De prisa, a firmar

Aunque persisten diferencias en rubros como acero, productos agropecuarios y ventas a gobierno, habr
Louise Guénette

Los negociadores del acuerdo comercial con Japón iniciaron una décima primera ronda de pláticas el 5 de octubre. Intentarán dar al presidente Vicente Fox y al primer ministro Junichiro Koizumi un tratado para firmar durante su encuentro en el país asiático, previsto del 15 al 17 de este mes.

-

México anhela el libre acceso al mayor comprador de productos agropecuarios del mundo. Japón busca exportar sin aranceles a los mexicanos y desde aquí a Estados Unidos.

-

Los japoneses compran fuera 60% de lo que consumen. Se trata de $35,000 millones de dólares en productos agropecuarios importados anualmente, según Yorizumi Watanabe, jefe de los negociadores de ese país. México apenas surte 1% de tales adquisiciones.

-

Como los demás exportadores, estamos sujetos a cuotas y aranceles de 15% en promedio, dice Gerardo Traslosheros, encargado de las negociaciones por parte de la Secretaría de Economía. Ese proteccionismo se debe a que Japón llega tarde a la liberalización por haberle apostado a los acuerdos multilaterales. Las conversaciones bilaterales actuales con México son las segundas que entabla; las primeras fueron con Singapur, donde el tema agropecuario no pintó.

-

“Estamos arando tierra que no ha sido arada anteriormente”, afirma el funcionario, quien espera una mejor oferta en materia agropecuaria. Al cierre de esta edición, el país asiático mantiene la oferta de eliminar los aranceles sobre 90% de los productos mexicanos actualmente exportados. El problema es que deja fuera la carne de cerdo. Los $200 millones de dólares en productos porcinos representan 11% de todo lo que México vende a Japón y la mitad de su exportación agropecuaria.

-

Por haber iniciado tardíamente, Japón ahora tiene prisa en recuperar las ventajas que ha perdido en México frente a sus competidores: Estados Unidos y la Unión Europea. Solicita una desgravación inmediata en todo. La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero se resiste.

-

La iniciativa privada mexicana también se rehúsa a darles trato nacional a las empresas japonesas en las compras de gobierno, asegura Traslosheros. El asunto cobra más importancia ahora que la Secretaría de Economía instruyó a las dependencias gubernamentales a limitar sus concursos, y dar preferencia a la contratación de obras públicas a empresas nacionales y a las que provienen de países con los que se tienen suscritos tratados comerciales, explica Akira Watanabe, presidente de Itochu México, una de las empresa que participa en licitaciones de la Comisión Federal de Electricidad.

-

Si no se concilian estos intereses encontrados, Fox y Koizumi firmarán un documento que mantiene las cosas como están y deja abierta la negociación, advierte Traslosheros.

Ahora ve
No te pierdas