Curadora del Museo Luis Vuitton

-

Maletas, accesorios, prêt a porter; en cualquier variante de la moda Louis Vuitton es un nombre que se exhibe y se presume, que significa lujo basado en el savoir faire (o know how). Sus raíces se hunden en una sólida tradición que se inició en 1854 y que hoy se encarga de salvaguardar y procurar Dominique Clemenceau, mujer que vive con la marca, según sus propias palabras, “una historia de amor que inició hace más de 20 años”.

-

El Museo Louis Vuitton está en Asnières, Francia. Para su deleite, Dominique es la encargada del archivo de la firma, la colección, recompra y restauración de los objetos de la casa, así como de la adquisición de artículos de viaje que se remontan incluso al siglo XIV.

-

Dos décadas acariciando tales bellezas le han enseñado algo acerca del estilo, que describe con palabras que abogan más por la expresión de un estado interno que por imágenes puramente exteriores: “Se trata de estar bien con uno mismo, con lo que llevamos puesto, para hacernos reconocer. Creo que hay que amarse para hacerse amar. Para mí no hay buen o mal gusto, sino una manera de ser que no es la misma para cada quien.” Claro que si esta actitud incluye algunos accesorios con el famoso monograma, es difícil no caer en el buen gusto.

Ahora ve
No te pierdas