Cuando el arte es negocio

El famoso pintor, diseñador y escultor mexicano -a diferencia de muchos de sus colegas- ha demostra
Elia Parra D.

Soñadores, ensimismados, observadores del mundo desde una perspectiva -distinta; muchas veces excéntricos. Es raro que los artistas desciendan a la -cotidianidad común y corriente de revisar cuentas, calcular inversiones y -rentabilidades, o asomarse a averiguar cuáles son las mejores estrategias para -vender su obra.

- Aún más, suman mayoría los eximios exponentes del arte y la cultura, en -todas las latitudes, que han terminado sus días de manera miserable o con sólo -un discreto pasar, y todo por una suerte de pudor de mezclar su excelsitud con -el pedestre tema del dinero, o tal vez por simple indiferencia respecto del -futuro.

- No es este el caso de Sergio Bustamante, jalisciense por convicción y -doctrina, aunque nació en Sinaloa, y quien, a unos 35 años de haber empezado a -comprar artesanía para venderla a terceros y ganarse así unos pesos, -constituye hoy una marca de prestigio, codiciada por expertos y adinerados -nacionales y extranjeros. Escultor, pintor, diseñador, Bustamante supo -descubrir que su “indudable talento artístico”, según los críticos, -podía correr en línea paralela con la más amplia difusión de su obra y con -un objetivo primordial: que ésta se vendiera, ojalá a los mejores precios.

- Para él nunca ha existido contradicción entre una cosa y otra. Por el -contrario: si algo es bueno hay que venderlo bien, parece ser su filosofía y la -del numeroso grupo que lo acompaña en esta travesía de artista y empresario.

- Así, hoy cuenta con 12 puntos de venta en el país, entre galerías propias -y distribuidores. En el extranjero tiene nueve de éstos y unos cinco aspirando -a serlo, entre ellos gente de Puerto Rico, Miami, San Diego y Roma. En sus -talleres y oficinas, ubicados en la localidad de Tlaquepaque –aledaña a -Guadalajara– trabajan cerca de 300 personas; su empresa produce entre 25,000 y -30,000 piezas de joyería y entre 2,000 y 3,000 obras de cerámica al año; sus -cuadros –inmensos y una de las últimas inquietudes del autor– se venden -como pan caliente tanto en México como afuera y a pesar de las crisis -nacionales, asiáticas o rusas, confiesa que el negocio permanece estable, “siempre -con una tendencia al alza”, lo que le permite continuar imaginando nuevas -estrategias de expansión.

- DEL MUNDO HACIA MÉXICO
-
Asombran sus inmensos soles de minúsculos y replicantes ojos, sus gatos y -conejos extrañamente expresivos; más allá, sus cuadros, desgarradores y -metafóricos.

- Habla Bustamante: “Dentro de lo más común, trato de buscar elementos que -hagan pensar a la gente, para que desentrañe sus propias metáforas y -realidades; siempre intento que haya ciertos elementos que intriguen”.

- Junto con descubrir la cerámica de Tonalá y recién convertido en -arquitecto, también se percató que en México no había artesanos de -profesión y decidió que él lo sería. Así, empezó a aprender desde abajo, -buscando sus propias técnicas, viajando a Europa “a dibujar, a ver museos, a -crecer y a conocer artistas”. Admirador de la pintura del inglés Francis -Bacon, del nicaragüense Armando Morales, del venezolano Borges y la de -Francisco Toledo, cree que si ellos no han influido en su trabajo, “siempre -hay presencias, son ineludibles”. En cualquier caso, reconoce que desde hace -muchos años su impronta es identificable y que ya es usual que ante alguna de -sus obras la gente diga: “Esto es de Bustamante.”

- Según Javier –su hermano y director general de la empresa–, Sergio -siempre fue imaginativo, de gran sensibilidad y, al mismo tiempo, un excelente -comerciante. Por eso, dice, desde el principio supo que debía abrirse al -mercado externo y, como escultor en papel maché –su primera incursión en el -arte–, empezó a exponer y a comercializar en Estados Unidos. Luego inició -ventas en Canadá, “a través de una mezcla entre distribuidores y -franquiciatarios de la marca”.

- Unos ocho años después de iniciarse fue invitado a exposiciones en Europa -–Alemania y Suiza– y Nueva York, donde mostró sus trabajos en papel maché -y en latón. “En ese tiempo Sergio ya era la sensación: tenía un promedio de -100 latoneros trabajando para él; además, diseñaba muebles y se dedicaba a la -cerámica, la que también tuvo un boom muy importante.” Todas estas -nuevas obras las colocaba tanto dentro como fuera del país: “entonces 90% de -nuestros clientes eran americanos y canadienses”, dice Javier.

- Sin desconocer la estrategia de comercialización utilizada, se dan cuenta de -la importancia de crear sus propias galerías: “En ese tiempo –hace 20 años– -se nos salían un poco de control los precios que los distribuidores colocaban a -las piezas de Sergio”, señala el director general de la empresa familiar. -Así, surgen las tiendas propias de Tlaquepaque y de Puerto Vallarta, amén de -los distribuidores, que continuaban en Nueva York, Boston, Chicago, Florida, -Colorado, Hawaii, y Las Vegas, en Estados Unidos, y Osaka, en Japón.

- Al mismo tiempo, recuerdan los hermanos, continuaban las exposiciones en -Europa y Asia, lo que “aumentaba considerablemente la publicidad en muchas -partes del mundo”. A esto se agrega el crecimiento del turismo europeo, -estadounidense y canadiense a México, lo que los lleva a inaugurar nuevas -galerías en el país. Actualmente sus puntos de venta propios se ubican en -Puerto Vallarta (tres), Los Cabos, Ciudad de México (cuatro) y Tlaquepaque. -Además, cuentan con franquiciatarios-distribuidores en Cancún, Puebla, Tijuana -y Monterrey.

- NO A LA ESTANDARIZACIÓN
-
Otro hito en la empresa se produjo hace 10 años, con el surgimiento de las -joyas y su posterior éxito en los mercados nacional e internacional, hasta el -punto que hoy entre 70 y 80% de las ventas totales son de piezas de joyería, -cuyos precios unitarios oscilan entre los $60 y los $210 dólares. Javier -Bustamante explica este auge porque allí también está el talento creativo de -su hermano y “porque son arte-objeto que puedes mostrarle a todo el mundo -mientras los usas”.

- El director general también habla de inversiones. Con una cuidadosa -estrategia –analizan cuáles son las prioridades y sobre qué bases se hacen -las negociaciones con terceros– “y con el talento emprendedor de Sergio, -periódicamente invertimos, siempre con recursos propios: jamás hemos acudido a -los créditos”.

- En todo caso, sólo se refiere a lo que significa la inversión en un nuevo -punto de venta: considerando la mercancía y la remodelación del local, ésta -asciende a aproximadamente $1 millón de pesos, “claro que depende del lugar -en donde esté ubicada la tienda”.

- Tampoco se pronuncia sobre utilidades o facturación. Sólo da a conocer -datos tangenciales que llevarían a suponer una alta rentabilidad de la empresa: -además de sus alrededor de 300 trabajadores en nómina, en los que gastan unos -$120,000 pesos semanales, cuentan con cerca de 60 proveedores, entre ellos -productores de accesorios para joyas (de Nueva York), y de pinturas de calidad -internacional.

- Javier refiere sobre los “gastos impresionantes” que significan la -instalación de los talleres (uno por cada especialidad artística) y de las -galerías. La empresa exporta 40% de su producción total, lo que junto a la -adquisición de sus piezas en México por parte de turistas extranjeros aumenta -aún más su presencia fuera de las fronteras. Cerca de 10% de las utilidades, -indica el directivo, se destina a publicidad.

- Pero, el que un artista se convierta en empresario, ¿no estandariza su obra, -con el riesgo de que ésta se desvalorice?

- Los hermanos coinciden en que el principal éxito del negocio reside en que -las piezas artísticas, a lo largo de más de 30 años, continúan siendo -exclusivas, o casi. “Todavía conservamos el sabor de la mano de obra del -artesano”. Así, además de ciertas piezas únicas, el resto cuenta con un -determinado número de ediciones: por ejemplo, de un diseño –todos los -realiza personalmente Sergio Bustamante– salen 100 piezas, el molde se -destruye y a cada cual, en el caso de la cerámica, se le pinta un detalle -totalmente a mano, lo que la diferencia de otra. “En términos de negocio, las -ediciones limitadas son especialmente atractivas para el público ya que éste -busca cada vez más la exclusividad”, dice Sergio. Admiten que, desde luego, -ésta se compensa por un mayor precio, de manera que nunca los ha tentado ni los -tentará la estandarización, “que es en lo que comúnmente caen otras -empresas dedicadas al arte y a la artesanía”.

- Por otra parte, ya no les preocupa el constante fusilamiento de las obras de -Bustamante, especialmente de sus famosos soles y lunas, por parte de múltiples -artesanos y comerciantes. “Sergio es el creador –señala su hermano– y -definitivamente ha surgido una escuela donde mucha gente sobrevive a través de -las copias lo que, después de todo, es una aportación muy importante”, tanto -para los imitadores como para ellos ya que los primeros, en el fondo, también -promueven en cierta forma la obra original. Añade que todas las piezas que la -empresa vende tienen un certificado que las avala y que además garantiza un -servicio posterior: “Si una pieza se quiebra, la restauramos y la dejamos como -nueva”.

- UNA MARCA
-
El arte de Sergio Bustamante se ha constituido desde hace bastante tiempo en -una marca. Esto se debe, según Javier, a que el artista lo calculó así desde -hace muchos años, lo cual se fortaleció “con la impresionante penetración -que fue teniendo en el mercado, ya que podía competir con piezas jamás antes -vistas, con cualquiera en el extranjero”.

- A decir del director general, las crisis económicas, nacionales o mundiales, -no les han afectado mayormente. “Tuvimos una pequeña resaca en 1995 y en -parte del año siguiente, pero no en nuestras exportaciones sino en el mercado -interno, por la pérdida del poder adquisitivo de los mexicanos y por la mala -publicidad en torno al país”. Confiesa que aún ahora los extranjeros “se -la piensan mucho para venir” y que, en general, las ventas “van de regular a -bien”.

- Así, a paso discreto pero sostenido, según él, continúan presentes, a -través de distribuidores, en Europa, Estados Unidos, Canadá y también en -Centro y Sudamérica. Además, sus propósitos de expansión hasta ahora no -enfrentan grandes límites. Entre aquellos destacan un nuevo proyecto de muebles -finos –de maderas exóticas e incrustaciones de bronce– diseñados por -Sergio, para los cuales han importado maquinaria italiana y una línea de -perfumes para hombre y mujer Sergio Bustamante, de próxima aparición, -con esencias alemanas y cuyos envases también son de diseño propio. De esa -fragancia lanzarán un primer volumen de entre 5,000 y 6,000 unidades, -distribuidos en galerías propias y en ciertas tiendas departamentales.

- Además están creando una línea de joyería de plata y piel. Y respecto a -los cuadros del artista –donde la exclusividad es obligada–, ya cuentan con -dos propuestas de punto de venta, una en Puerto Rico y otra en Estados Unidos, -al margen de lo que se siga comercializando en México a través de -exposiciones.

- Javier Bustamante puntualiza finalmente que su hermano es una mezcla muy -difícil de encontrar en el ambiente artístico: “Además de ser creativo -tiene mucha sensibilidad para percibir lo que es vendible o no; creo que si no -fuera un artista igualmente le iría bien, vendiendo cualquier cosa”.

- Por su parte, Sergio opina que su éxito se debe a su capacidad de trabajo y -a la de su equipo, pero algo muy importante es, dice, creer en sí mismo: “Mucho -de lo que uno logra es porque cree que lo puede lograr. Hay que empecinarse y -además ser un poco loco: sólo si uno es un loco puede enfrentar esta -responsabilidad, haciendo tantas cosas a la vez y arriesgando siempre, porque -aquí están en juego más de 30 años de labor”.

Newsletter
Ahora ve
Periodista mexicana es asesinada a balazos en la capital del estado de Chihuahua
No te pierdas