Cuento realista sobre el corporativismo

No se trata de imposiciones, ¡ni lo permita el nuevo PRI, ay, tan cerca de ti!
Ricardo Medina Macías

¿Qué por qué y cómo ganó Labastida el 7 de noviembre?– pregunta el “Gordo” Basurto. Déjame te cuento... “Y va de cuento. El líder sindical advierte en su discurso: ‘Los tiempos del verticalismo corporativo y la representación autoritaria de los trabajadores no tienen futuro en México’.

-

”Fue el martes 19 de octubre. El lugar: la llamada casa de campaña de Francisco Labastida Ochoa, entonces pretendiente de la candidatura presidencial del PRI. El motivo: transmitirle al pretenso –a quien la maledicencia identificaba como ‘candidato oficial’– el respaldo de más de 80,000 sindicalizados del ISSSTE a nivel (sic) nacional y de sus respectivas familias? El público: además de Labastida y sus colaboradores, un centenar de agremiados del SNTISSSTE (por siglas no quedamos).

-

”Lo bueno es que el ‘verticalismo corporativo’ (sic), ya terminó. Tal vez ahora se  trata de ‘horizontalismo corporativo’ o de ‘transversalismo corporativo’. Quién sabe.

-

”Porque Acosta Herrera no deja lugar a dudas: no se trata de imposiciones, ¡ni lo permita el nuevo PRI, ay, tan cerca de ti!, sino de ‘optar responsablemente’  ya  que ‘la neutralidad en política es sinónimo de esterilidad’.

-

”Por eso, explica este moderno líder sindical del ISSSTE, los más de 80,000 miembros del sindicato y sus familias decidieron apoyar a Labastida, pero no a tontas y a locas, sino después de un ‘concienzudo proceso de información, debate y auscultación’.

-

”Uno se imagina, multiplicada por 80,000, la edificante escena de cada agremiado en su casa, con su familia, leyendo las sesudas propuestas de cada precandidato y candidato a la Presidencia: ‘Este no, porque se parece a Pinocho’, ‘aquél es reaccionario con botas’, ‘al de más acá le falta fuerza y hace señas obscenas’, ‘este otro perdió toda posibilidad porque hizo un gobierno mediocre en la capital’, ‘en cambio, don Pancho merece nuestro voto, él sí garantiza cómo unir el crecimiento económico estable con la justicia social y ambos con la democracia’.

-

”Eso, querido flaco, es el proceso de información, debate y auscultación. Más tarde cada jefe de familia comunicó a sus compañeros de trabajo su hallazgo, la buena nueva y ¡sorpresa!, encontró que sus compañeros, unánimes, habían llegado después de tan concienzudo ‘proceso de información, etcétera, etcétera’ a la misma, luminosa, conclusión: ‘Hay que apoyar a Labastida’.

-

”Después todo fue designar al centenar de compañeros privilegiados que serían portavoces del mensaje a Labastida e informar a su líder de los resultados de este laborioso y ejemplar ‘proceso de información, etcétera, etcétera.

-

”Ante ello, el líder, demócrata como el que más, no tuvo más remedio que buscar al elegido para darle la magna noticia: como un solo hombre, más de 80,000 compañeros (y sus familias) acudirían a las urnas el 7 de noviembre para votar por Labastida.

-

”Conmovedor.

-

”El señalado por el ‘concienzudo proceso de información, debate y auscultación’, Labastida pues, recibió emocionado esta adhesión espontánea y responsable, y solicitó a los fieles portavoces de los firmes deseos de esos 80,000 trabajadores (y sus familias) ‘su ayuda, su apoyo, en la Ciudad de México y en todo el país, y la presencia, vigor y capacidad que tiene el sindicato de movilizarse (sic) por todo el país para hacer efectivo el apoyo de tantos compañeros del servicio público federal y de sus amigas y amigos’.

-

”Dando y dando. El entonces pretendiente de la candidatura ofreció aumentar los salarios y las prestaciones de vivienda de los funcionarios públicos y empleados del Estado. Recordó, detalle emotivo, que ‘mi primer departamento lo compré así, con un crédito del ISSSTE’.

-

”Con los ojos llenos de lágrimas y después de esta crónica (de El Economista, 20 de octubre), comprobé, flaco, que el corporativismo ha muerto en México.

-

”¿Y todavía me preguntas que cómo ganó Labastida?”

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas