Cuando pase la noche

La crisis de GM, Ford y Chrysler contagiaron a la autopartista. los planes para salvarse sin sus gra
Maurizio Guerrero

Era principios de marzo. Los voceros de la mayor autopartista del mundo -anunciaron que durante seis años habían aumentado erróneamente los ingresos y -exagerado el flujo de efectivo en la contabilidad. De inmediato se tomó la -decisión de despedir al director financiero, y unos días después el director -general de la firma, J. T. Battenberg III, anunció su retiro para fines del -año. Es la señal de que Delphi se encuentra en la crisis más grande de su -historia.

- Al cierre de esta edición, aún no daban resultados oficiales de 2004, ya -que la empresa resolvió presentarlos hasta el mes de junio. Así maquilladas, -las ventas de Delphi no parecen demasiado mermadas. En 2000 vendieron $29,000 -millones de dólares y en 2003, la cifra bajó apenas a $28,000 millones de -dólares. No obstante, tras el anuncio, analistas estadounidenses coinciden en -que las ventas de Delphi podrían caer hasta 20%.

- La firma está atada al destino de General Motors, pues le vende 53% de su -producción. En menor proporción depende de la buena fortuna de Ford y -Chrysler, que consumen la mayoría de 47% restante (también provee a todas las -armadoras del mundo, aún en pequeña escala). Como ya es conocido, las marcas -estadounidenses van en declive mundial. Lo insalubre no es tanto su alta -dependencia de una armadora. Más bien es el destino que están sufriendo estas -compradoras. De 70% de participación de mercado que llegó a ostentar GM en -Estados Unidos ahora controla 27%, y las otras armadoras no han tenido mejor -suerte. “La industria automotriz en su totalidad, enfrenta una época de -muchos retos”, reconoce Sean Kelly, director general de Delphi México.

- Fuera de Estados Unidos, aquí es donde Delphi tiene más activos en el -mundo. En 2000, 21 años después de su arribo, ya tenía más de 80,000 -empleados, convirtiéndose en el mayor empleador privado del país. La -dependencia de la producción mexicana con Estados Unidos ya era extrema y hoy -lo sigue siendo: 98% termina en aquel mercado. Los estragos ya se notan. -Actualmente tiene 63,000 empleados y ha sido desplazada por Wal-Mart como el -principal empleador privado del país.

- El control del mercado estadounidense lo tienen las armadoras asiáticas (las -japonesas Toyota, Honda, Nissan y Tsubaru y la coreana Hyundai) que han -aumentado su participación superando 30% del mercado y seguirán creciendo. Y -los autopartistas proveedores de marcas estadounidenses no han aprovechado lo -suficiente este avance. Hay intentos pero son muy lentos. “Los cambios de -proveedores en el sector tardan mucho tiempo. Y primero empiezan con poco -pedidos”, señala Brett Smith, analista del Center for Automotive Research -(CAR).

- Además, las armadoras japonesas ya han tenido la dedicación de formar una -red de proveedores en territorio estadounidense. “Y es poco probable que se -alejen masivamente de ellos”, indica Guido Vildozo, consultor de Global -Insight.

- La alternativa de Delphi, además de la lenta diversificación de su cartera -de clientes, será el viraje a otras industrias además de la autopartista. La -firma ya participa en los segmentos aeroespaciales, de defensa y hasta de equipo -médico. Desde 2001, cuando Delphi anunció la creación de la unidad nuevos -mercados, el corporativo está reestructurando su portafolio, pero ahora deberá -acelerar el ritmo de esta migración. Aunque todavía no es un salvavidas, que -apenas representa 5% de las ventas totales, esta estrategia le aportó $1,300 -millones de dólares en 2003. Eso fue casi 70% más que las ventas del año -anterior.

- En el futuro tratará de ser identificada como una compañía de tecnología -en vez de ser sólo Delphi Automotive Systems. Hacen mucho alarde de sus 6,000 -patentes que pueden adaptarse a varios segmentos de mercado, aplicando sus -tecnologías centrales en sectores relacionados. Además resaltan a sus nuevos -clientes la capacidad de compra y respaldo tecnológico que puede ofrecerles -Delphi.

- El terreno estará lleno de retos. Pero eso es una muestra del salto -cualtitativo que deberán dar varias empresas del sector.

- Fuera de moda
-
Las operaciones de Delphi en México son inseparables de lo que sucede en -América del Norte, y también de lo que sucede en China, el único país en -donde la compañía ha invertido en el último lustro.

- Con una plantilla laboral de 185,000 empleados en todo el mundo, la -compañía planea recortar 4.5% de su fuerza de trabajo: 8,500 plazas, de los -que 5,550 serán fuera de Estados Unidos. Desde que se separó de GM, en 1999, -la firma ha cerrado 72 plantas y varias líneas de productos.

- En ese lapso, la sede mexicana recortó 17,000 empleos (hoy 63,000). “Es un -hecho que Delphi de México se verá afectada por los problemas del contraído -mercado de GM, principalmente en el terreno laboral”, señala Vildozo.

- GM le ha contagiado la mala salud a su ex filial. La baja demanda de sus -autos, y en general de marcas estadounidenses, ha obligado a un recorte general -de gastos, y sus proveedores son los afectados principales. De acuerdo con el -analista de Global Insight, además del recorte y la pérdida de mercado, Delphi -ha tenido que encargarse de la falla en varias de sus piezas en autos GM, por lo -que ha tenido que pagar desde 2000 unos $237 millones de dólares a su antigua -matriz.

- Por otro lado, tiene una fuerte carga de pensionados, obreros sindicalizados -que llegaron a ganar hasta $50 dólares la hora en Estados Unidos, y sus -condiciones de producción no son óptimas. En México, aunque la firma ha -señalado que las relaciones con el sindicato han sido buenas, al momento de -renegociar prestaciones, hace un par de años Delphi cerró una de sus plantas -en Delicias, Chihuahua. Se cancelaron 1,450 empleos porque el sindicato no -aceptó perder los bonos y las prestaciones, aunque los sueldos quedaran -intactos.

- El precio internacional del acero, una de las principales materias primas de -Delphi, aumentó significativamente, más del doble en algunos tipos. Y su -producción mexicana ha debido enfrentar los altos precios de energéticos, lo -que la hace poco competitiva respecto de China. El valor del gas natural, por -ejemplo, creció casi 20% en el último año. Pero hasta en China se las ve -difícil. Analistas estiman que la firma disminuyó sus ventas en el cuarto -trimestre de 2004. El mercado automotriz chino está lleno de esperanzas para -Delphi, pero no será su tabla de salvación debido a la feroz competencia de -marcas japonesas vecinas a China.

- Sin tantas niponas alrededor, en México el grueso del sector pasa por -tiempos inciertos. De acuerdo con Aníbal Habeica, analista de Scotia Inverlat, -las cuatro grandes fabricantes nacionales de autopartes –Desc, GIS, Nemak y -Vitro– también han estado históricamente ligadas a las tres grandes -armadoras, por lo que sus márgenes de utilidad y sus ventas han sido -presionados. La utilidad operativa de GIS bajó 70% en el primer trimestre de -2005 respecto del mismo plazo del año anterior, la división del Grupo Desc -bajó 3%. La excepción es Nemak del Grupo Alfa. Su secreto es que fabrica -piezas con aluminio en vez de acero, lo que le ha permitido reducir costos y no -enfrentar el encarecimiento del hierro y sus derivados. En 2003 compró una -planta en República Checa donde su principal cliente es GM, pero tiene -relaciones con Jaguar y Ford. Y en marzo pasado compró la alemana Rautenbach, -que surte a Audi, VW, Skoda, Porsche, BMW, Peugeot y Citroen.

- Pero el ejemplo de Nemak es difícil de seguir, pues no es sólo cambiar de -materia prima. “Los procesos de manufactura entre acero y aluminio son muy -diferentes”, dice Carlos Hermosillo, analista de Vector Casa de Bolsa.

- La situación para Delphi y otras compañías demasiado atadas a GM no -mejorará en el mediano plazo. De acuerdo con Vildozo, GM no tiene un producto a -la vista que pueda sacarla de su pérdida. Por lo menos hasta 2007. Para ese -año es probable que su participación en Estados Unidos sea apenas de 22%, en -vez de 27% actual. ¿Podrá Delphi mitigar el impacto?

- El cambio tecnológico
-
Antes de que Battenberg iii anunciara su retiro, el director manifestó -públicamente que ya no deseaba que Delphi fuera vista como una firma -exclusivamente de autopartes sino de tecnología. El viraje estaba dado, antes -de que salieran a la luz los escándalos contables.

- “Entramos al diseño y fabricación de otros productos porque hay mayor -rango de crecimiento”, afirma Michael Hissam, vocero de Delphi en México. De -esa forma, dice, intentan sobrevivir a los ciclos de la industria automotriz -ligados al cambiante gusto de los consumidores.

- Kelly, cabeza de la oficina mexicana, dice que los ingresos provenientes de -mercados adyacentes y nuevos mercados crecieron 34% en 2004, comparados con el -año anterior. “Estamos teniendo éxito en nuevos mercados”, señala. Pero -aún están muy lejos de lograr la anhelada diversificación.

- Por ahora, las ventas de productos diferentes aportan menos de 5% a las -ventas totales. Su apuesta mayor es a la industria del transporte. Para sus -clientes se dividen en cuatro áreas: automotriz, vehículos comerciales, -conexiones y medicina. Son productos que abarcan desde aviones a naves -espaciales: sensores, multimedia, seguridad, uso de combustible, sistemas -térmicos y de energía, interiores y todo tipo de conexiones electrónicas.

- Su rama médica incluye sensores, seguridad, instrumentos electrónicos de -precisión y comunicación inalámbrica. En 2004 firmó contratos por un total -de $100 millones de dólares y compró una empresa de dispositivos médicos que -vende $70 millones anuales. A través de esto adquirió la licencia para -fabricar, realizar mercadeo, distribuir y vender monitores de signos vitales -para pacientes en hospitales y sitios alternos. Con ambos acuerdos tendrá -acceso a nuevos clientes en los mercados que le interesan: diálisis, monitoreo -de signos vitales, cuidado respiratorio, diagnóstico ‘in-vitro’, equipo -específico de hospitales y equipo de movilidad asistida.

- Además, desde 2004 incursionaron en el rubro del entretenimiento y las -comunicaciones dirigidas al consumidor final. Han lanzado sistemas satelitales -portátiles como el más popular conocido como MyFI, bien recibido por analistas -del sector, y reproductores de video para llevar en el auto.

- Piezas de autos comerciales también integrarán cada vez mayor tecnología. -Más que ninguna armadora está reconocida como la fortaleza en investigación -tecnológica de la industria automotriz, según el Massachussets Institute of -Technology.

- Su tecnología será la punta de lanza para que la firma pueda realizar su -viraje. Y México será pieza clave en la estrategia. Fuera de Estados Unidos, -su centro de investigación en Ciudad Juárez es el mayor del mundo. Ahí se han -patentado 120 inventos desde 1999 a la fecha, apunta Hissam. “El reto ahora es -explotar el caudal tecnológico que tenemos”, indica.

- Sin ese respaldo, su panorama sería peor. La segunda mayor autopartista -mundial, Visteon, es el caso paradigmático. La ex filial de Ford, a la que -vende 70% de su producción, incumplió en 2004 las deudas contraídas con su -antigua matriz, su situación es desesperada, pues no tienen el caudal de -tecnología de Delphi.

- “Mucho fabricantes de autopartes no lograrán ver la recuperación de las -marcas estadounidenses. Seguirán decaídas aun con una industria sana, el -crecimiento no será como antes”, apunta Smith, de car. El mercado automotriz -estadounidense se ha mantenido durante el último lustro en 17 millones de -unidades anuales. Y no se espera un repunte de ventas a mediano plazo.

- Smith agrega que Delphi ha sido una firma creativa y que es correcta su -decisión de enfocarse a otros sectores. “¿Para qué atarse a un sector con -poco potencial de crecimiento?”, pregunta. El terreno de los productos -tecnológicos al consumidor final ya está bien cubierto por Sony o Samsung. La -entrada de Delphi no será sencilla. En todo caso, la diversificación del -fabricante de autopartes a otras marcas de autos y otros productos además de -los automotrices tomará tiempo.

- Un nuevo director, que se nombrará a fines de año, podrá darle el empuje -que necesita la transformación, pero los costos se mantendrán por un tiempo.

- Su acción pasó de $17 dólares que valía hace seis años cuando la firma -se separó de GM, a $3 dólares en abril. Y en los meses transcurridos de 2005 -ha perdido casi la mitad de su valor. “En Wall Street van a seguir castigando -su acción por varios meses más. El viraje que intenta Delphi no es cosa de uno -o dos años”, señala Vildozo. En Nueva York bajarán el pulgar y México -sufrirá las consecuencias.

Ahora ve
No te pierdas