El Congreso tiene la última palabra

Los acuerdos de comercio convenidos entre Estados Unidos y otros países de América podrían estar

Estados Unidos, como ningún otro país, determina el tono del sistema de -intercambio global. Y eso es una realidad, a pesar de que nadie niega la cada -vez mayor importancia de los países en vías de desarrollo o la influencia -permanente de las naciones europeas.

- Incluso, su liderazgo ha sido esencial en la consumación de cualquier ronda -de comercio global desde que se estableció este moderno sistema multilateral -después de la Segunda Guerra Mundial.

- La ronda actual de Doha es levemente distinta. A pesar de que el esfuerzo -aislado de Estados Unidos no puede garantizar el acuerdo entre los 148 miembros -de la Organización Mundial de Comercio, también es cierto que no se concluirá -esta ronda sin él.

- El hecho de que George Bush sea aún el presidente de Estados Unidos debería -ayudar. Su administración, en forma conjunta con la Unión Europea, apoyó el -lanzamiento de la ronda de Doha en 2001 y libró una batalla amarga para ganarse -la autoridad para negociar con el Congreso de su país en 2001 y 2002. Robert -Zoellick, el principal negociador de asuntos comerciales del presidente Bush, ha -demostrado estar tenazmente comprometido con la ronda de Doha.

- Después del colapso de las conversaciones de Cancún en 2003, muchos -anticipaban la retirada de Estados Unidos. En realidad, Zoellick hizo mucho para -lograr que las cosas funcionaran nuevamente. Sin embargo, nada garantiza que -este entusiasmo continúe durante el segundo periodo presidencial de la -administración Bush.

- El presidente tiene una agenda interna ambiciosa que hace escasa mención al -comercio. Quiere revisar el sistema de pensión y reformar el código -impositivo. Si pusiera mucha atención en la liberalización del comercio, -probablemente sería arduo lograr progresos en estas difíciles áreas. No es el -momento de contrariar a los senadores republicanos de confianza provenientes de -los estados ganaderos, por ejemplo, con acuerdos de grandes recortes en los -subsidios agrícolas. La Casa Blanca va a intentar mantener un perfil político -bajo en temas comerciales hasta que sus batallas domésticas hayan concluido.

- Cuando impera la ignominia
-
Las cosas podrían resultar un tanto diferentes. Ya existe una gran pelea -con respecto al Acuerdo de Libre Comercio de Centro América (CAFTA); las -conversaciones sobre dicho acuerdo finalizaron la primavera pasada, pero los -legisladores aún tienen que aprobarlas.

- El punto medular es que los opositores a este acuerdo, que incluyen desde los -sindicatos hasta los productores azucareros, se han movilizado en su contra. -Dado el amplio escepticismo del Congreso con respecto al comercio, es obvio -predecir que la votación de este acuerdo tendrá un desenlace similar al de la -batalla sobre la autoridad que, a duras penas, fue aprobado por la Cámara de -Representantes por un voto.

- ¿Se aprobará el CAFTA? La importancia cada vez mayor del electorado latino -podría hacer que los políticos de ambos partidos se mostraran renuentes a -rechazar un acuerdo por el cual están clamando los centroamericanos. Pero aun -los republicanos que defienden el tratado reconocen que tales consideraciones -pueden no ser suficientes. El fracaso del CAFTA enviaría una señal sombría a -los negociadores de Doha.

- Según Dan Ikenson, del Instituto Cato, si Estados Unidos no puede aprobar un -acuerdo comercial regional pequeño está claramente “mal equipado y poco -preparado” para negociar seriamente en la ronda de Doha.

- Tampoco el CAFTA es la única posibilidad para que el Congreso se ponga en -movimiento. En los próximos meses, los legisladores americanos también -podrían tener un debate ruidoso acerca de las virtudes de la misma -Organización Mundial de Comercio, ya que cada cinco años el Congreso tienen la -oportunidad de votar sobre la posibilidad de abandonar un cuerpo de comercio. A -pesar de que nadie espera que esta votación resulte exitosa es una oportunidad -para que los enemigos del tratado diserten sobre los males de la OMC.

- Más piedras en el zapato
-
La defensa de la industria textil es otro punto de inflamación posible. -Para calmar la preocupación de este sector con respecto a la invasión de -importaciones chinas –una vez que se venciera el sistema global de cuotas -textiles a fines de 2004–, la administración Bush acordó considerar la -posibilidad de imponer cuotas de protección en caso de existir la “amenaza” -de alteración en el mercado, pero hubo tensiones antes de cualquier -importación.

- Una gran coalición de importadores textiles, que querían comprar en el -extranjero a precios más bajos, inició acciones legales en contra del -gobierno. El 30 de diciembre un juez federal se puso de su lado evitando que la -administración del presidente impusiera protecciones “basadas en posibles -amenazas”. El equipo de Bush aceptó el veredicto, pero el lobby textil -podría estar acumulando más problemas en sus bodegas…

- Estos distractores políticos significan que los negociadores comerciales de -Estados Unidos necesitarán un apoyo más explícito de la Casa Blanca que el -que tienen hasta el momento. Hasta ahora Zoellick ha podido llevar adelante la -ronda de Doha con poco apoyo de Bush. Esto podría hacerse más difícil a -medida que sea necesario cumplir con los compromisos políticos sobre la -liberación del comercio ganadero o la reducción de tarifas en ciertos -productos industriales.

- Es igualmente importante el hecho de que Zoellick podría no estar en este -cargo por mucho tiempo. Los representantes comerciales de Estados Unidos tienden -a permanecer en sus puestos por un solo periodo y se cree que Zoellick podría -ser el comisionado de Condoleezza Rice en el Departamento de Estado.

- A pesar de que Zoellick no ha revelado sus planes, ya se habla en Washington -sobre sus posibles sucesores. El primero en la lista es Gary Edson, quien se -desempeñaba como alto funcionario económico de la Casa Blanca antes de -trabajar en la campaña para la reelección de Bush.

- Incluso con los posibles problemas en el Congreso y el cambio probable del -negociador comercial principal, Estados Unidos todavía puede ejercer presión -para que la ronda de Doha sea exitosa, siempre y cuando Bush en persona se -preocupe lo suficiente por el comercio global.

- A pesar de sus malos antecedentes en esta área, se ha doblegado ante los -enemigos de los acuerdos en otras oportunidades, especialmente en el tema de las -tarifas al acero a comienzos de este periodo. Este año será uno de prueba para -la credibilidad del presidente en este terreno.

Newsletter
Ahora ve
El proceso que seguirá el Reino Unido para abandonar la Unión Europea
No te pierdas