Dos recetas en cuestión

-

Durante este segundo trimestre se espera una caída del Producto Interno Bruto mayor a 4%, con el consiguiente impacto sobre las tasas de desempleo. Ya en marzo pasado, según las cuentas del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el ejército de desempleados ascendía a 7.5% de la población económicamente activa. Y esa cifra, como se sabe, excluye al sector informal.

-

Por ello resulta escandalosa la sola "sugerencia" de Guillermo Ortiz Martínez, secretario de Hacienda y Crédito Público, de elevar aún más la tasa del Impuesto al Valor Agregado, que tanto malestar ha generado en la población desde que se incrementó de 10 a 15%. Si bien funcionarios de esa dependencia desmintieron tal propuesta, varios diputados la admitieron. La cuestión es que no se puede encarecer más el consumo, cuando éste se encuentra en el nivel más bajo de las últimas décadas. Además, durante el primer trimestre las finanzas públicas alcanzaron un superávit de N$ 8,990 millones de nuevos pesos, 80% superior al obtenido en el mismo lapso de 1994, lo cual ‑dicen los analistas de Tendencias Económicas y Financieras ‑ indica que el sector público "ha ampliado sus márgenes de maniobra para incidir en el comportamiento de las variables económicas en los últimos meses".

-

Y lo anterior significa que el gobierno puede participar en los mercados financieros como, generador de liquidez, para mantener y acentuar la tendencia descendente de las tasas de interés. Por lo tanto, no se justifica de ninguna manera la idea de elevar impuestos. Nadie quiere más impuestos.

-

Por otro lado, mientras se confirma la tendencia a la baja de la inflación, ya están sentadas las bases para la consolidación del superávit comercial. Aunque efectivamente no se puede sustentar la competitividad de los exportadores mexicanos en una moneda subvaluada, muchas empresas han multiplicado sus ventas foráneas, al mismo tiempo que las importaciones han reducido su ritmo de manera drástica.

-

En este sentido, la labor gubernamental debe ser incrementar los apoyos a empresas medianas y pequeñas, para que éstas puedan suplir con exportaciones las graves carencias del mercado interno. Y esos apoyos deben ir mucho más allá de las desregulaciones de carácter administrativa, que la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial dio a conocer el pasado 9 de mayo. La planta productiva nacional espera medidas más profundas en torno a las prácticas desleales en el comercio con el exterior, la política fiscal y las deficiencias en infraestructura, entre otros factores. Lo que definitivamente no necesita es una mayor tasa impositiva.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los Editores

-

Ahora ve
Japón presenta su primer avión comercial en 55 años y podría cambiar el futuro
No te pierdas
ç
×