Declare por la red

Las declaraciones fiscales electrónicas se introdujeron este año en México para agilizar el cobro
Lucía Pérez-Moreno

Las autoridades tributarias mexicanas están apostándole duro a Internet -para modernizar sus sistemas de recaudación fiscal. A partir de este año, -modificaron las leyes para obligar a las empresas más grandes del país a -presentar sus declaraciones en forma electrónica. Gracias a este cambio, el -Servicio de Administración Tributaria (SAT) –el brazo operativo de la -subsecretaría de Ingresos de Hacienda–, espera ejercer mayor control sobre -las empresas, recibir más ágilmente la información fiscal y evitar los -fraudes.

- Almaquio Tinoco, director general adjunto de planeación y análisis del SAT, -asegura que el programa “está hecho a prueba de balas” pues el nivel de -seguridad que tienen los medios electrónicos es mucho mayor al del papel. El -beneficio es también para los contribuyentes. Luis Mario Cueto, gerente de -impuestos de la empresa química DuPont en México, dice que evita los errores -en el cálculo de los impuestos, permite mayor calidad en la presentación y una -entrega de la información al SAT más directa. “Coadyuva a reducir los costos -tanto del contribuyente como del fisco”, dice.

- No obstante, a pesar de sus múltiples ventajas muchas empresas continúan -utilizando el papel para llenar sus declaraciones y al mensajero para sellarlas. -Y no es que se resistan al cambio tecnológico sino que consideran un poco -drástica la forma en que lo está realizando el gobierno.

- - A SALTO DE MATA
-
-
La urgencia del SAT por lanzar el servicio electrónico de pago de impuestos -es comprensible. Las autoridades de Hacienda querían comenzar cuanto antes a -modernizar los sistemas fiscales del país para agilizar el cobro y el control -de los impuestos.

- Por eso se fueron por la vía rápida. Partiendo del hecho de que las grandes -empresas del país tienen los recursos necesarios para utilizar Internet, -dedujeron que no habría mayor problema y que podían obligarlas a utilizar este -medio, sin antes hacer una prueba piloto.

- Y con muchas empresas los resultados han sido positivos. El gerente de -impuestos de DuPont reconoce que si bien no enviaron el 31 de marzo pasado su -declaración anual al SAT (pues la habían entregado desde febrero), este -corporativo no tuvo problemas ni para bajar el programa ni para enviar las -declaraciones mensuales. “Se nos hizo muy fácil porque nosotros estamos muy -familiarizados con la informática”, afirma. Sin embargo, considera que como -esta tecnología es “algo muy nuevo”, es susceptible de ser perfeccionada. -“Sería bueno que las autoridades fiscales nos mantengan informados de las -actualizaciones que hacen del software”, sugiere.

- Desde que lanzó su programa, el SAT ha venido haciéndole modificaciones -para corregir todos los errores que se han presentado por no haber realizado -antes una prueba piloto. En menos de tres meses actualizaron varias veces el -programa obligando a los contribuyentes a trabajar más. Katryn Lane, directora -de la división consumo de Johnson & Johnson, justifica los problemas que -tuvo el SAT al afirmar que cualquier proyecto nuevo tarda en consolidarse. “Creo -que cuando implantas un sistema hay un periodo de estabilización”.

- - EL PROBLEMA DE LOS SIGNOS DESCONOCIDOS
-
-
El periodo de implantación de esta nueva tecnología fue bastante -desgastante para Johnson & Johnson. Cuando llegó la fecha límite para -enviar por Internet la declaración fiscal anual, el sistema del SAT falló. El -software no reconoció el carácter & (inexistente en español) y rechazó -la declaración. “Lo que causó el problema fue que no pudimos cuadrar los -datos del banco con los de Hacienda porque su programa no estaba preparado para -este carácter que por cierto no tiene traducción al español”, dice Lane.

- En una situación un poco diferente, aunque igual de complicada, se encontró -Jorge Luis Martínez, gerente de impuestos de la disquera BMG-Entertainment y de -otras cinco subsidiarias. Él vio con buenos ojos la nueva iniciativa del SAT e -incluso pensó pagar los impuestos de las otras cuatro empresas subsidiarias que -no estaban obligadas por ley a hacerlo. Se pasó horas tratando de bajar los -programas del SAT por Internet pero sin éxito. “Eran las tres de la mañana y -seguíamos sin poder bajar el programa”, dice en tono amargo. En este proceso, -la ayuda que recibió del llamado Deskhelp del SAT fue muy deficiente. “Siempre -estaban ocupadas las líneas”, dice. Así que a BMG-Entertainment no le quedó -más remedio que enviar con un mensajero un diskette al SAT

- Para algunas empresas el problema no terminó ahí. Enviaron al mensajero al -SAT (muchas en la medianoche del 28 de febrero) para evitar recargos. Pero por -no tener las formas fiscales de Hacienda (supuestamente ya no las necesitaban) -no pudieron imprimir su declaración. “En hojas normales se ponían unos -números al azar”, dice Martínez. ¿Como presentar a los sindicatos unas -hojas con numeritos y sellos de Hacienda? comenta, aunque aclara que este no fue -el caso de la empresa para la que trabaja.

- Sin embargo, muchas de las empresas que no enviaron por Internet su -declaración anual ya están realizando sus pagos mensuales por este medio pues -se dan cuenta de que los beneficios bien valen los sacrificios.

- BMG-Entertainment logró finalmente presentar su primera declaración fiscal -electrónica mensual el pasado 17 de septiembre. Y después de todo el trabajo -que le costó, no tiene pensado volver atrás. “El viacrucis que fue al -principio se acabó”, dice. Él asegura que gracias al SAT se volvió experto -en computación y ahora piensa aprovechar esos conocimientos para agilizar sus -pagos fiscales. “Al principio fue un desastre, pero ahora me parece tan -sencillo...”, afirma. Además, como ya navega fácilmente por Internet, cuando -tiene dudas ya no espera horas en el teléfono sino que envía un e-mail a los -del SAT, quienes le contestan en menos de 24 horas.

- - FAST TRACK
-
-
Aun cuando los problemas se han ido solucionando, Martínez considera que el -SAT debió perfeccionar su programa antes de lanzarlo. “Nos obligaron a hacer -algo que ellos no podían sustentar”, dice.

- Hasta las compañías de cómputo tuvieron problemas en un principio para -enviar sus declaraciones vía Internet. Heriberto Sánchez, gerente de impuestos -de la empresa distribuidora de computadoras Acer Computec Latinoamérica, dice -que tuvo que repetir varias veces las operaciones para bajar el software porque -era difícil leer las instrucciones conforme corría el programa. Él lamenta el -hecho de que el SAT no le haya proporcionado ninguna guía para bajar el -programa, lo que le complicó el trabajo. Si bien logró enviar su declaración -anual a tiempo, dice que muchos otros colegas del ramo fiscal no corrieron con -la misma suerte.

- Pero Sánchez aclara que el problema de modernizar el envío de las -declaraciones no es tanto del SAT, sino que se debe al bajo nivel de cultura -informática que hay en el país. “Muchas empresas en México no tienen el -equipo adecuado o la asesoría interna de su departamento de sistemas como para -realizar operaciones electrónicas”, dice. Además, el SAT prepara sus -programas sin tomar en cuenta que las personas que se harán cargo de pagar los -impuestos no son expertos. “Generalmente el que realiza esta labor es personal -de impuestos que son contadores o abogados y no ingenieros en sistemas”, dice.

- Las propias autoridades fiscales reconocen que subestimaron el nivel de -cultura informática que tienen las grandes empresas del país. “Nuestro -mayor problema fue capacitar a la gente”, dice Tinoco.

- - FRAUDES: ORIGEN DEL PROYECTO
-
-
La idea de comenzar a procesar las declaraciones fiscales por medios -electrónicos surge a finales de 1996, a raíz de varios fraudes cometidos -contra la Tesorería de la Federación. Las autoridades determinaron que la -mejor forma de evitar nuevos quebrantos era desapareciendo el cheque (el cual es -fácilmente alterable), dice Juan Carlos Jiménez, subdirector de análisis -financiero de la Asociación Mexicana de Bancos.

- A finales de 1994 los jóvenes programadores de la subsecretaría de ingresos -(hoy SAT) se pusieron a trabajar en el diseño del programa de llenado de -declaraciones electrónicas. El proyecto tardó tres años en concretarse porque -hubo que superar muchos problemas y, sobre todo, por la necesidad de contar con -esquemas 100% confiables.

- Tinoco, el principal arquitecto del proyecto del SAT, dice que entre los -obstáculos que tuvieron que superar estaba el del tamaño del papel. Antes -éste se parecía más a un rollo que a una hoja. De hecho, en ningún otro -país del mundo se utilizaba un papel tan grande como aquí. “No entraba en -una impresora, así que hubo que esperar a que se redujera en tamaño”, dice.

- Finalmente, el 13 de febrero de 1998, el Diario Oficial de la Federación -anuncia la modificación del artículo segundo fracción VII del Código Fiscal -para obligar a las empresas más grandes del país –de acuerdo a criterios -fiscales y de ingresos– a presentar sus declaraciones vía electrónica.

- Para evitar problemas legales (pues las firmas electrónicas no son -reconocidas por ley), el SAT conminó a las empresas a suscribir un convenio con -el Servicio de Presentación Electrónica de Declaraciones en el que aceptan -enviar sus declaraciones vía Internet.

- De acuerdo con Tinoco, debido a las particularidades del sistema fiscal -mexicano no se copió el software de otros países. “Todos los países (donde -existe) habían tenido problemas”. En Brasil, el país latinoamericano pionero -en declaraciones fiscales electrónicas, hubo problemas legales y en Estados -Unidos fracasó la seguridad debido a los llamados hackers.

- El software mexicano está diseñado de tal manera que es de “fácil uso” -para los contribuyentes, dice Tinoco. El programa permite hacer sumas y restas, -imprimir la declaración, presentarla a los bancos o enviarla por Internet. -Además, no admite errores. “Si el sistema encuentra un archivo dañado, -abierto o demasiado grande, lo descarta inmediatamente”, dice el funcionario.

- Jiménez, de la Asociación Mexicana de Bancos, quien viene trabajando muy de -cerca con el SAT en la modernización fiscal, afirma que si bien el software -trabaja eficientemente, “aún hay ciertos errores pequeños que se deben -corregir”. Él asegura que es necesario agilizar la velocidad con la que se -corroboran los pagos en el SAT, pues en la actualidad este proceso toma -demasiado tiempo.

- - AGILIZAR LOS PAGOS
-
-
Este año, el SAT comenzó a trabajar con los contribuyentes mayores, pero -para 1999 la idea es empezar a dar este servicio a través de la banca -electrónica para que más contribuyentes morales se alisten. Actualmente ya se -están realizando pruebas y muy pronto el banco recibirá la declaración junto -con el pago y lo enviará al SAT en forma comprimida. “Lo que queremos es que -en la misma declaración el contribuyente se conecte automáticamente con el -banco y deposite todo desde su PC”, dice Tinoco.

- Más adelante, el SAT y los bancos tienen pensado abrir el servicio de “diskette -en ventanilla”. Esta última modalidad implica adaptar cada una de las -sucursales de los bancos para que sus sistemas reconozcan el programa del SAT y -tengan la suficiente seguridad (como escudos antivirus). “Tenemos que -establecer procedimientos claros antes de comenzar a dar estos servicios”, -dice Jiménez.

- Este año el espectro de contribuyentes “virtuales” fue poco numeroso. Se -calcula que de las 3,000 empresas más grandes del país, apenas 1,600 -entregaron sus declaraciones fiscales vía electrónica. Pero el futuro de esta -nueva tecnología está asegurado. La razón principal son los costos. Las -empresas ahorran tiempo y dinero al hacer sus pagos y el SAT al captar la -información.

- Lo que antes le tomaba al fisco cuatro días (entre la entrega de las formas -y la captura de la información), ahora lo efectúa en cuestión de minutos y -pronto será en segundos. Alexis Bushdid, gerente de sistemas de DuPont, asegura -que los nuevos recursos electrónicos van a permitir mejorar la situación -fiscal del país pues el gobierno logrará captar más fácilmente los recursos -de los contribuyentes.

- Por lo pronto, el SAT piensa irse más despacio para no verse inundado de -quejas. “No queremos quemarnos con las personas físicas, que es un mundo -enorme”, dice Tinoco. Sin embargo, asegura que “antes de que termine este -siglo los pequeños contribuyentes que cuenten con una PC podremos despedirnos -de la máquina de escribir y de las declaraciones en papel. Ese día muchos ya -lo estamos esperando aunque el cambio signifique un proceso traumático”.

Ahora ve
El último partido del estadio Vicente Calderón, la casa del Atlético de Madrid
No te pierdas
×