El decálogo

-

Las opiniones del Massachusetts Institute of Technology (MIT) no se toman a la ligera. El organismo estadounidense, en buena medida, define el rumbo del desarrollo tecnológico mundial.  El respeto a la autoridad del MIT no es casual: en los laboratorios del instituto se inventaron los sistemas de conectividad, las herramientas de impresión, el rayo láser, etcétera.

-

Por supuesto, la comunidad de inversionistas siempre está monitoreando el trabajo del MIT. Las creaciones y proyectos del ente académico anuncian a los mercados que, en el mediano o largo plazo, resultarán más rentables y productivos.

-

El MIT señala 10 tecnologías que cambiarán el futuro de la humanidad:

-

Interfaces mecánicas para el cerebro

-

Implantes para controlar dispositivos a través del cerebro.

-

Transistores flexibles

-

Circuitos integrados para utilizarse en materiales como tela, monitores desplegables, papel tapiz, etcétera.

-

Minado de datos (data mining)

-

Sistemas de bases de datos que pueden determinar –con profundidad–  patrones, tendencias o relaciones.

-

Administración de derechos digitales

-

Tecnología para proteger contenidos digitales y rastrear el proceso de distribución del material.

-

Biométrica

-

Aplicaciones de seguridad basadas en el reconocimiento de rostro, iris, huella digital o voz.

-

Procesamiento de lenguaje natural

-

Tecnologías, software y hardware, que funcionan a través de instrucciones dictadas por el usuario.

-

Microfotones

-

Sistemas de comunicación –mediante cristales fotónicos– que aprovechan la luz como medio de transmisión.

-

Código desenredado

-

Lenguajes de programación que facilitan la creación y mantenimiento de aplicaciones.

-

Diseño automatizado de robots

-

Computadoras que conciben, prueban y construyen las configuraciones de robots especializados.

-

Microfluidos

-

Chips que integran microfluidos y permiten descubrir y probar medicamentos, realizar investigación farmacéutica y diagnósticos inmediatos.

-

Microsoft, Lucent Technologies e IBM ya siguen la ruta del MIT. Las empresas saben que el dinero se moverá en esa dirección.

-

Ahora ve
No te pierdas