Desventuras de un magnate

Slim falla el tiro y vende su parte de Cablevision.
Roberto Aguilar

La venta de acciones del principal operador de televisión por cable de la capital se topó con la apatía de los inversionistas extranjeros. El equipo de Carlos Slim pretendía obtener $300 millones de dólares a través de una oferta de títulos en México y en el extranjero. Con esta operación se desprendería de 49% de Cablevision, que adquirió en 1995 por $211 millones de dólares. La tan esperada colocación se realizó únicamente en el mercado local y se recabaron $200 millones de dólares.

-

Algunos especialistas atribuyen el fracaso de la transacción a la deficiente estrategia de promoción de los intermediarios extranjeros que coordinaron la oferta global –UBS y Credit Suisse– y a la baja en las acciones de compañías estadounidenses de televisión por cable el día en que se determinó el precio de salida de Cablevision. Este tropiezo provocó que Slim volviese a valuar su inversión en sólo $2 millones de dólares después de siete años, considerando los $13 millones de dólares de utilidades que obtuvo durante este lapso.

-

En 1994 inició la apertura del mercado de telecomunicaciones y el millonario mexicano estaba dispuesto a controlar la mayor parte de las alternativas de acceso telefónico. Cablevision se perfiló entonces como una opción viable; sin embargo, las autoridades en materia de competencia impidieron que controlara la compañía. Tuvo que conformarse con 49% de ella y el resto continuó en manos de Televisa.

-

El avance tecnológico convirtió rápidamente a la televisora de paga en una potencial competidora de Telmex: además de ofrecer programación por cable, comercializa acceso a internet y próximamente telefonía. Tal circunstancia y las limitaciones regulatorias motivaron a Slim a desprenderse de sus intereses. El proceso tuvo que esperar a que las condiciones de los mercados financieros fueran favorables.

-

La oferta de acciones fue secundaria; es decir, que los recursos no serán utilizados en el crecimiento de Cablevision. Más bien pasaron directamente a las arcas de América Móvil, propiedad del magnate. Ante este escenario, los analistas esperan que en los siguientes meses Televisa decida vender parte de sus posesiones en los mercados financieros internacionales para cubrir proyectos y/o adquisiciones del operador de televisión por cable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Sin embargo, Cablevision aclara que la intención de Televisa es mantener sus intereses y financiar la expansión del negocio a través de créditos o emisiones de deuda.

Ahora ve
Esto es lo que le falta al Sistema Nacional Anticorrupción
No te pierdas
×