Dinero y política

-
Sergio Sarmiento*

La política es fundamentalmente un asunto de dinero. Lo era antes –sólo -que no nos dábamos cuenta con tanta claridad– y lo es ahora. Está ahí como -ejemplo la disputa sobre quién debe pagar la educación del Distrito Federal. -En principio, a todos los políticos les debería parecer razonable que la -entidad más próspera de la federación pague su propia educación pública, -como lo hacen todos los demás Estados. Pero el PRD se opone, no porque esté -ideológicamente en contra de una medida que tiende a fomentar la equidad entre -las entidades sino porque necesita que el jefe de gobierno de la capital, -Andrés Manuel López Obrador, cuente con la mayor cantidad de dinero disponible -para buscar la Presidencia de la República en 2006.

- A esto se reduce la disputa sobre la modificación del artículo 122 de la -Constitución que haría que el proceso de descentralización de la educación, -que se ha llevado ya a cabo en el resto de las entidades de la federación, se -aplique también al DF.

- Es verdad que hay razones para cuestionar cómo se ha realizado esta -descentralización. En particular debe censurarse la pretensión de los -legisladores del PRI y del pan por garantizarle un monopolio al Sindicato -Nacional de Trabajadores de la Educación en el nuevo sistema educativo -descentralizado del Distrito Federal. Pero lo que no tiene sentido es pretender -que la más rica entidad de la federación no pague su educación como lo hacen -los demás Estados.

- López Obrador necesita dinero para promover su candidatura al gobierno de la -República, de ahí su oposición a la medida. Uno podría pensar que gastar -dinero en educación sería un punto a favor de su gobierno. Pero el problema es -que este gasto adorna poco en términos políticos. El jefe de gobierno prefiere -iniciar sus propios proyectos de gasto, incluso en educación, como lo ha hecho -con la Universidad del Distrito Federal. Los proyectos de los segundos pisos del -Periférico o la entrega de dinero en efectivo a las personas de la tercera edad -también son identificados claramente con el tabasqueño, por lo cual tienen un -beneficio político directo para su persona.

- López Obrador no es el único político que utiliza los recursos públicos a -su cargo para mejorar su imagen. Lo hacen muchos otros. Está ahí el caso del -gobernador del Estado de México, Arturo Montiel, que está pagando con dinero -público una campaña de promoción de su imagen a nivel nacional. Quizá no sea -justo, pero no hay duda de que en los nuevos tiempos de la democracia la -política se hace con dinero. Y es esto lo que se discute cuando se trata de -quién debe pagar la educación pública en el Distrito Federal.

-

* El autor es analista político.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×