Crudo invierno

Una triste navidad se avizora en restaurantes y comercios.
LE

Dicen que la esperanza es lo último que muere y en esta temporada reina el deseo de que el impacto de la crisis sea el menor. El desfavorable entorno económico obligó a muchas compañías, nacionales y extranjeras, a tomar decisiones de última hora y ajustar el presupuesto para las celebraciones. "Los grandes festejos corporativos prácticamente desaparecieron", afirma Fernando del Moral, director general de la Hacienda de los Morales.

- -

A pesar de que el tamaño de las fiestas disminuyó en cuanto a número de invitados y las firmas optan por menúes más económicos, el empresario confía en obtener resultados similares a 2000. Este escenario lo comparte la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), que anticipa que sus afiliados reportarán ingresos similares al año anterior –cuando sumaron $145,500 millones de pesos–, con el mismo nivel de empleos: aproximadamente 800,000 directos. La Asociación Mexicana de Restaurantes es más pesimista. El organismo que encabeza Luis Marcet, y que agrupa más de 550 establecimientos independientes, estima para esta temporada una caída de entre 10 y 15%.

- -

El incierto diagnóstico invernal también afecta a la industria de vinos y licores, que pronostica una disminución en las ventas de bebidas de marca y el mercado formal; en tanto que el sector informal y algunas otras categorías de baja gradación, incluyendo la cerveza, serán las más beneficiadas. Eduardo Rodríguez, director de Mercadotecnia de Domecq, reconoce un año "bastante difícil", aunque espera que sus estrategias para hacer más accesibles los productos al consumidor permitan un declive menos dramático.

- -

Otro sector que también prevé un crudo invierno es el de los arcones navideños, que de haber mantenido un ritmo de crecimiento anual de 15%, este año estima una baja de entre 20 y 30% con relación a 2000. Fernando Gómez, director de importaciones de la cadena La Europea, dice que aunque el panorama se presenta "flaco", esperan contrarrestar la baja con presentaciones más económicas. El costo promedio de un arcón va de $1,500 a $2,000 pesos, lo que lo hace poco competitivo frente a otras opciones como las despensas navideñas, afirma Felipe de la Torre, director general de Multidespensas Empresariales. Su compañía –que factura $350 millones de pesos anuales– prevé vender entre 10,000 y 11,000 arcones, 4,000 menos que el año pasado.

- -

Una repercusión adicional se presenta en la venta de pavos, la cual a diferencia de otras ocasiones registra un importante retraso en los pedidos. Luis Carrillo, administrador de La Madrileña reconoce que en 2001 no se espera un repunte en la venta; por el contrario, estima que se contraerá 30% en relación a 2000.

- -

Aunque hay quienes advierten que la situación empeorará en 2002, lo cierto es que esta temporada pondrá a prueba las estrategias con las que algunas firmas planean afrontar el tiempo frío.

-

Newsletter
Ahora ve
La siguiente batalla de Donald Trump es la reforma fiscal
No te pierdas