Educación Suiza para hoteleros mexicano

The Swiss Hotel Management School, a sabiendas del potencial turístico de México, abrió una ofici
Javier Martínez Staines

Quien piense que los suizos son célebres únicamente por sus relojes, sus quesos y sus bancos, vive en el error. Tendría que experimentar los estándares hoteleros de este pequeño país europeo para entender por qué sus escuelas en la materia son catalogadas como las mejores del mundo.

-

Uno de los institutos con mayor reconocimiento internacional es The Swiss Hotel Management School (SHMS), con sede en el Palacio Caux en Montreux, de cara al Lago de Ginebra y a los Alpes. El castillo fue fundado en 1902 y durante décadas fue el hotel más lujoso de Suiza, antes de transformarse en un importante refugio de heridos de la Segunda Guerra Mundial. Desde hace seis años es formalmente una escuela de administración hotelera.

-

Según cuenta Nicholas Worms, director de Asuntos Internacionales de la SHMS, desde el origen la idea fue tener un colegio multicultural, ya que esa es la característica fundamental de la industria turística. De esa forma, cada año abren sus aulas a 250 estudiantes de más de 30 países. Y si bien hoy por hoy la gran mayoría son asiáticos –hace un lustro el instituto abrió una oficina de promoción en Singapur–, Worms está convencido de que Latinoamérica es una región fundamental en el mapa turístico internacional, por lo que en septiembre de 1996 inauguró la segunda oficina externa del colegio, ahora en la ciudad de México. “Llegué y, de golpe, se inscribieron tres alumnos para el siguiente curso”, dice el ejecutivo suizo, quien desde entonces radica en el Distrito Federal, su centro de operaciones para realizar presentaciones en escuelas y universidades de toda América Latina.

-

La decisión de abrir una oficina en suelo azteca se sustenta en la convicción de Worms y sus colegas europeos de que México será en pocos años una de las máximas potencias turísticas mundiales. Lo mismo piensan, de hecho, los funcionarios gubernamentales, que desde hace varios sexenios le han apostado a la industria sin chimeneas como una efectiva captadora de recursos externos. Y, sin duda, la mezcla de riqueza natural e infraestructura turística ha funcionado. Pero eso no significa que el estándar de calidad de los distintos prestadores de servicio sea lo suficientemente elevado como para incitar al regreso a los visitantes extranjeros.

-

Por tanto, la apuesta de Worms es convencer a los jóvenes mexicanos de que los hoteles de playa y ciudad del país estarán cada vez más concurridos y requieren, desde ya, de ejecutivos con una educación internacional, con una gran dosis práctica y mayor manejo de idiomas (el curso en la SHMS se imparte en inglés, pero el plan de estudios incluye la enseñanza de otro idioma –alemán o francés–).

-

LABORATORIO HOTELERO
-
“Fomentamos el sentido del servicio, con especial atención a los pequeños detalles”, afirma Worms. En efecto, el instituto es asimismo un enorme laboratorio donde los estudiantes combinan la instrucción teórica con la preparación de alimentos y bebidas, el servicio en recepción, la administración de habitaciones, contabilidad, ventas y mercadotecnia, manejo de recursos humanos, banquetes y convenciones y una larga lista de etcéteras.

-

A través de 45 profesores de planta, la SHMS ofrece programas de distintos niveles, aunque todos con la característica común de combinar un semestre de teoría dentro de las instalaciones con un semestre de práctica en diversos hoteles de la región (cabe mencionar que los estudiantes reciben como sueldo de “práctica” aproximadamente $1,500 dólares mensuales). Existen, por ejemplo, cuatro modalidades de programas de pregrado: certificado en Operaciones de Alimentos y Bebidas (un año), diplomado en Operaciones Hoteleras (dos años), -higher diploma en Administración Hotelera (tres años) y licenciatura en Administración de Negocios en Hotelería (tres años y medio). En el caso del posgrado, éste tiene una duración de un año y es equivalente a una maestría en Administración de Negocios.

-

El costo anual de la instrucción es de $15,000 dólares, tarifa que incluye cursos, hospedaje, alimentos, uniforme, seguro médico, excursiones y eventos recreativos. Aunque no son muy frecuentes, existe la posibilidad de becarse con un monto máximo de $7,000 dólares por toda la carrera.

-

Lo cierto es que las instalaciones satisfacen las exigencias de cualquier estudiante. Es el caso de uno de los estudiantes mexicanos que cursa el posgrado, quien asegura que tanto la infraestructura como el programa de estudio son “realmente de primera”. Hijo de un hotelero de San Miguel de Allende, Guanajuato, él se encuentra dándose “un buen remojón de conocimientos” para regresar a administrar -profesionalmente el establecimiento.

-

El enorme recinto incluye salones de clase de diversas capacidades, cocina de demostración, cocina de producción a gran escala, restaurante de entrenamiento, salas de cómputo, sala de conferencia, recepción de entrenamiento, biblioteca, centro de correo electrónico e Internet, oficina de estudiantes, -hall para eventos especiales, gimnasio, cafetería-bar, sala de juegos, sala de música, bar -karaoke, tienda, discoteca, sala de cine y de televisión vía satélite, cocina para estudiantes, lavandería y dormitorios individuales o compartidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

“Desde el primer día de su llegada a la escuela –señala Worms–, el estudiante descubre una atmósfera especial, un espíritu de equipo muy motivador. Más que una escuela, es como un hogar donde se aprende a vivir y trabajar en grupo y a tratar con otras nacionalidades.”

Ahora ve
Canciones y frases con las que recordamos a José Alfredo Jiménez
No te pierdas
×