al hacer más eficientes sus rutas, y la carga de sus unidades redujo costos de operación. Incluso fueron más eficientes en el uso de recursos humanos, ya que mientras en 2006 debían involucrar a 95 ,000 asociados en esta área, en 2010 utilizaron a 72,000.

"Hemos trabajado en sustentabilidad por cinco años y hemos encontrado ahorros reales que no sólo son buenos para el medio ambiente y nuestra huella ecológica, sino que también es positivo para nuestros consumidores", afirma la ejecutiva, quien llegó a Walmart en 2007 con experiencia previa en empresas de consumo como Hershey y PepsiCo.

En Centroamérica, por ejemplo, la reducción de su consumo energético evitó que emitieran a la atmósfera 543 toneladas de gases invernadero, equivalente a sacar de circulación 272 vehículos en un año, pero también significó que se redujeran sus gastos en ese rubro en 5 millones de pesos anuales.

La empresa tiene una granja eólica en Oaxaca, con la que cubre 18% de su consumo de electricidad, esto equivale a la luz utilizada en 348 tiendas. Un ejemplo más: su centro de distribución en Sinaloa dejó de hacer 7,000 viajes a tiendas lo que significa dejar de recorrer cinco millones de kilómetros, es decir, no quemaron 2.1 millones de litros de diesel y redujeron emisiones de CO2 en 5.7 toneladas; aunque el resto del sistema sigue emitiendo 143,000 toneladas de  CO2.

En México, la compañía ha enfatizado los esfuerzos en ahorro de agua. Con su proyecto de azoteas verdes para recolección y tratamiento de agua de lluvia han sido capaces de reutilizar hasta 60% de esa agua, "lo que se ha convertido en un modelo que podremos replicar en otros países", explica Thomas.

Es hora de medir
Walmart privilegia los productos ‘sustentables" que además no cuesten más. "Si forzáramos al cliente para que cambie su conducta y además pague más, el impacto sería mucho menor", dice Thomas. Para ello están apoyándose en los proveedores.  Por ejemplo, les piden desarrollar detergentes que no requieran agua caliente y garanticen la misma efectividad de limpieza, al mismo costo.

Cuentan con su propio Índice de Sustentabilidad. Su objetivo es que, en cinco años, cada producto comprado en sus tiendas esté clasificado con una medición de impacto ambiental, social, ético y de salud.

En el mundo, existen dos índices bursátiles de sustentabilidad, el estadounidense Dow Jones Sustainability y el británico Ftse 4 Goods Enviromental Leaders Index. Sin embargo, Walmart recién aplicó para pertenecer al listado de la calificadora en EU. La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) presentará este año su propio índice bursátil que pondrá en el mapa las mejores prácticas de empresas nacionales o de trasnacionales que cotizan en nuestro país. Walmart México y Centroamérica estará incluido.

"El caso Walmart es interesante porque están transmitiendo esta cultura de bienestar a sus proveedores", explica Catalina Clavé, directora de Productos de Información e Índices de la BMV.

Los críticos de la compañía, la mayoría financiados por grupos ambientalistas y sindicalistas, aseguran que Walmart está lejos de ser sustentable. "La maquinaria de relaciones públicas implementada para desarrollar una imagen positiva en torno a la sustentabilidad es sólo distractor de sus impactos negativos", lanza Will O'Neill, vocero de Walmart Watch.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otros, sin embargo, comienzan a valorar el esfuerzo. Hay muchos elementos que contribuyen a la imagen de Walmart. Por ejemplo, ayudó a las víctimas de Katrina, también lanzó su campaña verde y otra para mejorar, en forma limitada, la situación laboral de sus trabajadores, con un plan de seguros de salud, explica Chris Tilly, director del Institute for Research on Labor and Employment de la Universidad de California. Explica que "para Walmart, las prácticas verdes no son un diferenciador frente a su competencia. Cierto. Pero las futuras generaciones de compradores cada vez serán más conscientes del impacto al medio ambiente", asegura Thomas.

"Ésta es la manera como garantizamos crecimiento", dice la responsable mundial de las iniciativas verdes de la compañía. "Si vemos a 10, 20 o 30 años, de no actuar ahora, será más difícil ser competitivos en el futuro".

LA RECETA DE WALMART
La cadena sigue estos principios en su estrategia verde:
La compañía se convierte a la sustentabilidad de arriba hacia abajo. Sin el convencimiento de la alta dirección, el reverdecimiento de Walmart no habría sido posible.
La sustentabilidad debe ser parte de la misión de cada empleado en la compañía.
Desperdicio es igual a dinero.
Emisiones de carbón es igual a energía y eso es igual a dinero.
Salir de la burbuja corporativa. Escuchar las críticas y los consejos de los ambientalistas.
Ser verde es lo que la siguiente generación de consumidores privilegiará.
FUENTE: Edward Humes, autor de Force of Nature: The Unlikely Story of Walmart Green Revolution.
Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×