El Conalep se acerca a las empresas

Menospreciada por décadas, la educación técnica recobra su importancia al redefinir, de la mano c
Claudia Olguín

El Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) pretende, con sus 1,900 profesores y 260 planteles, preparar a profesionales técnicos "a la medida" para las medianas y pequeñas empresas del país.

-

La matrícula de la educación pública en México sigue sin convencer a las corporaciones privadas, que ven con más agrado los logros del sistema educativo privado. Sin embargo, el hueco que pretende cubrir el Conalep está justamente en la capacitación de los cuadros medios que sostienen la operación de las empresas.

-

De eso habla Antonio Argüelles, director general del colegio, quien desde 1994 busca crear un nuevo vínculo entre la oferta educativa y el sector productivo, relación históricamente disociada por la falta de programas de estudio acordes con las necesidades empresariales. “En el entorno actual, más competitivo, las empresas se vieron en la necesidad de participar en el diseño de los planes de estudios para generar profesionales a la medida”, explica.

-

Para cambiar el antiguo modelo se desarrolló un proceso de consulta compuesto por 35 comités de trabajo integrados por más de 7,000 compañías y dependencias de todos los estados del país, lo que trajo como resultado el redimensionamiento de su oferta educativa. Y son buena parte de esas empresas las que ahora promueven los programas para generar los volúmenes necesarios de egresados con que operarán sus plantas de producción o de servicios.

-

“Quisimos traer a líderes como Eloy Vallina, Guillermo Martínez Mora o Miguel Barragán, que permitieran integrar un cambio en los planes del colegio y programas adecuados a las necesidades de una economía abierta”, señala Argüelles. La prueba del vínculo, a pesar de sus detractores, son los 2,500 convenios firmados con corporaciones privadas para la absorción de técnicos egresados del Conalep.

-

El programa requirió, entre otras cosas, de la reestructuración del listado de carreras, mientras que en la estructura académica se “tropicalizaron” los modelos canadiense, inglés y australiano de educación técnica. La llamada reingeniería académica concentró el potencial de desarrollo en 29 profesiones, agrupadas en nueve áreas ocupacionales, que van desde la industria textil, hasta alimentos, confección y automotriz. De hecho, se busca que el modelo sea flexible para adaptarse a las necesidades cambiantes de los sectores productivos en cada región del país.

-

SI, ¿PERO CUÁNTO?
No todo fue asunto de reordenamiento de disciplinas. En el paquete de reestructuración se inyectaron $650 millones de dólares, 15% provenientes de un crédito del Banco Mundial (el resto con recursos fiscales) para la puesta en marcha de alrededor de 80 Centros de Asistencia y Servicios Tecnológicos (CAST).

-

Si el programa se cumple, en el año 2000 habrán egresado 700,000 alumnos que traerán bajo el brazo la nueva política de estudios (gestada en 1995).

-

Pero, ¿quiénes contratan a estos egresados? La respuesta, según estadísticas del Conalep, son las empresas firmantes de los convenios empresariales en cada estado, entre los que destacan Guanajuato, Distrito Federal, Estado de México y Jalisco.

-

Aún así, el margen de acción de este proyecto en la capacitación técnica es reducido si se compara con la realidad que vive la Población Económicamente Activa del país. Estadísticas del INEGI indican que, hasta 1990, de las 23.2 millones de personas ocupadas por el sector productivo nacional, 55.5% desempeñaban ocupaciones de tipo semicalificado, calificado, técnico, administrativo y comercial. Sólo 6.3% (1.5 millones) eran profesionistas. En ese mismo año, la oferta educativa de personal técnico, calificado y semicalificado en México era de 576,000 alumnos, de los cuales 17% recibieron educación técnica, 5% fueron calificados y 78% semicalificados.

-

Todos es cuestión de enfoques y tiempos. Así, será después del año 2000 cuando las metas planteadas demuestren si la intención de crear alumnos con una estructura educativa distinta al modelo latinoamericano funciona y responde realmente a los requerimientos de la clase empresarial mexicana.

Ahora ve
No te pierdas