El efecto Mozart

-

En 1993 un estudio realizado en la Universidad de California otorgó una nueva dimensión a la obra de Mozart. Después de escuchar una pieza seleccionada, un grupo de estudiantes mostró un desempeño más alto en pruebas de IQ, lo que llevó a concluir que ciertas piezas del compositor prodigio ayudan a “organizar” los patrones de comportamiento neuronal, estimulando el pensamiento creativo. Pero el estudio va a más… Todo parece indicar que ciertas creaciones mozartianas estimulan la concentración, mientras que otras reducen el estrés y calman el sistema nervioso.

-

Ni tardo ni perezoso Don Campbell, autoridad mundial en musicoterapia, se dio a la tarea de seleccionar movimientos específicos y composiciones para capitalizar “el efecto Mozart”.

-

La colección resultante consta de tres CDS –para estimular la inteligencia y el aprendizaje, la relajación y la creatividad–. Estas grabaciones ya han ocupado un lugar entre los top 25 de los clásicas de Billboard, y pueden ordenarse vía e-mail (sprhillmus@aol.com). Ahora que, si no piensa adquirir estos discos, queda siempre la opción de rescatar a Mozart de su discoteca personal y escucharlo ahora bajo una nueva perspectiva.

Ahora ve
No te pierdas