Creciente dependencia

-
Sergio Sarmiento

En el primer trimestre de este año las economías de Estados Unidos y México, que habían mantenido una sincronía desde hace años, se separaron radicalmente. La primera tuvo un crecimiento de 5.8% mientras que la segunda cayó 2%.

-

Algunos analistas dicen que se trata de una situación natural, dado que la economía de la unión americana se ha convertido en el motor de la nacional. Es lógico que ésta reaccione con algunos meses de retraso a las expansiones o contracciones de la demanda en el país vecino, ya que 80% del comercio exterior se concentra ahí.

-

Otros países han logrado escapar a los vaivenes de la economía más poderosa del mundo. China, por ejemplo, ha venido creciendo a tasas superiores a 8% al año, incluso con recesión en Estados Unidos.

-

En México la economía ha caído debido a la falta de inversión. Las maquiladoras han disminuido su actividad tras la caída en la demanda al norte del río Bravo; pero, al contrario de los orientales, nosotros no hemos tomado medidas para seguir promoviendo la productividad.

-

Aquí podría haberse generado un mayor dinamismo en ese sentido con una verdadera reforma fiscal, que simplificara el pago de impuestos y dejara de castigar la inversión. En lugar de eso, sin embargo, el Congreso de la Unión aprobó un engendro que hace más difícil el cumplimiento de las obligaciones hacendarias y crea una nueva serie de impuestos especiales y de lujo. La recaudación, lejos de aumentar, ha disminuido y, al tiempo que se ha golpeado a la inversión productiva, se han dado incentivos especiales al contrabando y a la economía informal.

-

Otro camino claro a seguir era la apertura del sector eléctrico, donde se requieren $5,000 millones de dólares anuales sólo para cumplir con las necesidades de una economía que pueda crecer 5% cada año. Pero nuevamente las cámaras han cerrado las puertas a esta opción. El resultado es que las inversiones se están llevando a cabo a través de complejos modelos –como el de los proyectos de impacto diferido en el impuesto al gasto (Pidiregas)– que aumentan el endeudamiento de un sector público que se encuentra ya agobiado por pasivos.

-

Mientras el Congreso de la Unión obstaculice a las nuevas inversiones, la economía mexicana sólo crecerá cuando la de Estados Unidos tire de ella. Lo curioso del caso es que los legisladores afirman que mantienen las prohibiciones a la inversión productiva por razones de soberanía. El resultado, sin embargo, es que atan al país a una dependencia creciente respecto a la unión americana.

-

-El autor es experto en temas políticos y económicos

Ahora ve
El pueblo ecuatoriano manda mensajes de aliento a México
No te pierdas
×