Directamente del establo

Un productor lanzó una leche premium en envase de vidrio. Quiere venderla como artesanal.
RCL

Gabriel Irurita representa a la cuarta generación de lecheros en su familia. Desde su bisabuelo –que vendía en carreta–, pasando por su abuelo –quien creó la marca La Palma y luego Alpura junto a otros productores– hasta su padre y él mismo. Animado por tanta tradición, el heredero lanzó la marca de productos lácteos Bové para el segmento premium, en un sector altamente competido.

-

Con este contexto,  ¿qué tiene por ganar? Gabriel cree que justamente la competencia ha provocado que los márgenes sean casi nulos. “Y para poder bajar precios utilizan desde fécula de papa hasta manteca de cerdo.”

-

Con el fin de sacar ventaja de este escenario, invirtió $10 millones de pesos para instalar dos plantas de producción en Querétaro y Guanajuato. Desde ahí surte a 30 tiendas y supermercados en el Distrito Federal, Querétaro, San Miguel de Allende y Pachuca.

-

Actualmente produce 700,000 litros de leche y prevé aumentar a tres millones de litros para fin de año. “Produciremos 30 toneladas de lácteos, incluyendo crema, mantequilla, nata, yogur y queso”, agrega.

-

Sus plantas-establos están apostando al segmento de población que está dispuesta a pagar un poco más por ”leche que sepa a leche”, enfatiza el entrevistado. Un litro de Bové se vende a unos $16 pesos, mientras que el promedio de la competencia lo hace a menos de la mitad ($7 pesos). Sus principales competidores son Parmalat, Lac Del, Alpura, Lala y Los Volcanes.

-

Como Santa Clara –pero en tiendas de autoservicio, no en locales propios– Bové resaltará lo artesanal, natural y nutritivo; incluso se vendrá en envases de vidrio. Tal como lo hizo su bisabuelo, pero sin carreta.

Newsletter
Ahora ve
¿Qué medidas tomará la CNDH en México en contra de los asesinatos a periodistas?
No te pierdas