Cuidado con el oro negro

Cuatro de cada $10 pesos que ingresan al gobierno provienen del petróleo. Esta situación debe mane
Roberto Fuentes Vivar

Cuando el 1º de diciembre de 1976 José López Portillo tomó posesión como presidente de la República, el país inició el camino hacia un espejismo del que saldría mal librado: la petrolización. 20 años después, en otras circunstancias, el oro negro tiende nuevamente a convertirse en una de las principales fuentes de ingresos para México. Esto debe encender los focos amarillos.

-

Uno de los datos más reveladores en este sentido es que durante 1996 los ingresos petroleros alcanzaron un total de $221,787 millones de pesos, con un crecimiento de 10.9% en términos reales, y representaron 38.2% de los ingresos totales presupuestales del sector público.

-

En cambio, los ingresos tributarios fueron, en el mismo lapso, de $191,449 millones de pesos, con una disminución de 0.5% en términos reales, y significaron 32.9% de los ingresos presupuestales del sector público.

-

El hecho de que los ingresos tributarios sean menores a los petroleros podría no ser significativo si se presentara por primera vez y en forma aislada. Sin embargo, existe ya una cierta tendencia en este sentido, pues en 1994 sólo 28.1% de los ingresos totales del sector público provenían del petróleo, mientras que los tributarios llegaban a 41%.

-

Para 1995, la composición se modificó y se inició una nueva tendencia, ya que los ingresos petroleros crecieron a 35.4% y los tributarios se redujeron para representar 34.2%. Ya en 1996, casi cuatro de cada $10 pesos que entraron a las arcas gubernamentales provinieron del oro negro.

-

Los ingresos de los organismos y empresas del sector público, exceptuando los petroleros, han tenido una tendencia descendente en los últimos tres años: en 1994 representaban 23.5% del total de captación, para el año siguiente bajaron a 21.4% y en 1996 sólo representaron 19.6%.

-

Si bien las condiciones que sirvieron de base para el espejismo de la petrolización eran diferentes a las actuales, ya que hace 20 años las exportaciones petroleras eran el sustento del sector externo y ahora las ventas al exterior de manufacturas son el motor del comercio exterior, los ingresos petroleros no dejan de ser un factor de riesgo por las características coyunturales que representan.

-

Durante 1996, la plataforma de producción de petróleo llegó a 2’858,000 barriles diarios y superó todas las marcas históricas. Lo mismo ocurrió con la exportación del oro negro: 1’544,000 barriles diarios. Durante el auge petrolero de los años 80, la cifra máxima de producción fue de 2’669,000 barriles y la de exportación llegó sólo a 1’439,000 barriles diarios, en el año de 1985. En términos generales, México produce y exporta 10% más que durante los años del -boom del oro negro, aunque a precios más bajos (un promedio de $18.9 dólares por barril, contra $25.4 en 1985).

-

En el caso del gas natural también hubo un miniboom durante el año pasado, pues la extracción ascendió a 4,200 millones de pies cúbicos diarios, cantidad 11.6% superior a la de 1995, con un precio de $2.71 dólares por millar de pies cúbicos, cifra 56% mayor a la del año anterior.

-

Un dato realmente positivo es que el gasto de inversión de Petróleos Mexicanos se elevó a $3,473 millones de dólares, cantidad superior en 41% a la del año anterior. La utilidad de operación de Pemex creció 56%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En síntesis, las cifras petroleras del año pasado son, sin discusión, favorables, pero no dejan de tener cierta raíz coyuntural: se presentó una fuerte demanda mundial de hidrocarburos, asunto que puede terminar cualquier día.

Ahora ve
Un dron muestra la destrucción que dejó ISIS en la ciudad siria de Raqqa
No te pierdas
×