El dolor del crecimiento

Bimbo quiere ser la líder en Estados Unidos. Vive el costo de la integración de empresas adquirida
Delia Angélica Ortiz

BIMBO (Lugar 11)

-

- Hace 35 años
-
Bimbo se dedicaba a la construcción de plantas. En 1977 arrancó la de - Marinela en Guadalajara, Jalisco, y comenzó a fabricar las tortillinas Tía - Rosa.

- La salida del primer tráiler Bimbo que llevó productos a Estados Unidos se remonta a 1984. Durante 25 años tuvieron presencia de bajo perfil en aquel país. Hoy, tras comprar las estadounidenses Weston Foods y Sara Lee, el osito Bimbo lanzó sus garras sobre el mercado vecino con miras a consolidarse en ese territorio.

- En EU, el mercado del pan es de 15,000 millones de dólares (MDD); en México, vale 8,000 MDD. En 2009, Bimbo informó que Weston le permitía abarcar 24% del mercado panificador estadounidense, en ese tiempo su competidor más cercano era Sara Lee, con 10%; según analistas, esos datos aún son vigentes, por lo que la mexicana consolida su liderazgo con 34% de participación en ese mercado.

- Sin embargo, las cuentas positivas que Bimbo registró en 2009 se moderaron el año pasado como consecuencia del limitado poder adquisitivo de la población, la revaloración del peso mexicano que impactó sus ventas en dólares y el costo de las materias primas.

- “No podemos hablar de muy buenos resultados debido a causas especiales”, escribe Roberto Servitje, presidente del consejo de administración, en el Reporte Anual 2010 de la compañía.

- En los últimos meses del año pasado, literalmente les llovió sobre mojado, pues las inundaciones que provocó el paso del huracán Karl, en septiembre, los obligó a reinaugurar su planta en Veracruz que contaba con 40 años de operación y debió cerrar por tres semanas por las afectaciones meteorológicas; esto perjudicó a 2,000 clientes de la región.

- Terminaron el año con ventas netas de 117,163 millones de pesos (MDP), 0.7% más que en 2009. Sin embargo, en el cuarto trimestre de 2010, tuvieron una caída de 20% en la utilidad neta y el acumulado anual reflejó una caída de 9.4% en sus ganancias. Al final del año pasado, también se registró un aumento histórico de 47% en el precio del trigo. Este año, el costo de este grano ha fluctuado entre 8 y 9.40 dólares por bushel (27 kilos), cuando en enero de 2010 podía comprarse en 5 dólares. Esto provocó que Bimbo aumentara 1 peso sus precios en México.

- Francisco Galindo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) explica que cuando Bimbo sube precios no necesariamente influye al resto de la industria, pero la volatilidad del trigo ha obligado a que las panificadoras, en general, hayan incrementado precios en 50 centavos.

- En Estados Unidos, la historia es diferente, Bimbo carece de flexibilidad para transferir el aumento de la materia prima al precio de sus productos, ya que la recuperación del consumo doméstico y la alta competencia se lo impiden, explica Pedro Herrera, vicepresidente senior de HSBC para mercados latinoamericanos.

- Sin la envoltura
Los mercados perciben Bimbo como una compañía sólida que ha balanceado su presencia en mercados emergentes, como México y América Latina, con apuestas en mercados desarrollados como EU. En el mediano plazo, las compras de Weston Foods –2,300 millones de dólares– y la transacción en curso para consolidar la integración de Sara Lee –959 millones de dólares– le permitirán beneficiarse de la recuperación económica estadounidense.

- “La adquisición de Weston ha tenido mucho éxito. Sara Lee, todavía es muy temprano para saber; la transacción debe cerrar a mediados de año. Será en 2012 cuando veamos los beneficios de integrar las dos compañías”, comenta Herrera.

- Con base en Nueva York, el analista de HSBC explica que Bimbo ha mostrado un historial positivo de manejo de deuda y, en año y medio, han sido muy agresivos para disminuirla. En diciembre de 2008, con la adquisición de Weston, Bimbo se endeudó con seis bancos, pero ha implementado una estrategia de estructura de deuda que le permite transferir sus pasivos a mecanismos de financiamiento más económicos y así mantener números saludables.

- “Asignamos buena parte de nuestro flujo libre de efectivo para cumplir con nuestras obligaciones y, en algunos casos, liquidar obligaciones por anticipado”, escribe Daniel Servitje, director general de Bimbo, en su reporte 2010.

- El cálculo que hizo al adquirir una compañía afianzada en EU le significó incrementar sus ingresos en 40%, lo cual le dio fortaleza financiera a pesar de la crisis. Al cierre de 2010, redujo su deuda a 33,210 millones de pesos (MDP) contra 36,740 millones en 2009; esto repercutió en la disminución de obligaciones a 5.3 años frente a 3.2 años del periodo anterior, según señala su informe anual.

- “El título de ser una empresa conservadora ya se lo quitamos hace dos años, porque están haciendo adquisiciones muy agresivas. Es una empresa madura que ha dominado su mercado local y ahora va por la diversificación y la apertura de nuevos mercados”, comenta un analista que sigue la acción de Bimbo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y solicita que se omita su nombre.

- Lo que viene
Bimbo tiene 150 marcas, presencia en 17 países y 108,000 empleados. Sara Lee le sumará 13,000 empleados más y 41 plantas medianas en el centro y el sureste de EU, que se coordinarán con las 34 plantas que la panificadora mexicana ya tiene en el noreste.

- Sara Lee es una compañía con un portafolio que, además de pan, también distribuye insecticidas y bebidas; aunque Bimbo solamente compró la división de panificación en EU, la transacción le abre las puertas a África, Asia y Europa.

- En su libro Al grano, Silvia Cherem cuenta que en los años 60, Jaime Jorba, uno de los fundadores de Bimbo, tío de Lorenzo Servitje, decidió que la compañía debía cruzar fronteras y se fue a España a montar cuatro fábricas. Sin nexos con la organización mexicana, terminó vendiendo la que llamó Bimbo España a la firma Campbell Taggart, que después sería parte de Sara Lee. La nueva adquisición de los Servitje les permitiría recuperar su división española.

- El más reciente análisis de HSBC sobre Bimbo estima que la compra de Sara Lee representará un aumento de 55% en los ingresos de la mexicana en EU, además podrá reducir costos por la producción en volumen, tendrá mayor cobertura en la Unión Americana y mejor exposición de su portafolio de productos. A diferencia de la alta competitividad heredada por Weston Foods, el reto de integrar a una compañía más pequeña como Sara Lee implica emparejar sus niveles de rentabilidad con los del resto del grupo.

- El mercado en EU ha sido una apuesta de Daniel Servitje desde que llegó al cargo de director general, recuerda su padre, Lorenzo Servitje, en Al grano. En 2002, invirtió 600 MDD en aquel país, lo que en 2003 le ocasionó pérdidas por 40 MDD. No desistió y quiere más.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Bimbo invertirá 1,000 MDD en los próximos cinco años en nuevas panificadoras y la actualización de las instalaciones existentes. “En 2013, esperamos ver el comienzo de las sinergias y, a partir de ese momento, una mejoría gradual pero considerable en los resultados de operación”, afirma Servitje.

- Los nuevos productos serán parte de la familia del Gansito, las golosinas Barcel, las tortillinas Tía Rosa, las pastelerías El Globo y el pan Wonder, un emporio que nació hace 66 años de una familia catalana refugiada en México por la Guerra Civil española y que ahora tendrá 75 plantas en EU, 42 en México, 25 en América Latina y dos en China. El reto es consolidar a la familia Bimbo en el mundo.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×