El dinero en un chip

En menos que canta un gallo se pagará con plástico. No se trata de la clásica tarjeta de crédito
José Ruiz-Tagle

¿Se acuerda usted del primer cheque que firmó o de la última vez que usó -un teléfono de monedas? ¿Recuerda cuándo encendió por primera vez una -computadora? ¿Podrá resistirse al nuevo juguete tecnológico?

- En 1993 Banksys, un organismo tipo Carnet, conformado por 60 instituciones -financieras belgas, anunció el lanzamiento del monedero electrónico, posible -gracias a la tecnología desarrollada por la compañía informática Bull. Cinco -años después, el microprocesador se ha convertido en “moneda” corriente en -su país de origen, y ya son más de 15 los países que lo han adquirido.

- En México la hazaña se la disputan Visa e Inbursa, quienes recientemente -lanzaron su prueba piloto. La primera en Nuevo León; la segunda en el Distrito -Federal.

- Ambas persiguen el mismo objetivo: hacer olvidar, lo antes posible, el olor -del dinero. Si bien es cierto que Francia lleva una gran ventaja en la -tecnología de los chips (en 1986 era el único país del mundo que contaba con -ella), también lo es que Bull consiguió demostrar en un tiempo récord que su -idea de crear un monedero electrónico era mucho más que una neurosis pasajera.

- El caso de Bélgica es ejemplar. Banksys anunció a finales de 1993 el -lanzamiento de Proton (nombre del monedero belga) y aspira a contar con 7.5 -millones de tarjetas en circulación a finales de este año. Además, -actualmente existen alrededor de 85,000 terminales Proton a lo largo y ancho del -pequeño país.

- - ¿MONEDERO ELECTRÓNICO?
-
-
Aunque suena a ciencia ficción, es más real de lo que parece. Si el -pronóstico de sus promotores es correcto, el monedero electrónico invadirá en -breve los bolsillos. Como su nombre lo indica, éste servirá para cubrir -aquellos gastos para los que un billete de $100, $200 o $500 pesos no es muy -adecuado.

- Y es que de eso se trata. A más bien corto plazo la gente estará pagando -sus caprichos sin necesidad de rascar el fondo del bolsillo y sin el -molestísimo “no hay cambio”.

- Un monedero electrónico es una tarjeta de plástico, como cualquiera -conocida, pero con dos características básicas: es recargable y transferible, -lo que implica que, como en el caso de las tarjetas telefónicas, no requiere de -titular ni firma. Sin embargo, para acceder al monedero electrónico se -necesita, por ahora, una cuenta bancaria.

- En Bélgica fue muy fácil. Según el periódico belga Le Soir, en 1994, en -Wavre, ciudad piloto situada al sur del país, 90% de la población mayor de 15 -años poseía una tarjeta de débito y existía una sucursal bancaria por cada -1,300 habitantes.

- La realidad es que aquí únicamente entre 10 y 12% de los mexicanos podrán -llevar la “joya de plástico” en su cartera.

- La capacidad del monedero electrónico ronda los $1,000 a $1,500 pesos, que -podrán ser utilizados en los establecimientos equipados para su uso. El usuario -del monedero podrá recargar su tarjeta mediante un código secreto –¿otro?– -en los cajeros automáticos y, muy pronto, en los teléfonos públicos.

- “En Inbursa somos conscientes de que no todo el mundo tiene una cuenta de -banco –afirma Juan Mesa Iturbide, director general del Proyecto de Tarjeta -Inteligente de Banco Inbursa–; por ello, junto con el monedero electrónico -recargable, vamos a desarrollar el monedero desechable. Nuestro proyecto está -dirigido a las masas, y las masas no tienen nombre ni apellido. La tarjeta -prepagada es anónima, como los millones de personas que vivimos en el DF. -Aprovechando la infraestructura de la que disponemos gracias a Telmex, tenemos -casi garantizado el éxito.”

- En el caso de las tarjetas recargables, la idea es convertir los 160,000 -teléfonos públicos con los que cuenta Telmex en la actualidad en terminales -del siglo XXI. En ellos se podrán recargar las tarjetas cuantas veces sea -necesario. Para que esto sea posible, basta con cambiar el software con que ya -cuentan dichos teléfonos. Y en tarjetas desechables, el ejemplo de la tarjeta -telefónica prepagada es más que prometedor. Actualmente se venden alrededor de -10 millones de esas tarjetas al mes y Telmex cuenta con 80,000 puntos de venta -que proporcionarán al cliente la cantidad de dinero “desechable” que desee.

- ¿Sabía usted que México es el primer país consumidor de tarjetas -telefónicas del mundo, con 22% del mercado mundial?

- - CONTRA VIENTO Y MAREA
-
-
“Empezamos –cuenta Mesa– con una tirada de 200 tarjetas como arranque -del proyecto. Nuestra idea es, antes que nada, dar el ejemplo en casa. Poco a -poco proveeremos a todos nuestros empleados (unos 120,000, considerando todo -Carso) de la tarjeta inteligente, que servirá en su caso concreto de monedero -electrónico, de credencial y de tarjeta de crédito y débito. Después nos -dirigiremos hacia Plaza Cuicuilco, en la que ya contamos con la participación -de más de 30 comercios, de ahí a Plaza Loreto, etcétera.”

- Inbursa no es el único con un “sueño de plástico”. Junto a él convive -el proyecto de Visa, que con su Visa Cash –el nombre de su monedero– atrajo -la participación de BanCrecer, Banorte, BBV, Citibank y Serfin. Para su -lanzamiento, se emitieron 10,000 tarjetas recargables que podrán ser utilizadas -en 400 comercios en el municipio de Garza García, Nuevo León: restaurantes, -librerías y farmacias, entre otros.

- “La diferencia fundamental entre nuestro proyecto y el de Inbursa –señala -Alejandro Estrada, director de Medios de Pago de Visa– es que nosotros -trabajamos con un sistema operativo español y ellos con uno belga, pero en -esencia ambos tratan de seguir los estándares internacionales, por lo que son -muy parecidos.”

- En ese caso, no es descabellado pensar en que en un futuro cercano ambas -instituciones se den la mano. “Ahora lo importante es sentarse a negociar –afirma -Estrada–. La compatibilidad tecnológica de ambos esquemas es de casi 100%. -Así, por ejemplo, Visa Cash podría utilizarse en los teléfonos públicos de -Telmex... Más que una cuestión de compatibilidad de sistemas, se trata de una -cuestión comercial.”

- Para Mesa sentarse a negociar parece también necesario. De hecho, Inbursa -está dispuesto a “compartir” su infraestructura con los bancos que deseen -participar. “Obviamente –afirma–, estamos muy interesados en que otros -bancos participen en el proyecto. Lo que estamos proponiendo al país es el -aprovechamiento de una infraestructura que tenemos resuelta en más del 80% y -cuya adecuación es muy costosa. Estamos hablando de un proyecto de $1,000 -millones de dólares.”

- - CLIENTES, COMERCIANTES Y BANCOS
-
-
Lo que no está tan claro es que el público vaya a aceptar el monedero -electrónico sin rechistar. Parece pan comido, pero no lo es.

- El cliente lo tiene relativamente fácil. En un primer tiempo, adquirirá su -tarjeta sin costo alguno y más adelante decidirá con quién se queda en -función de los beneficios que le aporten uno u otro banco. En la práctica, -también se le van a facilitar mucho las cosas: ganará tiempo a la hora de ir a -comprar, se olvidará de las esperas interminables porque no hay cambio y ya no -se verá en problemas por culpa del amigo que acaba de pedirle prestados los -últimos $20 pesos. Pero en muchos casos gana la nostalgia de quienes ven en la -nueva tarjeta una imposición más que una elección. En efecto, no está del -todo equivocado quien argumenta que del mismo modo en que para hablar por -teléfono ya es imposible encontrar una cabina que funcione con monedas, dentro -de unos años será imposible pagar sin el pedazo de plástico.

- Para el comerciante la cosa es algo más complicada. Para poder disfrutar de -la tecnología chip deberá armarse de una terminal que se lo permita. El precio -de dicho aparato oscila actualmente entre $400 y $600 dólares en el caso de -Inbursa, y aunque en este momento los comercios piloto gozan de favores que van -desde una importante reducción de tarifas hasta el obsequio de la terminal, la -panacea no va a durar siempre. Se trata de volumen; se supone que a medida que -crezca su popularidad, los precios bajarán. En Inbursa esperan que el costo se -reduzca hasta $40 dólares.

- Además, el comerciante podrá, al final del día, con sólo conectarse a la -terminal telefónica, descargar automáticamente sus transacciones para -transferirlas a su cuenta. Por su parte, el banco se compromete a mandarle en un -plazo razonable (en Bélgica es de unas 48 horas) un listado de todas sus -operaciones.

- - MONEDERO UNIVERSAL
-American Express no podía faltar a la cita. En noviembre de 1996, este grupo -obtuvo una licencia mundial no exclusiva para explotar la tecnología de -Banksys. Desde entonces, ha lanzado una serie de proyectos piloto con -tecnología chip. Por ejemplo, American Airlines cuenta con una tarjeta que -permite a los pasajeros embarcar en un avión sin necesidad de boleto alguno.

- El nuevo monedero electrónico aspira a ser universal, pero mientras esto -ocurre, la firma sigue trabajando en el desarrollo de sistemas basados en -tarjetas magnéticas. David Boyles, vicepresidente de American Express, se -muestra optimista cuando declara a Le Soir: “Fui uno de los primeros -que tuvo una computadora portátil en mi barrio. La gente pensaba que era un techno-freak, -que estaba obsesionado por la tecnología. Pero el mundo va muy rápido. En -pocos años el monedero electrónico puede formar parte de nuestra vida -cotidiana.” No cabe la menor duda.

Newsletter
Ahora ve
Miles de personas son evacuadas por el ciclón ‘Debbie’ en Australia
No te pierdas