Cuando vender es ayudar

-
Verónica García de León

En México se venden 12 millones de tarjetas de felicitación al año. Lo curioso es que 12% de ese mercado pertenece a una entidad,  UNICEF, cuyo negocio no es ese: las vende sólo para ayudar a mejorar la calidad de vida de la niñez. 

-

Es famosa la campaña navideña de tarjetas UNICEF. Lo que tal vez no es del dominio público es que aporta 20% de los recursos con los que trabaja en México el organismo de las Naciones Unidas. 

-

En el país, UNICEF espera recaudar este año $1.5 millones de dólares de la venta de tarjetas, agendas, calendarios, tazas y juguetes, pese a que el gusto por las primeras ha decrecido. “La tradición de enviar tarjetas no está muy arraigada en el país. Los mexicanos no sólo nos compran por ayudar, sino por tener algo que pueda serles útil”, dice Teresa Alamillo, oficial de Desarrollo de Mercados de UNICEF-México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El organismo vende en su tienda, en centros comerciales, stands, por correo directo, con consignatarios (mini-negocios, personas físicas) y en empresas. Favorece también, dice Alamillo, el prestigio de UNICEF, pues las compañías que colaboran saben que, además de ayudar, se construyen una buena imagen. Es el caso de Laboratorios Liomont, fabricante de productos farmacéuticos, que dona al año $1 millón de pesos. “Qué mejor que canalizar nuestros deseos de ayudar a través de una de las instituciones más reconocidas”, señala Alfredo Rimoch, director de la firma.

Ahora ve
Así es PrivaSee, el WhatsApp a la mexicana, pero con seguridad militar
No te pierdas
×