Despacio, que voy de prisa

Un ambicioso proyecto -que incluye no sólo manejar el Hipódromo de las Américas, sino la construc
Maricarmen Cortés

A fines de mayo se anunció que el Grupo ECE (Empresas de Comunicación y Entretenimiento) ganó la licitación para operar el Hipódromo de las Américas que, como se recordará, está cerrado desde hace un año, cuando en forma sorpresiva el gobierno incautó las instalaciones y retiró la concesión que manejaba –con libertad envidiable– el empresario veracruzano Justo Fernández, un gran amigo del “hermano incómodo”, Raúl Salinas de Gortari.

-

ECE, una empresa inscrita en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), es lo que en Estados Unidos se conoce como una sociedad de “tyros”, o empresarios novatos, ya que si bien está presidida por Claudio X. González –el también presidente de Kimberly-Clark de México y uno de los más importantes hombres de negocios del país–, fue fundada hace ocho años por un grupo de jóvenes empresarios, quienes actualmente la dirigen: Guillermo y Esteban González Guajardo –hijos de don Claudio–; Emilio Azcárraga Jean –el hoy presidente de Televisa–, Miguel Alemán Magnani –hijo de Miguel Alemán Velasco– y Javier Prado, quien es el director comercial.

-

ECE es el franquiciatario exclusivo en México de algunos de los restaurantes más de moda entre los jóvenes de todo el mundo, así como de las tiendas integradas a los mismos. Hoy día opera un total de siete restaurantes Hard Rock Cafe; cinco Planet Hollywood; un Official AllStar Cafe y próximamente abrirá dos Rainforest Cafe, otro Hard Rock en Manzanillo, y en la ciudad de México el primer Planet Hollywood y el primer Official All-Star Cafe.

-

¡Aaaarrrancan…!
-
Junto con ECE, una empresa inscrita en bolsa desde marzo del año pasado, participa como accionista minoritario –con 49% del capital– el grupo Maxxam Inc, presidido por Charles Hurwitz, que se ubica entre las 500 corporaciones más grandes de Estados Unidos. Desde 1995, dicho grupo maneja el Sam Houston Race Park, el primer hipódromo que inició operaciones en Texas y que es hoy uno de los más importantes de la Unión Americana. En 1996, Maxxam registró ventas netas por $2,543 millones de dólares, activos por $4,100 millones de dólares y participa, además, en la industria del aluminio con Kaiser Aluminium Corporation, en la producción forestal con The Pacific Lumber Company y en el negocio de bienes raíces con Maxxam Property Company.

-

Sin embargo, a pesar del gran interés que existe por parte del gobierno del Distrito Federal, de los caballistas y de los criadores de caballos –pasando desde luego por los amantes de las apuestas–, el Hipódromo de las Américas continúa sin reanudar sus operaciones debido a que se prolongaron, por un tiempo mayor a lo esperado, las negociaciones para la firma del convenio entre ECE-Maxxam y el gobierno.

-

Se espera que una vez firmado el convenio y los contratos respectivos –lo que deberá realizarse a más tardar en agosto–, el hipódromo pueda volver a operar para fines de 1997, lo que evidentemente desespera a muchos de los interesados, pero no a Charles Hurwitz, quien está convencido de que es un negocio a largo plazo y que no deben precipitarse en la toma de decisiones. El proyecto de ECE-Maxxam no es sólo manejar el hipódromo o las apuestas de caballos, sino construir un centro de entretenimiento familiar, que sea uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de México, y que –como su nombre lo indica– efectivamente se convierta en el hipódromo “de las Américas”, porque se pretende conectarlo en tiempo real a las carreras de otros lugares del mundo y, desde luego, con el Sam Houston Race Park.

-

Ni a Charles Hurwitz ni a Guillermo González, el director general de ECE, les preocupa el cambio de gobierno en el Distrito Federal y el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas, porque aseguran que con su proyecto –que abarca la construcción de un hotel, de un Official All-Star Cafe y de otras tiendas y restaurantes– ganarán todos los involucrados en el negocio del hipódromo: el gobierno federal y el capitalino, por los ingresos que se cobrarán tanto a las apuestas como a las carreras, los caballistas y criadores de -caballos –que también participan de los ingresos–, y el público, porque se tendrá acceso al centro de entretenimiento familiar con instalaciones de primer mundo.

-

Entre los puntos a definir están, por un lado, el monto verdadero de los pasivos por parte de la empresa de Justo Fernández y, por el otro, todos los aspectos en materia fiscal, como son los impuestos de operación y los que se retendrán a los ganadores de las apuestas, ya sea de las carreras que se realicen en el Hipódromo de las Américas como de las que se realicen en otros países, pero se transmitan en México.

-

Desde luego, habrá que esperar a escuchar la opinión de Cárdenas y de los perredistas, porque todo indica que será bajo su gobierno cuando finalmente se reinaugure el hipódromo. Aun bajo el supuesto de que se adelante la firma del convenio con el gobierno, ECE y Maxxam no quieren apresurarse, porque se requiere de una inversión inicial de $20 millones de dólares tan sólo en lo que se refiere a la reparación de las muy deterioradas pistas, el entrenamiento de los caballos tras un año de no participar en carreras y la renovación de las instalaciones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Evidentemente, Hurwitz y González Guajardo confían en que Cárdenas apoye este importante proyecto para el Distrito Federal; de cualquier forma, un hecho que explica su optimismo y el que descarten problemas de índole político, es que las 54 hectáreas que comprenden los terrenos del Hipódromo de las Américas son propiedad federal, y el gobierno federal –a través de la Secretaría de Gobernación– realizó la licitación y apoya, desde luego, el proyecto ECE-Maxxam.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×