El castillo de la innovación

Samsung Electronics paga cualquier precio por una buena idea. El capital intelectual que se adquiere
Marisela López Mandujano

En esta época de constantes cambios y avances tecnológicos, las grandes empresas se preparan para convertirse en promotores de la evolución y así grabar sus nombres en la historia. A través de su industria eléctrica, el consorcio coreano Samsung Electronics pretende ocupar un lugar importante en el futuro. Su visión, de acuerdo con la propia compañía, “consiste en encabezar la revolución de convergencia digital”.

-

Para alcanzar esta meta, además de millonarias inversiones en la estructura de negocios, la compañía también destina grandes sumas a la investigación y desarrollo (IyD) en tecnología digital, convencida de lo importante que es este rubro para mantenerse en pie. Según sus cifras, en 1999 se aportaron $80 millones de dólares a esta área estratégica; durante el presente año espera canalizar $315 millones, y en los siguientes cinco a 10 años, la inversión constante sumará $1,400 millones de dólares.

-

Samsung posee un sistema descentralizado de instalaciones dedicadas a IyD. Una de ellas es el Instituto Avanzado de Tecnologías (Samsung Advanced Institute of Technology o SAIT), bajo la dirección de Kwam Rim, quien posee una basta experiencia en el área tecnológica. Considerado como el laboratorio líder en Corea, el instituto se formó hace 12 años, rememora Rim, como un centro abocado al desarrollo industrial. “Es un laboratorio particularmente joven, comparado con las instalaciones de investigación de Estados Unidos, como el Bell Labs y algunos otros.”

-

La función del SAIT, dice su director, “no está directamente relacionada con la creación de productos; el objetivo principal radica en buscar –en todo el mundo– iniciativas de investigación interesantes, adquirir la patente de esos proyectos y desarrollar el concepto final de la idea. Esto nos permitirá contar con suficiente propiedad intelectual, de manera que el futuro del grupo Samsung se encuentre bien protegido”.

-

En sus instalaciones, el SAIT alberga personal de diversas nacionalidades. “Hay estadounidenses, rusos, chinos, japoneses y algunas personas de África, que obtienen sus grados universitarios en América o Europa.” Una comunidad de investigadores formada, en lo general, por los genios que están detrás de las ideas que Samsung decide apoyar y financiar.

-

Según el también presidente de la Comisión Consultiva de Desarrollo de Tecnología Industrial de Corea, el instituto invierte principalmente en dos áreas: “Educación de los empleados, que son nuestros recursos humanos, e investigación y desarrollo. En capacitación gastamos aproximadamente $3,000 dólares anuales por trabajador”.

-

El laboratorio representa 3.5% del total que Samsung Electronics destina a la investigación y el desarrollo. “En el SAIT existen entre 600 ingenieros en IyD y 192 doctores en ciencia. La inversión de la firma en IyD se ubica en el orden de los $2,000 millones de dólares estadounidenses y el laboratorio central representaría unos $70 millones. En los países del Tercer Mundo, como Corea del Sur y México –asegura Rim–, se gastan alrededor de $100,000 dólares por investigación, incluyendo salario, equipo, etcétera.”

-

A la caza de cerebros
¿Cómo funciona el SAIT? Una vez que se encuentran las iniciativas con potencial, se analiza la conveniencia o no de adquirir la patente, de acuerdo con las condiciones del mercado. “Pedimos a nuestros investigadores que documenten sus trabajos y soliciten una patente en el país donde tendremos un mercado; si éste no existe, obviamente no hay porqué tener propiedad intelectual. Desde este punto de vista, Estados Unidos representa un lugar con grandes posibilidades. En 1999 adquirimos 1,500 patentes estadounidenses y ahora ocupamos el cuarto lugar, después de IBM, NEC y Cannon”. Samsung se muestra satisfecho con este logro, pues rebasó al que considera su competidor más importante: Sony.

-

Si se piensa en los 62 años de vida de Samsung, el SAIT es, en efecto, como refiere Rim, una organización muy joven. Su nacimiento como centro de investigación no ocurrió sino hasta 1980, pues la empresa formaba parte de una industria “muy tradicional desde el punto de vista corporativo” –donde el tema de IyD no causaba mayor preocupación–. A principios de la década de los 80, la firma decidió ingresar al área de alta tecnología para incrementar las utilidades relacionadas con el ROI (retorno de la inversión, por sus siglas en inglés), y destinó recursos económicos significativos al área de semiconductores, división con la que se arrancó todo el esfuerzo de investigación y desarrollo.

-

“En ese entonces, el resto del mundo pensó que Corea estaba tomando una decisión alocada. Cuando se decidió entrar a las áreas de alta tecnología, la empresa necesitaba el centro de investigación más fuerte, para asegurar el desarrollo de la tecnología”, comenta Rim.

-

Las áreas de investigación más importantes del SAIT son la digital interactiva; sistemas microelectromecánicos (MEMS, por sus siglas en inglés); sistemas inteligentes; dispositivos de alto rendimiento, tecnología de nuevos materiales, y equipos de almacenamiento e informática de alta velocidad.

-

Actualmente, la protección del futuro no sólo se construye en el laboratorio central. El corporativo cuenta también con otras 30 instalaciones de investigación, a las que se suman las de sus áreas de negocio. “Hoy en día, Samsung paga casi medio millón de dólares a otros países más avanzados en el ámbito técnico, para adquirir tecnología y esa cifra debe llegar a cero”, afirma Rim.

-

Las rutas hacia el futuro
El incremento en la movilidad es uno de los cambios que la sociedad está experimentando: movilidad de capitales, fuerza laboral, información o bienes. Casi todo se puede desplazar, a veces a la velocidad del rayo y otras con la rapidez del sonido. Samsung le apuesta ahora al área de las comunicaciones inalámbricas, donde Nokia, admite el director del SAIT, es líder.

-

La compañía pretende alcanzar a sus competidores en el terreno de la tecnología inalámbrica. Según Rim, la firma ya está cerrando la brecha: “En Corea, hace dos años, Motorola ocupaba el primer lugar en el sector las comunicaciones sin cables. Samsung ya tomó ese lugar”.

-

En otro orden, el ejecutivo agrega que las áreas claves para el desarrollo de Samsung Electronics  –y por lo tanto, los rubros en los que la organización deberá invertir– son las de sistemas de información, biotecnología, medio ambiente, tecnología de nuevos materiales y energía (baterías para equipos de nueva generación y energía solar, entre otras).

-

Rim juzga que la cantidad de dinero para financiar los esfuerzos científicos y las innovaciones tecnológicas ha crecido en forma “impresionante”. Empero, las naciones ricas no pueden apoyar financieramente a todos los proyectos y por ello muchos países establecen acuerdos bilaterales y multilaterales en ciencia y tecnología. En ese sentido, el director del SAIT recomienda que Corea y México incrementen la mutua colaboración en estos renglones.

-

En la paz, tecnología para el progreso
No hay duda de que la tecnología ayudó a la recuperación de Corea después de su guerra (1950-1953). Las actividades tecnológicas en este país asiático tuvieron un comienzo humilde y todavía pueden ser calificadas como jóvenes o formativas, opina Rim.

-

“Cuando se piensa en el progreso de la economía, cualquier especialista en la materia diría que la más alta ganancia puede ser obtenida a través de la innovación técnica.” Aunque reconoce que eso lleva tiempo, el ejecutivo de Samsung sostiene que cuando la tecnología gana su lugar, “el crecimiento se vuelve mucho más grande de lo que el modelo (económico) podría haber previsto”. Ahora, Corea pretende colocarse entre los países más adelantados.

-

El Consejo Nacional de Tecnología y Ciencia, al que pertenece Rim, es una muestra del compromiso tecnológico de Corea. Esta organización establecida por el gobierno diseñó el plan 2025, la dirección científica y técnica de la nación durante los próximos 25 años.

-

Tanto la industria privada como el gobierno llegaron al consenso de que “la ciencia y la tecnología son los cimientos de nuestra civilización moderna y actúan como una fuerza principal de cambio de la sociedad. Específicamente, la innovación técnica basada en tecnologías de la información, sistemas digitales, biotecnología e ingeniería genética, ocurrirá a un paso muy acelerado; por lo que durante el primer cuarto de siglo vamos a observar un periodo de expansión económica muy fuerte”.

-

Corea está planteando una nueva estrategia para una economía con base en el conocimiento. Se busca que las empresas manejen presupuestos más amplios para la ciencia y los desarrollos tecnológicos. Las actividades líderes en los negocios coreanos son la informática y la tecnológica. En el KOSDAK, la bolsa coreana, hay 468 compañías, encabezadas por las joint ventures, que suman un total de 150 firmas.

-

Samsung en números
Samsung Electronics tiene su sede mundial en Seúl, la capital. Sus ventas totales alcanzaron en 1999 los $2,800 millones de dólares. Sus tres principales divisiones son multimedia digital, semiconductores e información, y telecomunicaciones.

-

En su pretensión de estar a la vanguardia de la revolución de la convergencia digital, y dado que “el consumidor del futuro exigirá conectividad digital en todo momento”, Samsung Electronics busca convertirse en uno de los tres principales fabricantes de productos digitales en el mundo. Para ello, han delineado cuatro segmentos a cubrir: multimedia personal, multimedia móvil, multimedia para el hogar y el negocio básico de componentes.

-

Con su nueva línea de dispositivos digitales, la firma piensa obtener ventas combinadas por $50,000 millones de dólares para el año 2005. Para lograrlo, durante 1999 invirtió más de $3 millones de dólares en investigaciones de mercado a fin de reforzar la introducción de los productos.

-

La incursión de Samsung en el mundo de internet y el comercio electrónico ya está ocurriendo. El año pasado, se canalizaron $100 millones de dólares para el desarrollo de marketing on line. En febrero pasado, firmó con Yahoo! un acuerdo para trabajar conjuntamente en dispositivos que incluyan soluciones de internet, uniendo el portal de éste a los equipos de Samsung (específicamente teléfonos celulares con acceso a web).

-

Según los coreanos, en el 2003, el mercado de los equipos que incorporan sistemas de acceso a web valdrá $10,000 millones de dólares; de este total, la firma buscará obtener una participación de 30% para ese mismo año. De hecho, la empresa ya opera un centro comercial virtual en Corea (www.goSamsung.co.kr), donde espera vender este año $530 millones de dólares de productos en línea.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

“En Samsung todos, hasta el presidente, tenemos que pasar la prueba de computación. Todas las autorizaciones son realizadas en la computadora; no utilizamos papel para nuestros procedimientos de aprobación. El correo electrónico es un sistema muy limpio y transparente”, afirma Rim, quizá por ilustrar las múltiples posibilidades de la revolución digital.

Ahora ve
Paso a paso, así es la crisis económica que enfrenta Venezuela
No te pierdas
×