De la pista a la calle

-

Cuando el objetivo es comodidad las 24 horas del día, la opción ideal es tener en el guardarropa más de un par de tenis. No estamos hablando de los típicos deportivos, sino de los especialmente diseñados para usar en la calle y que por sus materiales (piel, ante, gamuza o tela), son fáciles de combinar con cualquier prenda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- No por ser urbanos, los tenis de calle están exentos de la tecnología y comodidad que ofrecen los deportivos. El diseño se ha vuelto el punto clave en este tipo de zapatos: su combinación de colores y trazos lineales, casi “arquitectónicos”, los convierten en auténticos productos de vanguardia. Sin embargo, no hay que olvidar que originalmente fueron creados como una extensión de los tenis para hacer ejercicio, y como tales, ejercen una función práctica que cada vez se vuelve más versátil.

- Tache al mocasín
Los tenis de calle son un accesorio ideal para vestir de una manera original; su uso es muy variado: en la oficina, en una relajada comida o en un domingo de descanso. Hacen la mancuerna perfecta con unos pants de diseñador o con unos jeans vintage, pero son tan combinables que incluso pueden usarse con un traje de vestir. Ya quedaron obsoletos los mocasines, que aparentaban un fuerte regreso, pues no dan al pie la flexibilidad necesaria al caminar y no son prácticos en todo tipo de terrenos. Definitivamente, dejaron de ser un elemento básico del guardarropa para dar paso a los tenis de calle, que aportan el toque de frescura y versatilidad que les falta a los anteriores. Son los compañeros perfectos para un día de trabajo largo, agitado y caluroso. En conclusión, un must del calzado.

Ahora ve
¿El exgobernador Javier Duarte podría quedar en libertad?
No te pierdas
×