Ecoeficiencia, necesidad operativa

Las medidas de optimización de recursos y procesos en la elaboración de productos de metal no sól
Gerardo Moncada

"Ecoeficiencia, ahí está el futuro inmediato." Con esa expresión –que repiten fervorosos–, los funcionarios ambientales buscan convencer a propios y extraños para que se monten en la nueva ola empresarial. Buena parte de los industriales mexicanos piensa que se trata de otra artimaña oficial para obligarlos a cumplir con la normatividad ecológica, pero la Secretaría del Medio Ambiente, a través de la Dirección de Finanzas e Inversión pone algunos ejemplos, no sólo prácticos sino rentables, en la - Guía práctica para la industria de productos de hierro y metal.

-

La canadiense Continuous Color Coat, ubicada en Ontario, que se especializa en acabados de hierro y acero, se interesaba en instrumentar ahorros en la recuperación de ácido sulfúrico en su proceso continuo, reducir costos en materia prima y recortar su generación de desechos, pero sin realizar inversiones excesivas.

-

Su sistema electrogalvaniza el hierro mediante un baño con ácido. El líquido remanente era neutralizado con cal. Luego de un estudio se propuso instalar un equipo que purificara el ácido, una bomba de suministro, un tanque de abastecimiento opcional de agua y un filtro de arena. La puesta en marcha de las mejoras permitió reducir los contenidos de hierro en la solución ácida de 7% a entre 2 y 3%. Además, las compras de ácido sulfúrico disminuyeron de 285 toneladas a sólo 31, en tanto la adquisición anual de cal pasó de 252 a 28 toneladas. Ningún insumo nuevo fue necesario, al tiempo que la uniformidad del baño incrementó la calidad del producto.

-

La inversión realizada ascendió a $65,000 dólares, con un costo anual de operación de $1,700 dólares.

-

Los ahorros hablan por sí mismos: $17,900 dólares al año en la compra de ácido sulfúrico, $12,400 en adquisiciones de cal y $5,500 por transporte de lodos residuales. Un total de $35,800 dólares anuales.

-

La mina chilena El Milagro extrae cada mes 14,000 toneladas de minerales que contienen oro y cobre; además, procesa otras 4,000 toneladas que recibe de otros productores. Ante la competencia, decidió reducir costos de operación. Tras un estudio minucioso identificó acciones concretas que le permitirían optimizar sus procesos, ahorrar en el consumo de agua y reducir la generación de desechos.

-

En términos generales, la empresa procesa los minerales mediante triturado, molido y concentración por flotación. Dentro de estas etapas, se le sugirió reusar los excedentes del triturador, analizar los reactivos usados en el sistema de flotación, filtrar o aglomerar las escorias, así como realizar pruebas con los lixiviados de las escorias. En este último paso, se le propuso tratar el carbón activado, reprocesar los residuos para restarles contenido tóxico y monitorear los pozos.

-

La adopción de estas medidas le significó a los dueños de la mina un gasto ligeramente superior al millón de dólares, pero consiguieron incrementar su producción 50%. Los beneficios se estiman en casi $8 millones de dólares al año.

-

Otro caso. La fábrica de agujas médicas Contract Research and Development, de Malasia, que produce de 80 a 90 millones de unidades al mes, decidió reducir la cantidad de materia prima que empleaba en la elaboración de sus productos. Con adaptaciones de bajo costo optimizó el uso de tubo de acero y la operación de los discos de corte. Esto le reportó ahorros de $550,000 dólares anuales, sin contar las ganancias de productividad y la disminución en los gastos de inspección.

-

El manual pretende orientar a los pequeños y medianos empresarios de dicho ramo para que revisen sus prácticas productivas e identifiquen los puntos en que no sólo están contaminando sino perdiendo dinero, energía, recursos o tiempo.

-

FALLAS DE ORIGEN
-
Detectar las fallas de origen permite instrumentar mejoras sencillas, a veces simples correctivos en la administración interna, en mantenimiento o en limpieza. Tales medidas suelen ser baratas, a diferencia de las soluciones llamadas “al final del tubo” (por lo general costosas, pues requieren tecnologías avanzadas).

-

Ya en 1989 la revista Fortune veía crecer esta tendencia y consideraba que sería dominante en los 90. Otras publicaciones auguraban que el rubro de la limpieza ambiental (equipos y servicios) se convertiría en uno de los sectores “con crecimiento más seguro”. Hoy, la estrategia se enfoca a la optimización de los procesos productivos. Según la guía referida, “varias empresas han descubierto oportunidades de negocios como resultado de los esfuerzos por solucionar problemas de contaminación (por ejemplo, la venta de subproductos como materia prima para otros negocios) y la promoción de productos ecológicos. Estas oportunidades, correctamente aprovechadas, no sólo pueden compensar los costos del programa sino conducir a un incremento en las ganancias.”

-

Para ello es necesario contar con información básica: cantidades y costos de materias primas, agua y energía empleadas, procesos con mayor consumo o desperdicio de agua, fuentes y cantidades de cada tipo de residuos generados, costos por manejo de desechos, puntos de emisión de contaminantes a la atmósfera.

-

La guía pone énfasis en algunos aspectos que considera sustanciales para evaluar correctamente la operación de la empresa. Entre otros, delimitar con claridad los aspectos a analizar, para lo cual es necesario efectuar, durante jornadas de trabajo normales, un “balance global” que mida los insumos utilizados en el proceso y los resultados obtenidos en forma de productos, emisiones de gases y residuos. También –se dice aquí– apoyarse en una compañía especializada en esta clase de estudios.

-

Al término del análisis se plantean diversos mecanismos para evaluar cuáles mejoras le resultarán más provechosas, menos costosas o rápidamente amortizables.

-

Lo anterior no excluye algunas recomendaciones adicionales, como la de cuidar las labores de mantenimiento, dirigiendo la atención a sitios precisos: bombas, válvulas, filtros y reguladores, así como atender derrames de agua y fugas en la compresora de aire.

-

Como complemento, se enlista una serie de medidas que permiten eficientar, entre otros casos, los procesos de manejo de químicos, fundición de acero y recuperación de metales del polvo de arco voltaico, así como el uso y disposición de arenas de fundición, fluidos metálicos, residuos de pinturas y capas cobertoras, el tratamiento de aguas residuales, aseado de partes, disposición final de solventes y reducción de pérdidas por acarreo.

-

Si bien los cambios requieren de un compromiso gerencial, es necesario involucrar a todo el personal, aun cuando esto exija labores de capacitación. A fin de cuentas, el criterio que debe orientar todas estas iniciativas es muy claro: donde hay desperdicio se está tirando el dinero.

Ahora ve
Un voluntario cuenta lo que pasó por su mente tras el sismo en México
No te pierdas
×