El diagnóstico de México

La desaceleración es el tema que preocupa a todos los empresarios del mundo. ¿Qué tan grave es la
Ricardo Zermeño

Al igual que otros sectores productivos, la industria de tecnologías de información (TI) ya resiente los efectos negativos de la desaceleración económica que, desde principios de 2001, experimenta el vecino país del norte. Para el cierre del presente año, se proyecta un crecimiento en valor del mercado mexicano de TI de tan sólo 5.4% en comparación con el cierre del 2000, pero se maneja un escenario alterno, que habla de sólo 3.3%.

- -

Las compañías filiales que operan en el país –sobre todo los fabricantes de tecnología, y en particular, los proveedores de equipo de telecomunicaciones– también sufren las consecuencias del fenómeno económico de la Unión Americana. Esta situación preocupa a los empresarios que se desenvuelven en esta área de negocio. En el sector, el nivel de confianza disminuye.

- -

La industria nacional de TI está muy ligada a las finanzas de la Unión Americana. Hay que considerar que la gran mayoría de los productos de cómputo y telecomunicaciones están asociados a la producción de ese país.

- -

Tomando en cuenta el contexto actual, Select-IDC está proyectando para este año un escenario alterno de crecimiento en valor del mercado local de TI. Originalmente, las expectativas apuntaban hacia un incremento de 13%. Ahora los pronósticos hablan de 5.4%. Dicha cifra es semejante a la registrada en 1995, año en el que también se experimentó una situación económica difícil.

- -

Recomendaciones para enfrentar la contingencia

- -

La mayoría de los empresarios mexicanos ya está tomando medidas para sortear los obstáculos de la desaceleración estadounidense. No obstante, los consejos nunca estorban. Las compañías deben mostrar cautela en la planeación, optar por lo seguro, sobre todo si la situación económica se agrava. La prudencia constituye una base muy sólida para maniobrar con las mejores estrategias de negocio. Asimismo, las corporaciones deben evitar tomar riesgos en moneda extranjera. Revisar proyecciones de crecimiento y de estructura también es una práctica deseable. Además, las firmas tienen que entender que la economía digital llegó para quedarse, pero que los resultados se verán sólo en el largo plazo.

- -

A la par de las sugerencias, las organizaciones mexicanas de TI pueden desarrollar estrategias muy específicas. Entre otras:

- -

* Concentrarse en los segmentos de mercado que no decrecerán tanto. Por ejemplo: la distribución y los servicios.
-* Visualizar el actual entorno económico como una oportunidad, más que como una crisis.
-* Considerar que, aun en épocas difíciles, no todos los sectores dejarán de invertir en tecnología. Por ejemplo, para seguir compitiendo en un ámbito global, el nicho de la distribución deberá canalizar recursos a la mejora de su infraestructura técnica, así como a la automatización de procesos de logística, abasto y atención al cliente. Dicha circunstancia, sin duda, se traduce en oportunidades de negocio para los proveedores de soluciones tipo administración de las relaciones con clientes (CRM, por sus siglas en inglés), gestión de la cadena de suministro (SCM, por sus siglas en inglés) o inteligencia de negocios (BI, por sus siglas en inglés), entre otras.
-* Aprovechar que actualmente existen condiciones para enfrentar la contingencia mejor que en 1995. De hecho, la industria de TI está reaccionado más rápido que hace seis años, ya que las variables macroeconómicas nacionales son distintas y más favorables. Basta decir que el aumento en los montos de las inversiones y la reserva internacional son importantes puntos a favor en este sentido.

- -

Efectos de la desaceleración

- -

Hay que quitarle dramatismo a los efectos que la situación económica estadounidense puede generar en el sector mexicano de TI. En el país se está observando un crecimiento a tasas menores que las esperadas. Además, es muy importante analizar esta área como una industria horizontal, cuyo desempeño debe medirse por el impacto que tiene en los diferentes segmentos económicos de la nación.

- -

Si el actual ambiente económico se prolonga, los distintos actores del mercado sufrirán consecuencias graduales y diferenciadas.

- -

Hogar. Aunque este nicho es uno de los que presentan mayores crecimientos –7.5% en comparación con 2000, en el nuevo escenario más pesimista– perdería fuerza en la medida en que las expectativas del consumidor fueran afectadas por el fenómeno económico mundial.

- -

Manufactura. Es el primer sector perjudicado por la desaceleración del país vecino. En particular las maquiladoras sufrirán el mayor daño. Sus problemas podrían agudizarse si la crisis resulta más profunda, que el escenario más probable. De hecho, se están esperando crecimientos de entre 1 y 3%.

- -

Finanzas. Uno de los sectores más afectados en cuanto a inversión en TI, pues su crecimiento del cierre del 2000 al del 2001 fue nulo, cuando en el periodo anterior se dio un avance de 6.5%.

- -

Gobierno. Existe un proyecto importante, e-México, el cual involucra a muchas secretarías de Estado. No obstante, todavía no se realizan inversiones concretas. El dominio, además, será afectado por el retraso de la reforma fiscal. Se espera que para el cierre de 2001 muestre un crecimiento de apenas 3.1%.

- -

Telecomunicaciones. Se trata de un motor muy importante del mercado mexicano de TI que está perdiendo fuerza; aunque se mantiene como uno de los más dinámicos. Los operadores telefónicos –que poseen un modelo de negocio que no resulta tan afectado por las fluctuaciones económicas– tienen grandes proyectos en mente: internet móvil y redes de banda ancha, por mencionar dos casos. En la medida en que se desaceleren las exportaciones, la larga distancia internacional se verá afectada.

- -

Ámbito corporativo. En términos de consumo de tecnologías, el sector fue uno de los primeros en verse perjudicado. Los problemas todavía no son tan graves en las empresas pequeñas y micro, nichos que siguen adquiriendo tecnología. En el caso de que las dificultades económicas se prolonguen demasiado, es previsible que resulten afectados todos los actores.

- -

Si la situación económica se mantiene igual o empeora hacia finales de año, se verán dañadas todas las áreas por igual. De hecho, no se espera un repunte en lo que resta del 2001, en especial tras los ataques a Estados Unidos. Una visión optimista habla de una recuperación hacia finales del 2002.

- -

El autor es director general de Select-IDC, firma de investigación especializada en el mercado TI de México.
-www.select-idc.com.mx

-

Newsletter
Ahora ve
La siguiente batalla de Donald Trump es la reforma fiscal
No te pierdas