Da Vinci a la carta

-

En 1952 Dan Robbins inventó la "pintura de numeritos". Uno adquiría un paquete que incluía varios botes de óleo numerados, pinceles y un bastidor que mostraba un esquema lleno de minúsculos dígitos. Si se rellenaban las áreas marcadas con el óleo, uno se convertía en "el creador" de un vangoghiano paisaje con girasoles o de una Monalisa.

- -

Hombres influyentes como Rockefeller o Edgar Hoover (director en turno del FBI) adoptaron tal afición. Hasta hubo una exposición permanente de estos cuadros en los 50 en la Casa Blanca.

- -

El anhelo de genialidad plástica no murió al pasar de moda los cuadros de numeritos. Las lecciones exprés de Bob Ross trataron de convencernos de que podíamos aspirar a ella.

- -

Nuevas variantes de este deseo se aprecian hoy en quienes –siguiendo los pasos de un software como Photopaint, Coreldraw o Freehand– crean cuadros por computadora o adquieren los cursos caseros que se venden en los puestos de periódico por sólo $30 pesos, que hasta dan un diploma por curso terminado.

-

Ahora ve
Este recorrido muestra la historia de la magia de Harry Potter
No te pierdas
×