El día que las vacas lloren

El mayor escándalo empresarial de la historia reciente de Italia ya impactó a los tamberos de Suda
Norma Lezcano

En la primera quincena de marzo ya nada será igual. La administración transitoria de Parmalat dará a conocer el plan de rescate de la octava empresa de Italia, que tiene 139 plantas industriales en el mundo. La mayor ansiedad se asienta en Latinoamérica, donde están los casos de mayor vulnerabilidad financiera y donde se prevé un desmembramiento del grupo.

- En el país ya circulan los nombres de competidoras que podrían tomar su 15% de participación de mercado, incluidos 200,00 litros de leche diarios que concentra en su planta de Lagos de Moreno, Jalisco, una de las cuencas lecheras más importantes de México. Eso genera una derrama económica de $230 millones de pesos anuales, 4% de la producción de la zona, donde la principal compradora es Nestlé, con más de 50%.

- La Suiza ya tomó cartas en el asunto: ofreció ayuda “técnica” para manejar las plantas si algún gobierno latinoamericano las compra y está dispuesta a adquirir la producción que absorbe Parmalat. El mexicano Carlos Represas, vicepresidente ejecutivo de Nestlé, declaró desde Davos que “cuando la matriz cae, es muy difícil que las subsidiarias sobrevivan: se va todo al diablo”.

- La participación de la filial local de la italiana les serviría a aquélla y a Alpura para equipararse a la líder local, Lala. Con su brazo financiero (Unión de Crédito), Alpura corre con ventaja, pues facilitaría financiamiento a productores.

- Comparado con los quebrantos sudamericanos, en Jalisco es donde mejor la están pasando. Desde Parma hasta las pampas argentinas, en cuestión de días, a los tamberos de 30 países les congelaron sus pagos corrientes. Incluso en Chile y Colombia hay ofertas concretas por sus plantas locales. La causa ya es historia: su propio fundador y principal accionista, Calisto Tanzi, la hizo acumular $17,900 millones de dólares en deuda neta (más que las exportaciones petroleras de México y 1% de PIB italiano).

- A fines de enero, los pagos eran normales en Parmalat México. Desde que estalló la crisis sólo se retrasaron tres días. “Desde la multinacional nos aseguraron que esta planta no tiene problemas de liquidez”, indica Salvador Álvarez, presidente de la Unión de Ganaderos de Jalisco.

- La filial depende de la división Norteamérica del grupo, donde hay “independencia financiera”.

- “No necesitamos capital de Italia, nuestros números están en negro", dijo en enero el director general de la empresa en el país, Hugo Lara. Pero en la última semana de enero fue instalada una unidad de crisis en Estados Unidos, “por inconvenientes en el pago a los proveedores”, según un comunicado. Así las cosas, la situación de la regional nacional “se debatirá día a día”, tal como lo admiten fuentes de la propia empresa, que llegó al país en 1995. ¿Habrá sido mal agüero?

Ahora ve
No te pierdas