El CEO que vino de México

El destino de AMD, el principal rival de Intel, depende del talento de un coahuilense.
Andrés Piedragil

La silla del escritorio más importante que existe en Advanced Micro Devices (AMD), compañía que fabrica procesadores para equipos de cómputo y memoria flash, ya está en poder del mexicano Héctor Ruiz. Así, este hombre es el único director ejecutivo (CEO) de origen mexicano (Piedras Negras, Coahuila, 1945) que existe en la industria tecnológica internacional.

-

Para llegar al cargo, tuvo que superar una infancia en la pobreza y los prejuicios estadounidenses que aún limitan el desarrollo profesional de los ciudadanos latinos. Si bien vencer los obstáculos sociales ya representa un mérito significativo, ostentar el puesto de CEO no es la victoria más importante del coahuilense. El gran triunfo de Ruiz todavía está por venir. Y la agrupación que encabeza necesita que la jugada maestra no tarde demasiado.

-

Desde mediados del año pasado, el mercado de los semiconductores, arrastrado por una baja en la compra de sistemas tecnológicos, pasa por uno de los peores momentos en su historia. Merrill Lynch estima que para el segundo trimestre del año, AMD venderá –en comparación con el primer periodo–un millón menos de chips (alcanzando así la cifra de 6.3 millones). De esta forma, la firma, según las predicciones de la correduría, reportará ganancias por acción de sólo $0.22 dólares (cinco centavos por debajo del estimado inicial de $0.27). Hace un año, en el mismo lapso, el proveedor registraba ganancias de $1.21 dólares por título.

Para el primer trimestre del año, la compañía reportó ventas por $902 millones de dólares, así como una pérdida neta de $9 millones de dólares.

En una reciente visita a México, Expansión charló con Héctor Ruiz sobre lo que representa ser el primer CEO mexicano.

-

¿Qué sintió el día en que asumió oficialmente el puesto de director ejecutivo?
Ocupar el cargo de CEO de una empresa pública es, en realidad, un enorme privilegio; ya que muchas personas depositan su confianza en mí y consideran que tengo las cualidades necesarias para desempeñar esa función. Por supuesto, con el honor viene una gran responsabilidad.

-

Usted es el primer CEO de origen mexicano en la industria de alta tecnología, ¿cómo deberían interpretar el acontecimiento los ciudadanos del país?
Como una muestra de que todo es posible. En la vida, uno no puede planear demasiado las cosas; en realidad, sólo cabe estar preparado para aprovechar las situaciones y oportunidades que se presenten. Y para estar siempre listo, no hay nada mejor que una combinación de educación y deseo de enfrentar los riesgos.

-

¿Qué rasgos distinguirán a la agenda de Ruiz en AMD?
Explotar al máximo las fortalezas y valores positivos que posee la compañía. AMD es una organización que cuenta con gente muy inteligente, trabajadora y comprometida con el éxito de la empresa. En mi opinión, nuestro principal rival [Intel] no tiene esa característica en una magnitud semejante. Por otro lado, consolidar la visión de que todo lo que emprenda el consorcio –investigación, diseño de producto, manufactura– tiene que estar dirigido hacia lograr la satisfacción del cliente. Las firmas del sector tecnológico muchas veces están más preocupadas por sus propios intereses que por los de los compradores de sus productos.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Desde hace dos años usted no pasaba tanto tiempo en México. Considerando los encuentros que sostuvo con funcionarios del gobierno, usuarios y universitarios, ¿cómo encuentra al país?
La gente tiene más esperanza en el futuro. En ese sentido, creo que el cambio democrático y la presidencia de Vicente Fox han ayudado bastante. Hasta donde recuerdo la sensación de optimismo no estaba arraigada en la población. Veo una gran ilusión; sin embargo, al mismo tiempo, detecto una avasalladora carga de responsabilidades. Hay muchísimos problemas que todavía no se resuelven, especialmente aquellos que afectan a la población con menos recursos económicos.

¿Le incomoda desempeñar el papel de “modelo a seguir” para los mexicanos y la comunidad hispana de Estados Unidos?
No. Acepto el papel con enorme gusto y entusiasmo. No es una situación que yo hubiera buscado o planeado; simplemente, es una enorme responsabilidad que el destino me otorgó. Siempre me consideré una persona con una gran integridad, pero ahora tengo que demostrarlo aún más.

Con su arribo al puesto de CEO, ¿en los puestos estratégicos de AMD se observará una mayor participación de ejecutivos no estadounidenses?
La compañía está basada en el concepto de la meritocracia. Ahora, yo tengo que mostrarle a todos los empleados que esta idea no toma en cuenta nacionalidad, color, religión, etcétera. El factor para triunfar en la agrupación radica en la capacidad del individuo para desarrollar su talento.
Ahora ve
Fenómeno meteorológico sorprende en Tamaulipas y daña puente internacional
No te pierdas
×