Debo, no niego... pago, no tengo

Sólo Irak supera a Argentina en nivel de riesgo. Su gobierno insiste en pagar la deuda con una fuer
Adina Chelminsky *

Hay quien dice que el tiempo lo cura todo. A dos años del default de la deuda argentina, existen más preguntas que respuestas en torno a cómo el país va a saldar los más de $100,000 millones de dólares que debe a los mercados internacionales. ¿De quién es la culpa? ¿De un esquema cambiario que destruyó la producción interna; de mucho gasto y poca tributación; de un mal manejo político; o de los inversionistas que compraron papel riesgoso de un país que ya había incumplido en cuatro veces anteriores su deuda?

-

De que va a pagar, va a pagar…
Para Argentina es fundamental regresar al mercado de capitales. Aun con las alentadoras cifras de 2003 y las buenas expectativas para 2004, la recuperación económica es insostenible sin la entrada de dinero fresco, ya sea de organismos supranacionales o de inversionistas privados, que permita revitalizar la planta productiva, cumplir con urgentes demandas sociales y sanear el débil sistema financiero.

-

Hoy, el país sudamericano es considerado el segundo del mundo con mayor riesgo para la inversión extranjera (¡sólo lo supera Irak!).

-

El primer –e indispensable– paso para reducir esta inseguridad es un acuerdo de repago que dé pie a reconquistar la confianza de los inversionistas (después de todo, cuando el precio es el correcto, los mercados eventualmente perdonan y olvidan).

-

La pregunta es cuándo…
Sin embargo, el impasse entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno argentino dificulta y retrasa la solución. La institución multinacional exige un estricto apego a parámetros de política fiscal y monetaria, que el gobierno de Néstor Kirchner se niega a aceptar “a costa del sudor del pueblo”.

-

Sólo cuando exista una sana relación entre Argentina y el FMI, que asegure (o por lo menos guíe) las condiciones económicas, financieras y de buena voluntad necesarias, se va a poder consolidar la negociación con los acreedores privados.

-

…y cuánto
El punto más difícil de predecir es de cuánto va a ser la quita. A pesar de las críticas que se han hecho al ofrecimiento de repagar solamente 25% del valor del principal, Argentina lleva la batuta y tiene el tiempo a su favor.

-

En la medida en que el presidente Kirchner siga demostrando inamovilidad en su ofrecimiento (algo que ha hecho muy bien hasta ahora), mayor fuerza tendrá para que su oferta sea aceptada con poco margen de negociación.

-

Después de dos años, la comunidad financiera está asumiendo –cada vez con mayor resignación– que más vale un mal arreglo que un buen pleito.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

* Comentarios: adina@prodigy.net.mx

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×