Desaceleración económica a la vista

El crecimiento de la economía en el segundo trimestre fue una verdadera desilusión. Si usamos la f
Jonathan Heath

El pasado 16 de agosto, el Inegi reportó que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 3.1% en el segundo trimestre del año respecto del mismo periodo del año pasado. Si esta tasa se ubica significativamente por debajo de la de 4.9% alcanzada a fines de 2004, es realmente peor de lo que se ve a primera vista. Habría que recordar que contiene un sesgo positivo por aquello de la Semana Santa, que hace que comparemos un periodo con más días laborables este año con relación al mismo lapso del año anterior. Dado que pasó lo contrario en el trimestre anterior, debemos tomar el promedio de crecimiento de los dos trimestres para neutralizar el efecto y así tener una idea más clara del crecimiento en la primera mitad del año. Y como crecimos 2.4% en el primer trimestre y 3.1% en el segundo, el promedio nos da 2.8%, más de dos puntos porcentuales menos de lo que crecíamos al cierre de 2004.

-

El fenómeno de la Semana Santa y la cantidad de días laborables son elementos relacionados con la estacionalidad que terminan por distorsionar la lectura de las cifras. Por esta razón, en Estados Unidos siempre se ha calculado el crecimiento del PIB a través de series desestacionalizadas. De esta manera, se puede calcular el crecimiento respecto del trimestre inmediato anterior y obtener una idea más clara de cuánto fue el comportamiento de la actividad económica en el margen. Así cuando nuestro vecino del norte reporta un crecimiento de 3.4% en el segundo trimestre, la manera de interpretar la cifra es que ésta sería la tasa de todo el año, si cada trimestre se comportara como el segundo. El Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi) empezó a realizar ajustes estacionales a sus cifras desde antes de 2000, pero no los reporta en la misma forma. No obstante, la tasa equivalente para México sería de 1.7%, que es radicalmente diferente al comportamiento de la economía estadounidense.

-

¿Qué explica una caída en el PIB en el segundo trimestre? Parte de la razón es que tuvimos una disminución en la producción agrícola, que cayó 3.3% respecto del mismo periodo de 2004. Pero lo esencial radica en un comportamiento muy desfavorable en la producción manufacturera. El Inegi ya había adelantado parte de la mala noticia, cuando informó que el sector manufacturero había disminuido 0.2% en junio comparado con el mismo mes del año pasado. En términos desestacionalizados, esto equivale a una caída de 1.1% respecto de mayo. Pero, ¿cómo podemos explicar esta caída?

-

Una primera explicación radica en el desplome de la producción automotriz, que después de crecer 5.6% en mayo, cayó 9.6% en junio. Este sector, que fue la estrella en la última mitad de la década pasada, tiene cinco años de caídas continuas. La producción proyectada para 2005 apunta hacia casi una tercera parte menos de lo que fue en 2000. Si ésta es la explicación principal, entonces debemos esperar todavía peores noticias para julio, ya que la producción vehicular cayó 13.2%.

-

Sin embargo, no puede ser que el comportamiento negativo de toda la economía se explique a través del mal desempeño de un solo sector. Más bien, parece que las altas tasas de interés que han resultado de la política monetaria restrictiva de los últimos dos años, finalmente empiezan a frenar la marcha de la economía nacional. Si esto es cierto, no será posible ver una recuperación en forma hasta que el Banco Central termine su ciclo actual y permita que las tasas empiecen a bajar.
-
-El autor es director de Estudios Económicos de HSBC México.
Comentarios:
jonathan.heath@hsbc.com.mx
Su página de internet es
www.jonathanheath.net

Ahora ve
No te pierdas