Cuentos de <i>tapados</i>

-

Hace 22 años, en el artículo de portada de la edición número 313 (abril 15 de 1981), Expansión colocaba la lupa sobre el fenómeno de los tapados. En las sedes de los partidos, la temperatura del ambiente empezaba a subir: los políticos mexicanos velaban armas para la contienda por la candidatura presidencial.

-

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI), siete destacados miembros aspiraban a que el dedo de José López Portillo los favoreciera: Miguel de la Madrid, Jorge de la Vega Domínguez, Jorge Díaz Serrano, David Ibarra Muñoz, Pedro Ojeda Paullada, Enrique Olivares Santana y Fernando Solana. Al final, el primero de la lista acabó viviendo en Los Pinos durante seis años; cinco rivales sobrevivieron a la derrota y continuaron su carrera en el sector público; el otro pasó algunos años en la cárcel.

-

En ese momento, el resto de las organizaciones políticas ofrecía un panorama desalentador. Acorralados por el dominio absoluto del PRI, ni las asociaciones de derecha ni los grupos izquierdistas lograban establecer un vínculo poderoso con el electorado.

-

No obstante, una declaración de José Ángel Conchello, en aquel entonces presidente del PAN, permite establecer que, en términos de cultura política, algo se ha avanzado: “Nos han acostumbrado a pensar que, si no fuera por el PRI, México sería un caos. Y la gente por falta de información, por desidia, por conveniencia o cobardía, así lo cree.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Hoy, los mexicanos ya entendemos que la alternancia en el poder no provoca caos, aunque los tapados y las luchas por las candidaturas sigan ocupando un lugar importante en los hábitos y costumbres de la clase política.

Ahora ve
Vecinos exigen a policías que permitan ingresar a Topos a Álvaro Obregón
No te pierdas
×