Desde la cama

-

Más allá de cualquier convención que invite al descanso, la cama juega un papel primordial en nuestras vidas y en cuestión de cine es un elemento de importancia vital en varias cintas que la retratan como artículo de reflexiones y cambios, invitaciones sensuales y sexuales, catedrales de nuestras mayores pesadillas y sueños, e incluso como últimos recintos de nuestra existencia.

-

La Doble Cama (Le Lit a Deux Places) 1966, Francia/Italia, 120 minutos.
De Jean Delannoy, Francois Dupont-Midy y Gianni Puccini, con France Anglade, Michel Serrault, Margaret Lee, Dominique Boschero.

-

Quizás la única película donde la cama es la protagonista, esta cinta gira en torno a una venta de camas y las historias de sus compradores.

-

Extasis (Bliss) 1997, Estados Unidos 103 minutos.
De Lance Young, con Craig Sheffer y Sheryl Lee.

-

Una de las mejores cintas eróticas que no cae en acercamientos soft-porn, sino que se preocupa en narrar una buena historia. La cama está presente en todo momento y sirve como marco para delinear los tonos dramáticos y narrativos.

-

El Exorcista (The Exorcist) 1973, Estados Unidos, 121 minutos.
De William Friedkin con Linda Blair, Jason Miller, Max Von Sydow y Ellen Burstyn.

-

Un dramatismo de la cama en la intensa historia de la niña poseída por el diablo. La cinta hace ecos del miedo a la religión y es una de las piezas claves del cine de horror.

-

Misery (Misery) 1990, Estados Unidos 107 minutos.
De Rob Reiner, con James Caan y Kathy Bates.

-

El terror de lo que una cama puede significar y de estar atado a ella sin poder escapar está perfectamente ejemplificado en esta adaptación de la novela de Stephen King.

-

He aquí tan sólo unos de los muchos ejemplos “encamables” que podemos encontrar pero ciertamente todos valen la pena y más si se pueden disfrutar desde el lecho.

Newsletter
Ahora ve
Autoridades de Corea del Sur recuperan ferry naufragado
No te pierdas