Democracia y pobreza

El gobierno chileno intenta erradicar al menos el 9% de indigentes, de un total de 32% de la poblaci
Elia Parra D.

Luego de cinco años de democracia y de haber logrado altos índices macroeconómicos, Chile cuenta todavía con 4370,000 pobres, cifra nada despreciable si se considera que la población del país es cercana a los 13 millones de habitantes. Según la opinión de muchos chilenos, el costo social del neoliberalismo, impuesto a rajatabla por el régimen dictatorial, continúa como un fantasma que podría atentar contra el equilibrio de la democracia, "sin duda porque los regímenes constitucionales posteriores han seguido al pie de la letra el proyecto económico de los militares

- Luis Maira ministro de Planificación Nacional del actual gobierno, militante socialista, no piensa lo mismo: "En plena dictadura militar, la cifra de pobreza en el país llegó a 5.4 millones de personas. Para dicho régimen el asunto no era prioritario". Sostiene, por otra parte, que las prioridades del gobierno de Patricio Aylwin debieron ser, inevitablemente, la transición política a la democracia y mantener la normalidad en el funcionamiento de la economía "es sólo durante esta administración cuando puede enfrentarse directamente el problema de la pobreza, y se está haciendo de manera efectiva: a través de un programa que compromete a todas las secretarias, integradas en un Comité Interministerial Social, en el que me desempeño como coordinador".

- Atención a los "vulnerables"
El Ministerio de Planificación Nacional (Mideplan) es herencia de la antigua Oficina de Planificación Nacional (Odeplan), creada en 1967 durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva, padre del actual mandatario. Su tarea fue la planeación estratégica y regional en un país que es tal vez el más centralista de América Latina.

- Allí, recuerda Maira, se pusieron en practica metodologías propias del Estado moderno, como el sistema nacional de inversiones del sector público, en función de la rentabilidad social y económica de los diversos proyectos. El régimen militar convirtió a la institución en incubadora de sus propias iniciativas modernizadoras; por ejemplo, la municipalización de la educación y la salud y la estrategia de cambio del sistema provisional.

- En 1990, apenas acabado de asumir como presidente Aylwin, Odeplan se convirtió en secretaría, ligándose allí dos grandes áreas: la planificación estratégica con las actividades de la cooperación internacional y de coordinación de políticas sociales. Entre sus tareas se distinguen cinco principales: elaborar la visión del Chile futuro; modernización y actualización del sistema nacional de inversiones; puesta en marcha de estrategias de desarrollo en cada una de las 13 regiones del país; manejo de la cooperación internacional, motor muy importante en los primeros anos del gobierno de Aylwin, cuando Chile recibió unos $1,000 millones de dólares, y, por último, pero no menos importante, generar políticas hacia los grupos “prioritarios" o "vulnerables". El trabajo hacia estos grupos -mujeres, niños, jóvenes, indígenas, incapacitados y personas de la tercera edad- genera las bases, según Maira, para los esfuerzos más amplios de la superación de la pobreza.

- Para cumplir con estos menudos desafíos, Mideplan concerta los esfuerzos de diversas unidades que desempeñan labores específicas. Estas son: el Fondo de Solidaridad e Inversión Social, especie de Pronasol que hace inversiones en localidades pobres y lleva a cabo programas especiales para microempresarios, capacita a la juventud y apoya pequeños proyectos e iniciativas de la comunidad; la Agencia de Cooperación Internacional, que maneja los fondos que aún recibe Chile para el desarrollo de determinadas áreas y gestiona la cooperación del país hacia otras naciones; el Instituto Nacional de la Juventud; el Fondo Nacional de la Discapacidad; el Consejo Nacional para el Desarrollo Indígena y el Servicio Nacional de la Mujer, que a pesar de tener un rango de secretaría cuenta con el apoyo de Mideplan.

- En todo caso, Maira, quien vivió un largo exilio político en México en tiempos de la dictadura militar chilena, desempeñándose como investigador y politólogo de alto nivel, prefiere hablar de los esfuerzos de la actual administración por combatir la pobreza, asunto de la competencia específica de la secretaría que comanda.

- "Vieja pobreza" y "pobreza dura"
"En Chile hay una tradición bastante antigua de elaborar mapas de pobreza a nivel nacional, regional y de comunas", explica Maira. Para ello, cada dos años se realiza una encuesta denominada Caracterización Socio-económica Nacional (Casen), la que junto a otros indicadores conforman el mapa que permite caracterizar a las regiones y comunas más pobres del país. "Este mapa, hoy día actualizado, nos ha permitido priorizar, dentro de un total de 334 comunas que existen en el país, las 71 más pobres, que representan 34% de la población nacional; en ellas hemos impartido un programa piloto de doble localización del gasto social: hacia las localidades más pobres de esas comunas y hacia los grupos vulnerables."

- La última encuesta Casen, de 1992, revela que desde 1990 hasta entonces, 820,000 personas salieron de la pobreza, "pero aún 32.7% de la población mantiene esa condición y dentro de este porcentaje, 9% son indigentes o en extrema pobreza (1,198,000 personas)". Para establecer este último rango se utiliza la metodología de la CEPAL, que mide como indigente a aquél que no alcanza a adquirir una canasta alimentaria básica.

- Por otro lado, el ministro indica que durante el gobierno militar hubo áreas que progresaron, a raíz del proceso de modernización, "y sectores muy significativos quedaron en una situación de atraso, intocados por este proceso". Hoy día, sostiene, conviven en Chile dos tipos de pobreza: una tradicional y otra vinculada a la modernización. La primera, la "vieja pobreza", se manifiesta especialmente en las áreas rurales, es la del campesino tradicional que hoy es asalariado agrícola.

- "Los índices de pobreza más altos están en localidades rurales: las 77 comunas más pobres de Chile, en términos porcentuales, son todas rurales". Sin embargo, según Maira, allí ciertos proyectos productivos pueden lograr buenos resultados.

- En cambio la otra pobreza, llamada “pobreza dura", es nueva y propia de la modernización y está asociada a factores de desintegración social. La padecen los trabajadores urbanos de bajos ingresos, que están en un contexto de violencia, drogas, alcoholismo y desintegración familiar. Existe en regiones muy ricas del país que cobijan comunas muy pobres donde vive la mano de obra barata que permite esa riqueza. "Allí no bastan los proyectos productivos; hay que realizar un conjunto de transformaciones anexas que dificultan su superación; a pesar de que en porcentaje es menor que la rural, es mucho más crítica", sostiene.

- En todo caso, el fenómeno de la pobreza en Chile es extraordinariamente dinámico. "De una a otra encuesta Casen debemos hacer los mapas de pobreza de nuevo, porque mientras en determinado periodo se localiza en ciertos lugares, de pronto desaparece y se da en otros", dice Maira. La tradicional se mueve poco, aunque hay una fuerte migración rural-urbana: de acuerdo con el censo de 1992, Chile se está convirtiendo en uno de los países más urbanos, con 82% de la población viviendo en las grandes ciudades.

- Esfuerzos conjuntos
Pero Mideplan no se ha quedado en los diagnósticos. Como ministerio coordinador del Comité Interministerial Social, es el principal responsable del Programa Contra la Pobreza iniciado por este gobierno.

- Este programa tiene cuatro principios básicos, apunta Maira: "Debe comprometer la acción de todo el sector público; busca también el compromiso del sector privado; territorializa los programas contra la pobreza y requiere de la participación de todos los grupos y organizaciones en cada región".

- Para conseguir sus metas, y respecto del primer principio, se instauró el Comité Social donde trabaja directamente él presidente de la república junto a 13 secretarios de Estado. Allí se elaboró el proclama, que cuenta con una Secretaria Técnica donde cada ministro ha colocado a un asesor de su alta confianza. A partir de esta instancia nacional se crearon comités regionales en todo el país, a cargo de los gobernadores y donde participan las autoridades municipales y los dirigentes de las principales organizaciones regionales y comunales. "Todos ellos identifican proyectos productivos para superar la pobreza: caminos que faciliten la salida a los mercados, fábricas que ofrezcan trabajo, etcétera". Mideplan recibe estos proyectos y, a través de la instancia regional de planificación y con apoyo de los gobiernos regionales, los convierte en proyectos específicos, evaluando la inversión necesaria y considerando la conjunción de esfuerzo público y privado.

- Para facilitar la participación de la iniciativa privada, el presidente de la república constituyó un Consejo Nacional para la Superación de la Pobreza, donde hay 18 líderes de la sociedad civil: dirigentes empresariales, líderes obreros, renombrados artistas e intelectuales y dirigentes de masas.

- En cuanto a la territorialización de este empeño, ya existen 13 programas regionales, “para ver la dimensión más directa del problema". El principio de la participación se cumple integrando el trabajo de detección de proyectos y su puesta en marcha a los grupos y organizaciones existentes en las regiones y comunas.

- Maira se muestra optimista frente a los logros alcanzados hasta ahora, pero no menos realista. "Nunca extirparemos la pobreza de raíz, sostiene. AI margen de que se trata de un problema mundial, en Chile coexisten dos circuitos: uno de atraso y otro de modernidad. En los años iniciales de la democracia se absorbió toda la pobreza blanda, con el aumento del uso de la capacidad instalada de las fabricas y la creación de nuevos servicios, y ha quedado una masa más difícil de absorber; de allí que el gobierno le ha dado prioridad a este programa". La meta de la actual administración, de aquí al año 2000, es tratar de suprimir el 9% de extrema pobreza, "o bajarla a un mínimo y mejorar las condiciones del resto de los desposeídos".

Ahora ve
A partir de diciembre, el salario mínimo en México sube 8.32 pesos
No te pierdas
×