Dr. Frankenstein se <br>defiende

¿Miedo al fin del milenio? Espere a ver lo que hay en su plato.

¡Detenga esa cuchara! ¿Sabe de dónde vienen esos elotes que está a punto de comer? ¿No serán de esos alimentos “Frankenstein” que tanto temor han causado en Europa y ahora en Estados Unidos? Los ambientalistas encontraron un nuevo enemigo: las empresas que modifican genéticamente la producción agrícola.

-

Por ejemplo, Novartis desarrolló un tipo de maíz capaz de sintetizar las proteínas que lo defienden de algunas plagas. La empresa dice que servirá para reducir el gasto en plaguicidas y eliminar algunos daños al ambiente. Otros desarrollos permiten obtener más kilos por hectárea.

-

Pero los ambientalistas alegan que todavía no se han estudiado bien los efectos de los alimentos genéticamente modificados en la naturaleza y en el organismo humano. La campaña contra las compañías ha sido grande. Monsanto ha sido apodada Mutanto y una de sus semillas mejoradas era conocida como Terminator aún antes de salir del laboratorio.

-

 “La industria de la protesta ha ido demasiado lejos –se quejaba Edward Shonsey, director ejecutivo del área de semillas de Novartis, en una entrevista con The New York Times –. Han pasado las barreras de lo razonable y ahora es nuestro papel defender la biotecnología”.

-

Robert Shapiro, presidente ejecutivo de Monsanto, se metió a la boca del lobo y en una reunión de Greenpeace en Londres reiteró que la empresa continuará sus trabajos de biotecnología, “porque creemos que es una herramienta sustentable y útil para la agricultura y la nutrición y para atender las necesidades mundiales de alimentos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Shapiro también se comprometió a continuar el diálogo con las organizaciones ambientales. DuPont no esperó a que las protestas llegaran a Estados Unidos. Desde septiembre, su presidente, Charles Holliday, reconoció que las empresas han actuado con frecuencia como si el público no tuviera razón en estar preocupado. En todo caso, dijo, lo que las compañías deben hacer es informar al consumidor de dónde procede su comida.

Ahora ve
El gobernador general de Canadá rompió el protocolo con la reina Isabel II
No te pierdas
×