Ditemsa <br>A sustituir importaciones

Confiada en los bajos costos de producción de México, esta subsidiaria de Grupo Industrial Saltill

Grupo Industrial Saltillo (GIS) aprovechará la plataforma tecnológica de su empresa Ditemsa para incursionar en el diseño y fabricación de moldes de precisión para inyección de plástico, productos que actualmente son importados en su totalidad y que representan ventas garantizadas de $100 millones de dólares anuales en el mercado mexicano. El proyecto, que se desarrollará en tres módulos, inicia este año con una inversión de $13.5 millones de dólares y la creación de alrededor de 100 empleos directos.

-

Ernesto Garza Martínez, director general de la División Metal Mecánica del consorcio, explica que la inquietud de diversificación y crecimiento se combinó con las necesidades de General Electric. Como proveedora de materia prima para la producción de moldes, la multinacional está muy interesada en promover el establecimiento de plantas en México. Alfredo López, encargado de la Gerencia de Nuevos Negocios, aclara que para Ditemsa se trata de un negocio estrechamente vinculado con la competencia y habilidades actuales de la compañía, orientada a producir herramentales complejos, principalmente para la industria de la fundición, además de fabricar dispositivos de medición y maquinaria para la automatización y movimiento de materiales.

-

Con una experiencia de 16 años, Ditemsa competirá contra las firmas extranjeras que actualmente dominan el mercado nacional. Sin embargo, Juan Carlos Valdés, director de la firma, dice que también hay conciencia de que se debe asumir el riesgo paulatinamente y, por ello, este proyecto de $45 millones de dólares será desarrollado por etapas. Aunque la idea es operar al 100% dentro de cinco o seis años, los tiempos se ajustarán en función de la respuesta de los clientes y de la habilidad de Ditemsa para convencerlos de la calidad de sus productos. La prueba de fuego empezará después de julio de 1998, mes en el que arrancarán operaciones.

-

APOYO DE FUERA
-
De acuerdo con Garza, uno de los aspectos que más los motivó para embarcarse en la aventura fue el alto grado de complejidad de los moldes, pues se trata de diseños muy especiales que demandan estrictos estándares de precisión en el acabado. “Es el tipo de negocios en el que nosotros, como política, nos metemos.” Afirma que les interesan particularmente los retos que requieren la aplicación de tecnología de punta porque ésta es la vocación que ha tenido Ditemsa y finalmente es lo que da valor agregado a un producto. Este proyecto en particular requirió realizar una selección de lo mejor que ofrecían las tecnologías europea, estadounidense y japonesa, además de desarrollos propios.

-

Sin embargo, la dependencia de asesores extranjeros será muy intensa al inicio, si bien uno de los objetivos prioritarios es desarrollar una habilidad de diseño propia que a la empresa norteña le abrirá la posibilidad de estar en condiciones para competir con los proveedores de otros países. “En este sentido, ya tenemos el compromiso de técnicos extranjeros que van a apoyar el desarrollo de la operación y van a garantizarnos que de entrada tengamos la tecnología que requerimos”, puntualiza el directivo. Un equipo de seis técnicos italianos será el responsable de participar en las diferentes etapas del proyecto hasta que los especialistas mexicanos estén en condiciones de controlar el proceso.

-

Otro aspecto fundamental es la preparación del personal. Para ello están diseñando un plan de capacitación que inicia con la transferencia de tecnología por parte de los expertos italianos. “Estructuralmente hablando, estamos preparados para absorber la tecnología y que ésta quede no sólo en la mente de nuestras gentes y en sus habilidades manuales, sino también debidamente documentada”, expresa Garza.

-

Como parte del proceso de entrenamiento, y aplicando una visión de largo plazo, los directivos de Ditemsa acudirán a una o dos escuelas técnicas de Saltillo para elaborar conjuntamente un programa de desarrollo. Este implicaría modificar los planes de estudio e incorporar avances tecnológicos que, por el momento, no existen en el país. Incluso tienen programado traer maestros de España para asesorar a las instituciones en técnicas de enseñanza. A todo ello se suma el compromiso de equipar a las instituciones para que los estudiantes realicen sus prácticas. “Sentimos que es un efecto colateral muy favorable a la comunidad.”

-

Además de contratar personal nuevo, la planta echará mano de algunos técnicos que ya laboran en la compañía y que serán los encargados de trabajar directamente con los asesores extranjeros. El primer módulo, que requerirá la creación de 75 puestos de operarios, está diseñado para cubrir alrededor del 15% de la demanda nacional. “Obviamente nuestra intención al incursionar en este negocio es tener una perspectiva de toda América”, señala el directivo. Sin embargo, al principio Ditemsa se concentrará en las empresas nacionales, pues un elemento fundamental de su plan de negocios es acaparar 50% de la demanda una vez que estén en operación los tres módulos.

-

SIN INSTALACIONES
-
Los moldes para inyección de plástico tienen alta demanda en los sectores automotriz, electrodoméstico, telecomunicaciones y electrónica; además, cumplen con ciertas aplicaciones en los giros de empaques, fotografía y tecnología óptica.

-

López asegura que han escuchado a varios de los clientes potenciales, quienes ya les habían externado su necesidad de contar con un proveedor nacional que les ofrezca productos de calidad internacional y que al mismo tiempo les garantice un servicio rápido. El directivo confía en que esta firma se encuentra en condiciones de cumplir las especificaciones de diseño y, al mismo tiempo, competir con costos más bajos en las operaciones relacionadas con desarrollo de herramentales y asistencia a clientes.

-

Aunque todavía no existen las instalaciones físicas del primer módulo, los directivos están promoviendo la visita de sus futuros clientes a la planta de Ditemsa para que conozcan el nivel de su desarrollo tecnológico. Garza señala que uno de los factores que tienen a su favor es la exportación directa a Estados Unidos. Desde su punto de vista, cada módulo tendrá capacidad para vender entre $20 y $25 millones de dólares anuales; de ahí la importancia de iniciar la promoción en un mercado que ha crecido aceleradamente en los últimos cinco años.

-

Una vez que arranque la primera planta, se irán ajustando los detalles y la ubicación del resto de los módulos estará en función de la demanda del mercado. Valdés no duda en que la incursión de esta empresa en nuevos segmentos abrirá interesantes oportunidades: “Por su complejidad técnica, este tipo de proyectos se traduce en crecimiento desde el punto de vista de capacidad tecnológica de la organización. Y esto repercute en la capacidad para afrontar otros negocios más complejos.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Queda pendiente, sin embargo, la velocidad con la que el mercado responderá a la oferta de GIS. Ante una recuperación incierta aún y con la presión que sabe oponer la competencia extranjera, la meta de alcanzar 50% de la demanda podría tomar más tiempo del pronosticado.

Ahora ve
Nueva York recibió con protestas a Donald Trump
No te pierdas
×